Este será el último artículo del año, así que lo voy a cerrar con una lista de los mejores libros que he leído a lo largo de 2019.

Por desgracia, este ha sido un año complicado y no he llegado a completar tantas lecturas como esperaba. Aún así, he leído algunos libros realmente buenos, así que me he decidido a compartirlos con todos vosotros, por si os hace ilusión haceros con ellos estas Navidades para regalar —o para darte un capricho—.

Voy a escoger 15 libros y los voy a compartir con vosotros. No están ordenados, ni nada. Así que sed libres de escoger el que más os llame la atención. Acompañaré cada libro con un pequeño texto sobre lo que me pareció a mí, no es una reseña, ni un resumen, así que tampoco lo tengáis muy en cuenta.

Dicho esto, vamos allá con la lista.

Los mejores libros que he leído en 2019

1. Rojo, de Carlos Sisí

Con Rojo de Carlos Sisí, he roto la regla de no ordenar los libros por preferencia, así que empezamos bien.

Rojo es el primer libro de una trilogía. Es una historia de vampiros, pero no es lo que estarás pensando. Estos vampiros son bestias. Por la forma en la que actúan —siendo violentos, moviéndose en manadas, casi devorando a sus presas— estos vampiros parecen zombis, y es que Carlos tiene mucha experiencia en el género Z.

El resultado final es una novela de terror muy sólida, con un buen elenco de personajes y mucha tela que cortar. Si os llama la atención, os dejo la reseña que hice para Windumanoth.

2. Un dios de paredes hambrientas, de Garrett Cook

La mejor novela de terror que he leído en mucho tiempo. Y eso que no es una novela de terror per se, ya que se trata de una novela bizarra. Para resumir, es la historia de una casa encantada, contada desde el punto de vista del ser sobrenatural que la posee. A lo largo de la historia estaremos leyendo las palabras de la casa, de sus paredes, de cada uno de sus rincones.

Es una novela muy divertida, con fantasmas —cada uno con nombre e historia propia— y muchos personajes. Si te gustan las pelis de serie B, tipo House, esta novela te encantará. Si quieres saber más, también la reseñé en Windumanoth.

3. Territorio Lovecraft, Matt Ruff

Territorio Lovecraft y su autor, Matt Ruff, fueron uno de mis mejores descubrimientos. Me enteré de la novela, gracias a la noticia de que Jordan Peele estaba trabajando en su adaptación a serie. Leí un poco sobre ella en blogs sajones y me enamoré.

No fallé.

Es una novela diferente. En realidad, ni siquiera es una novela, ya que son varios relatos más o menos largos, que comparten escenarios y protagonistas, pero que pueden ser leídos por separado. Aunque tienen ligeras connotaciones lovecraftianas, Ruff crea un mundo completamente nuevo.

El peso de la historia lo llevan sus protagonistas y el tema real de la obra no es el terror, sino el racismo en los Estados Unidos durante los años 40 y 50.

4. El color que cayó del cielo, H.P. Lovecraft

El color que cayó del cielo es, casi con seguridad, la mejor obra escrita por el genio de Providence. Es una novela corta situada en ese imaginario condado de Arkham. Un extraño meteorito cae en una zona rural y empiezan a aparecer fenómenos extraños.

Es una de las obras más representativas de Lovecraft —junto a La Llamada de Cthulhu y En las Montañas de la Locura—, pues en ella aparecen todos los temas recurrentes, así como muchos de los tics habituales del escritor. Una amenaza sin nombre venida del espacio, un mal que no tiene forma y que no se puede detener de ninguna forma.

Buenas dosis de descripción y ese body horror que ha dejado huella en muchas películas de terror —La Mosca, La Cosa o Videodrome, por ejemplo—. Muy recomendable, sobre todo si tienes pensado ver la versión cinematográfica.

Si quieres saber más, te dejo la reseña.

5. Orgasmatón, Ian Watson

A día de hoy, después de varios meses digiriendo este libro, me sigue resultando imposible calificarlo. En Orgasmatón, Watson nos presenta una especie de distopía feminista… Pero escrita por un enfermo mental. Es un mundo futuro en el que las mujeres están relegadas a ofrecer placer a los hombres. Desde que nacen, se las programa para seguir las reglas de MACHO, un megaordenador.

La novela arranca cuando algunas mujeres, fabricadas genéticamente como una especie de muñecas sexuales por encargo, se rebelan contra los hombres. Si todo esto te ha sonado a chino, te dejo la reseña que hice en Windumanoth.

6. El duelo, Joseph Conrad

De Joseph Conrad todo el mundo conoce El corazón de las tinieblas —que también leí este año—, pero muy pocos conocen este libro. El duelo es una novela de aventuras y una de las mejores lecturas del año.

Nos cuenta la rivalidad de dos soldados del ejército de Bonaparte. Una rivalidad que se salda a base de duelos de espada. Gracias a estos dos personajes, recorremos toda Europa siguiendo el avance —y la bochornosa retirada en Rusia— del ejército imperial francés, así como las luchas interinas tras el exilio de Napoleón.

Es una novela de aventuras, muy divertida, con dos personajes que contrastan mucho y que seguro que encantarán al lector.

7. La barraca, Vicente Blasco Ibáñez

Este año he leído casi toda la obra de Blasco Ibáñez. Se me metió en la cabeza que, como valenciano, se lo debía. La verdad es que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en muchos años.

La barraca es una novela muy diferente a todo lo que he leído; algunos pasajes me han hecho recordar La Busca de Pío Baroja y otros a Las Ratas de Delibes. Se trata de una obra con mucha personalidad, una novela escrita en el falso techo de una bodega de Valencia, mientras Blasco Ibáñez escapaba de los agentes de la Reina Isabel.

Nos narra la historia de una barraca —una casa de campo típica de l’horta (huerta) valenciana—. Esta barraca queda maldita después de que el campesino que la tenía arredada muriera por culpa de las deudas que contrajo con el dueño de los terrenos, un terrateniente que no necesita ese dinero. Años después, la barraca es ocupada por otra familia, casi sin coste y todos los vecinos muestran su rechazo.

Es una historia fantástica sobre la gente de campo, sobre las tradiciones, la hermandad, la comunidad y sobre las viejas rencillas. Blasco Ibáñez retrata como nadie a los valencianos, utilizando palabras en valenciano y mostrando el día a día de la época.

8. Nightflyers, George R.R. Martin

A Martin lo conocemos por Canción de Hielo y Fuego, pero antes de crear el mundo de Westeros, trabajó durante muchos años —estamos hablando de los 80— en la creación de otro mundo; uno de ciencia ficción, del que escribió más de 10 novelas cortas y relatos.

Nightflyers es una novela de casas encantadas en el espacio. Solo que la casa es una nave espacial. Es una lectura muy amena y, si te haces con la edición de Gigamesh, muy disfrutable, gracias a sus ilustraciones.

No te quiero hacer spoilers, por lo que si te llama la atención, puedes leer mi reseña en Windumanoth.

9. El guardavías, Charles Dickens

Dicen que El guardavías es el mejor cuento de fantasmas que se ha escrito. Yo no sabría si tanto, pero desde luego, ha sido una de las mejores lecturas de este año. Más que un libro, se trata de un relato largo, aunque la extensión no resta calidad a esta obra de arte.

No os voy a contar mucho más, ya que os haría algún spoiler, así que si te interesa píllatelo porque es una obra libre de derechos.

10. Luces de neón, Jay McInerney

Busqué Luces de neón porque leí que fue la lectura obligatoria para todos los guionistas de Californication y para el escritor que se hizo cargo del libro de la serie God hates us all. Luces de neón es un canto al espíritu de los 90.

Cocaína, fiestas, modelos, un periodista que quiere ser escritor… Lo tiene todo y tiene una voz muy punk y nihilista. Me encantó, en parte porque se parecía mucho a Californication, y en parte porque me encantan este tipo de libros del estilo Los Subterráneos, En el camino o Escupiré sobre vuestras tumbas.

Además, la novela está escrita en segunda persona, lo que me pareció divertidísimo. El mayor problema es que es casi imposible encontrarla.

11. Los subterráneos, Jack Kerouac

Si te has leído En el camino y te gusta, Los subterráneos también lo hará. Es una especie de segunda parte espiritual.

Narra la vida del propio Kerouac durante los años que pasó en San Francisco. Los subterráneos son un grupo de artistas —casi todos reconocidos y reconocibles— y de famosos hipsters.

Con la prosa habitual de Kerouac más marcada que nunca, ya que en esta novela se deja llevar por el espíritu del jazz, en particular, del bebop.

12. Siempre hemos vivido en el castillo, Shirley Jackson

Shirley Jackson es, para mí, la mejor escritora de terror de todos los tiempos. Stephen King es el rey, pero Jackson es la emperatriz y su poder es indiscutible.

En esta ocasión estamos frente a una novela que narra la historia de una familia que vive aislada del mundo. Dos hermanas y un anciano que han pasado toda su vida dentro de los límites de su propiedad. Como es habitual en la obra de Jackson, nos habla de sus propios miedos, en esta ocasión del rechazo al que la sometían sus propios vecinos.

Siempre hemos vivido en el castillo habla sobre la soledad, el amor entre hermanas y de la brujería. Siendo este último punto uno de los mejores del libro, con un sistema de magia femenino y primario, magia simpática, con encantamientos y maldiciones.

13. El bazar de los malos sueños, Stephen King

El bazar de los malos sueños es uno de los últimos recopilatorios de relatos de Stephen King. Se trata de un libro en el que reúne algunos de los mejores relatos de toda su carrera. Es, como todos sus recopilatorios, ameno y agradable de leer.

Incluye Blockade Billy, una novela corta de corte deportivo, sobre un jugador de baseball con un oscuro secreto. Moralidad, otra novela corta, en este caso sobre un matrimonio bastante peculiar y Fuegos artificiales en estado de ebriedad, una maravilla de relato sobre la estúpida rivalidad de dos familias el cuatro de julio.

14. El umbral de la noche, Stephen King

El umbral de la noche fue el primer recopilatorio de relatos de King. Aquí tiene algunos de sus primeros trabajos y muchos de sus mejores relatos. Aunque tiene sus años, este ha sido uno de los mejores libros de 2019 para mí.

La gran mayoría han visto sus propias adaptaciones, ya fuera como películas, capítulos de series y hasta como parte de alguna de esas maravillosas antologías cinematográficas de los 90.

15. Amigo Imaginario, Stephen Chbosky

Amigo Imaginario es una novela complicada. En primer lugar, porque es muy larga y está repleta de personajes. En muchos aspectos recuerda a IT de Stephen King, aunque el autor no tiene tanta soltura como el Rey.

La novela es muy interesante, su autor tiene grandes ideas y el simbolismo que flota a lo largo de la historia es una pasada. El problema es que se hace larga y pesada, en gran parte porque se hace repetitiva y porque centra el foco en hechos poco interesantes, dejando de lado subtramas que podrían haber dado bastante juego.

Con eso, te la recomiendo. Si quieres saber un poco más, aquí te dejo la reseña que publiqué sobre la novela.

Hasta aquí mi lista con los mejores libros que he leído este 2019. Espero que alguno de ellos haya llamado tu atención y, si te decides por leerlos, espero que me comentes qué te han parecido.