Estas semanas he estado un poco pesado con el tema de los relatos cortos, pero como ya sabes acabo de publicar Cuentos Perdidos: Volumen 1 y hay que darle un poco de vidilla a la promoción, así que sé que me perdonarás la insistencia. Desde que arranqué con la promo, he hablado de cómo escribir un libro de relatos, qué hacer con él una vez esté escrito y también los principales elementos que debe tener todo relato.

Hoy quiero hablar de los relatos de terror que han marcado mi vida y también mi escritura. Porque en el escritor se cumple ese dicho de: «eres lo que comes», aunque en este caso más bien sería «eres lo que lees». Yo empecé leyendo a Poe y a Bécquer, a Lovecraft y a King, y al final terminé escribiendo terror. De todos estos autores, creo que ha sido Stephen King el que mayor influencia ha tenido en mí, aunque con el paso de los años, he ido añadiendo otras capas; autores que poco tenían que ver con el terror como John O’Brien o Jay McInerney me han enseñado a manejar el ritmo y ha tener un voz.

Ahora sí, sin más, te voy a dejar con estos relatos de terror, que me hicieron querer escribir. No están ordenados de ninguna forma en concreto, los he escrito tal y como me han venido a la cabeza, así que si tienes ganas de leerlos, hazlo sin más.

Mis relatos de terror favoritos

El Barril de Amontillado, Edgar Allan Poe

Con El Barril de Amontillado te he hecho un poco de trampa, este relato sí que está el primero por una razón: fue el primer relato de terror que leí en mi vida y me dejó una marca muy profunda. Si algo hace bien Poe es coger un sentimiento y embadurnar cada frase con él. En este relato se entremezcla la venganza con un patetismo casi infantil. Montresor es un personaje amargado, es cruel, pero al mismo tiempo es casi ridículo, creo que muchos de mis personajes tienen algo suyo. Este es un gran relato, que me gustaría volver a leer por primera vez algún día.

Los hechos tocantes al difunto Arthur Jermyn y su familia, H.P. Lovecraft

Seguramente uno de los relatos menos conocidos de Lovecraft, pero uno de mis favoritos. Recuerdo que la primera vez que lo leí sentí una gran angustia por Arthur Jermyn, pero sobre todo, quedé fascinado por la historia de la familia Jermyn. Lovecraft no suele crear grandes personajes, la mayoría de sus textos siguen una fórmula y los protagonistas apenas tienen peso en la narración, este no es diferente, ya que Arthur Jermyn solo sufre los pecados de sus antepasados… pero lo recuerdo con muchísimo cariño.

Primavera de fresa, Stephen King

Otro relato que me encantó fue Primavera de fresa de Stephen King, que forma parte de su recopilatorio de relatos El Umbral de la noche. Tampoco es uno de los relatos más conocidos, pero a mí me encantó. Es un relato muy diferente, sin fenómenos extraños. Un relato sobre un asesino, Jack Piesligeros, que tiene aterrorizado a un campus universitario.

Libro de sangre, Clive Barker

Libro de sangre es el primer relato de Los libros de sangre, en el que recoge algunos de los mejores trabajos de Barker. El relato me encantó porque me recordaba mucho al juego de rol Wraith, el Olvido al que solía jugar. Presentaba un más allá muy parecido a nuestro mundo, con los muertos recorriendo autopistas sin descanso. Me gusta la intimidad con la que Barker une el sexo, la sangre y la muerte. Es un relato diferente, que representa muy bien el espíritu de los 80.

El blues de la sangre de cerdo, Clive Barker

Para mí el mejor relato de Clive Barker, que también se encuentra en sus Libros de sangre. Es una historia muy diferente, pero al mismo tiempo muy representativa del espíritu de Clive Barker. Es una historia de fantasmas MUY diferente a todo lo que hayas leído. Un relato sorprendente que consigue algo que para mí es lo más difícil en la literatura: ser original.

Último turno, Stephen King

Último turno forma parte del El umbral de la noche y tuvo una modesta adaptación cinematográfica allá por los 80. Es un relato muy divertido sobre ratas. Lo mejor es que este relato tiene algunos tintes autobiográficos, ya que King tuvo que trabajar algunos veranos en un viejo molino textil, para poder mantener a su familia. Es un relato con una atmósfera tan bien creada que casi puedes oler el polvo y los excrementos de rata.

El hombre del traje negro, Stephen King

Si a día de hoy, alguien me pregunta cuál es el mejor relato que has leído en tu vida, sin duda responderé: El Hombre del traje negro. Tiene todo lo que esperas de un relato de terror. Es una historia que engancha por su simplicidad, de una sencillez maravillosa. Un niño que pesca en el bosque y que se tiene que enfrentar a algo terrible. Es simplemente, perfecto. El relato apareció en Todo es eventual y además, en una edición ilustrada y acompañado por un relato de Hawthorne, que también es maravilloso.

El vendedor de pararrayos, Herman Melville

Seguro que estarás pensando que El Vendedor de pararrayos no es un relato de terror… Pero yo no lo tengo tan claro. Un hombre llega a tu casa en mitad de una noche de tormenta y te asegura que si no compras uno de sus pararrayos, vas a palmar… ¿No da miedo? Yo creo que sí. Junto a Bartleby el escribiente, son dos de mis relatos favoritos.

El Guardavías, Charles Dickens

Dicen que El guardavías es el mejor relato de fantasmas jamás escrito. Yo no sé si será para tanto, pero sí que te puedo decir que es uno de mis relatos favoritos. No lo considero un relato de terror, ya que tiene más de premonición, muy al estilo del Cuento de Navidad y sus fantasmas de todas las épocas. Un relato con un ritmo perfecto y una historia que sorprende.

El horla, Guy de Maupassant

El Horla es una de las mejores historias de terror que he leído en mucho tiempo. Narra, a través de entradas de diario, las experiencias paranormales de un hombre que se ve acosado por un ser sin forma, al que llama El Horla. Cuando empieza a dudar de su cordura, encuentra una noticia, sobre un pueblo de Brasil, cuyos habitantes se han visto obligados a huir de sus casas, acosados por misteriosos seres invisibles.

El hombre de arena, E.T.A Hoffman

Un cuento de terror adelantado a su tiempo. El Hombre de arena nos presenta, a través de cartas, a Nathanaël, un joven estudiante obsesionado por la extraña muerte de su padre, que se enamora de Olimpia, una autómata construida por el misterioso Spalanzani. Nathanaël cree que Olimpia es real y el descubrimiento de la verdadera naturaleza de su amada lo lleva a la locura.

Los sauces, Algernoon Blackwood

Los sauces es el mejor relato de terror cósmico que he leído jamás. Es un relato onírico, que narra el viaje por el río de dos personajes. A medida que se adentran en una zona pantanosa, el cielo cambia y los árboles se tornan cada vez más amenazadores. Es un relato impecable.

Fuegos de artificio en estado de embriaguez, Stephen King

Este es uno de los relatos más divertidos que he leído en mi vida. No se trata de un relato de terror, sino que entra más bien dentro de esos relatos «costumbristas americanos» que nos regala de vez en cuando nuestro querido King. Este relato forma parte de El Bazar de los malos sueños y es una absoluta genialidad. La premisa es muy simple: dos familias compiten cada año para ver quién lanza mejores fuegos de artificio el 4 de julio.

Conclusión

Estos son algunos de mis relatos de terror favoritos, ya que para ponerlos todos tendría que alargar mucho la lista. En el tintero se me han quedado algunos relatos de Stephen King como 1408, Yo soy la puerta o La teoría de L.T. sobre los animales de compañía.

Seguro que tú tienes algunos cuentos de terror que te gustaría compartir, así que no te cortes, déjame un comentario con tus relatos de terror favoritos y prometo hacer más listas.