Blog

Introducir mitología en tu narración

Eva Tejedor, gorgonas y fantasía moderna. Cómo introducir elementos de la mitología en tu narración

El artículo de hoy viene de la mano de Eva Tejedor. Seguramente la conoceréis por @writtterworking en Twitter, aunque también es muy posible que la conozcáis por su blog Mi Aventura de Escribir. Eva Tejedor es la autora de las novelas Jack T.R, Kamelot 2.0, El Juego de Schrödinger y El Guardián. Hoy se ha pasado por aquí para hablar sobre mitología y algo que tiene preparado… ¿Qué será?

Eva Tejedor. Cómo introducir mitología en la narración

Estoy a punto de sacar mi nueva novela.

Que tú dirás… ¿Y a mí que me cuentas?

Te cuento porque si y por mi costumbre de mezclar mitología y sobrenatural en mis novelas que es de lo que va a ir este post.

Y ahora me dirás… ¿Y no es lo mismo?

A ver, no. Mitología es un conjunto de relatos que forman parte de una determinada religión o cultura. Lo sobrenatural es algo que no puede explicarse por las leyes de la naturaleza o que supera sus límites.

¿Ves la diferencia?

Si, la mitología puede ser sobrenatural, obviamente. Todas las religiones del mundo tienen sus propias mitologías: la griega, la romana, la egipcia, la nórdica, la cristiana… todas. Y todas están basadas en un grupo de mitos y de seres excepcionales o divinos que cuidan y vigilan a los humanos y su comportamiento, prometiéndoles un lugar en su mundo al morir si demostraban su valía o bondad.

Mi mitología favorita es la griega por muchas razones. Los tropecientos dioses y leyendas que posee. Y el despeloche que existe entre ellos, porque solo Zeus tiene una lista de amantes y desvaríos que se queda solo.

Pero también tiene unas estupendas criaturas que podemos recuperar y utilizar en nuestras historias, como las musas, las parcas, las hidras, las harpías… y las gorgonas.

No te va a resultar familiar el termino gorgona pero sí que te resultara familiar el nombre de Medusa. Exacto, el monstruo al que decapitó Perseo para entregar como presente a Policdetes, quien solo quería quitárselo de encima.

Las gorgonas eran tres hermanas, pero Medusa era la única mortal y tenía ese aspecto por un castigo de la diosa Atenea. Además, al ser la única mortal de las tres hermanas, se le confirieron ciertos dones, como la mirada de piedra, para que pudiera protegerse.

¿Cómo cuelas esto en una novela inspirada en la actualidad y con más elementos sobrenaturales que no tienen que ver con la mitología?

Simple. Colándolo.

Siempre se ha dicho que puedes crear un mundo, por inverosímil que sea, mientras tenga unas reglas y te atengas a ellas.

Ejemplo: el universo que he creado para mis novelas en donde salen hombres lobos, dragones, gorgonas, sirenas, dioses, demonios y demás. Siempre han existido. No han aparecido ahora por arte de magia ni nada de eso. Han estado ahí desde el comienzo de los tiempos.

La magia también ha existido siempre.

Pero… los humanos no han sido siempre conscientes de su existencia. Antiguamente, sí. Cuando los dioses eran otros, todas las criaturas tenían su lugar en el mundo.

Pero al empezar la edad oscura, la época del cristianismo y la persecución de los herejes y no creyentes, las criaturas sobrenaturales tuvieron que empezar a ocultarse de los mortales.

Algunos, los más afortunados, al tener apariencia humana podían hacerse pasar por uno más. Los que no, debían ocultarse bien lejos de las civilizaciones. Hasta que alguien descubrió los hechizos de glamour, aunque son un poco molestos. Tienen una duración limitada y son como el tinte para el cabello. Acaban estropeando el original.

En la actualidad, en una era de ciencia y tecnología, de absoluto escepticismo, es más simple para las criaturas sobrenaturales estar viviendo en una ciudad entre humanos sin despertar sospechas.

Si, en estos días, se pone en duda la llegada a la Luna, que la Tierra sea redonda… ¿Cómo van a creer que su vecino del quinto es un dragón? ¿O un hada? ¿O que el tendero de la esquina esta casado con una harpía y por eso sus hijos son tan molestos cuando gritan?

Ni aunque les plantaras el dragón delante de sus narices se lo creerían.

Están totalmente a salvo.

¿Y qué pasa con los dioses?

Lo mismo pasa con los dioses. Hartos de que los humanos les ignoraran, decidieron dejarlos por su cuenta e irse a hacer su propia vida. Menos Apolo, que sigue pegado a su curro de mover el Sol, por razones obvias.

Por lo que sabemos Jason Momoa podría ser Poseidón haciendo sus pinitos como actor.

La mejor forma de poder usar lo sobrenatural o la mitología en una novela actual es usarla como un elemento más de la narración, sin darle más importancia de la que tiene.

Para mejor ejemplo que las mías, las de la escritora Sherrilyn Kenyon que sabe mezclar toda clase de mitologías en sus historias de romance paranormal consiguiendo una mezcla interesante y muy divertida de leer.

Pero el 20 de diciembre se publica Dagas de venganza, mi novela de fantasía sobrenatural en la que verás a una gorgona viajar a Nueva Orleans para perseguir a un asesino y acabar intentando detener los planes de una sociedad milenaria.

¿A qué mola?

Entrada anterior
Cómo encontrar trabajo de copywriting sin venderte barato
Entrada siguiente
Jigsaw es el mejor profesor de escritura que puedes encontrar

Entradas relacionadas

No results found

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú