Blog

blog, blogger, comic, escribir, fallos

Los 7 pecados capitales de un blogger novato

Blog

En la vida, como en el rascar, todo es empezar. Ninguno nacemos sabiendo hacer las cosas, con el tiempo aprendemos, y eso es lo importante. Aprender.

Todos comenzamos dando tumbos, sin saber muy bien hacia dónde vamos o de qué manera deberíamos hacer esto y lo otro. Cuando yo comencé con Excentrya, tampoco tenía muy claro cuál era el objetivo real de mi blog, y tardé bastante tiempo en encontrar mi temática, enfocarme y seguir una estrategia.

Todos hemos sido bloggers novatos, y como tales hemos cometido errores (pequeños, grandes, enormes, irreparables…). Aunque a todos nos hubiese gustado no cometer ninguno de ellos y empezar lo mejor posible, las cosas no son así, uno aprende por el camino, a base de ensayo y error.

Sin embargo, tú me tienes a mí para que te guíe en esos difíciles primeros pasos en el mundillo. Y para eso te traigo esta lista con los 7 pecados capitales del blogger novato.

No te preocupes si estás comenzando y has cometido alguno de estos, no pasa nada, no te flageles, aprende. Si vas a comenzar un proyecto, tampoco pretendas evitar cada una de estos fallos. Algunos son inevitables y necesitas pasar por esa etapa. No tengas miedo a meter la pata, eso es bueno.

Sin embargo deberías tomar conciencia de lo que tienes entre manos: conoce esos errores que todos comentemos, asume que los has cometido, reconócelos, fíjate en ellos y trata de no volver a cometerlos.

Los 7 Pecados Capitales del Blogger:

#1. Lujuria: Escribir sin saber para quién.

Esto es como acostarse con todo el mundo. Eres libre de hacerlo, sin embargo, puede que no sea la mejor idea.

Saber para quién vas a escribir es elemental, lo más básico. Pero, muchas veces no nos enfocamos lo suficiente (a veces ni lo pensamos) ¿Sabes quién va a leerte? ¿Conoces a esa gente? ¿Son jóvenes? ¿Viejos? ¿Trabajadores? ¿Estudiantes?

Necesitas conocer a tu audiencia.

Estos datos no necesitan ser verdaderos. Siempre trabajarás con hipótesis, ya que no te será posible conocer en persona a todos tus lectores. Sin embargo, es sencillo saber quién te lee en base a tu temática. Trabaja con esos datos, adapta tu estilo a tus lectores.

Tu mejor herramienta: los comentarios. Observa quién comenta y qué te dice, cambia lo que sea necesario en función a eso.

#2. Gula: No te disperses.

Si comes demasiado, petas. Si tocas demasiados temas, también.

Uno de mis mayores problemas, cuando empecé con Excentrya fue la cantidad de temas diferentes que trataba: libros, cine, listas, fotos graciosas, artículos, artículos personales, artículos menos personales, artículos que parecían personales pero que al final terminaban por no serlo, música, casos paranormales, colaboraciones misteriosas… Hubo un tiempo en que convertía mi blog en un verdadero cajón desastre. Había de todo (incluso tenía una sección que se llamaba DETODO). Fue horrible.

No lo hagas.

Escoge un solo tema.

Haz una lista de todos los temas que te interesan, intenta ser minucioso con ella. Apunta absolutamente todos los temas que te interesen, da igual lo rebuscados o absurdos que te parezcan, todo tiene lectores en la red (te sorprenderías).

Escoge un tema de esa lista. Olvídate de los demás.

#3. Avaricia: Vender, vender y vender.

En la vida hay más cosas a parte del dinero. Aunque todas son demasiado caras.

Lo más normal es que te hayas metido en esto por el dinero. No pasa nada, yo también lo hice. Está bien. Te van a decir que meterte en esto de los blogs por dinero es una mala idea, pero no es así, seguramente el que te dice eso está ganando dinero con su blog (o a lo mejor no, pero le gustaría hacerlo). Pasa de las historias de página blanca, aquí estamos a lo que estamos.

Sin embargo, necesitas tener paciencia. No deberías tratar de endilgar lo que sea a quién sea. No trates de vender tu producto (o el de otros) nada más empezar con el blog.

Nadie te va a comprar nada si no te conoce. Crea una audiencia, crea una publicidad, crea una confianza con tus lectores.

Crea contenido de calidad para conectar con ellos (y también con tus compañeros), crea lazos, gánate su confianza, crea tu propia manada y entonces lánzate a vender lo que sea.

Si tienes una audiencia que te respalda, que te lee a menudo, que respeta tu opinión te aseguro que podrás vender lo que sea. Cualquier cosa, desde un bolígrafo mágico que se apodera de tu alma, hasta ventiladores para iglús.

#4. Pereza: La plataforma incorrecta.

Siempre he defendido (y lo sigo haciendo) las plataformas gratuitas de blogging.

No tienen nada de malo, y si para ti esto no es más que un hobby WordPress.com y Blogger son perfectas. No necesitas invertir nada, no tienes gastos, y rara vez tendrás problemas con la velocidad de la página, por más visitas que se te acumulen.

Sin embargo, si lo que quieres es hacer de tu blog tu negocio personal, necesitas ir un poco más allá. Has de invertir (no estoy hablando de grandes cantidades), pero has de poner algo de tu parte.

Los dominios “.wordpress.com” ó “.blogspot.com.es” ofrecen una imagen amateur. Si quieres ser un profesional, necesitas dar una imagen profesional. Repito: si haces esto por amor al arte, Blogspot y WordPress.com son perfectas.

#5. Ira: Contenido vacío

Mis primeros blogs no tenían nada, apenas creaba contenido, y cuando lo hacía me limitaba a despotricar contra el mundo, a lloriquear o a semiescribir (algún día os contaré qué es eso).

Nadie me leía. Y no me extraña.

¿Qué buscas cuando entras en Google? Respuestas. Seguro que has llegado hasta aquí buscando: como crear un blog, como ser blogger o algo parecido.

¿Puedes responder preguntas? ¿Sabes algo que alguien necesite en algún momento? ¿Serías capaz de enseñar algo interesante? Si la respuesta es NO, entonces, piensa de nuevo. La gente quiere aprender. Pero también quiere emocionarse, sentir, reír, llorar…encuentra tu contenido.

Todos sabemos hacer algo especial, todos tenemos algo, seguro que tú puedes hacer algo que interese a los demás, aunque sea insultar con estilo: haz tu blog sobre insultos, regala un insulto al día, haz listas, un ránking, prepara el insulto de la semana y haz que la gente se suscriba para poder leerlo.

Tiene su potencial…creo que lo voy a patentar.

#6. Envidia: No codiciarás los bienes ajenos.

Una de las cosas que más me ha torturado como blogger, era el observar otros blogs. Entraba, miraba, leía un poco y pensaba: No puede ser, ¿Cómo puede tener 200 suscriptores si no sabe escribir? Este gilipollas debe pagar a la gente para que se suscriba…

No hagas eso. Muchos de esos blogs llevaban mucho tiempo funcionando, otros tienen una audiencia muy grande en base a las amistades de su administrador, algunos son capaces de arrastrar a muchos seguidores desde las redes sociales, otros tienen un público que responde mucho mejor… Y algunos (muchos) tienen algo que el 50% de la población jamás tendremos: tetas.

No veas a los demás blogs como competidores. Todos estamos en el mismo barco, intenta aprender de ellos, pide ayuda a sus administradores si es necesario (te sorprenderás de lo dispuestos que están a ayudar), mantén una buena relación con ellos (no, esto no es Happy de Pharrell Williams, odio a ese tío, no lo soporto), colabora y crea lazos. Necesitas tener tu manada de bloggers.

Enfócate en conseguir lo que han conseguido ellos, sin envidias.

#7. Soberbia: Escribir lo que a ti te interesa.

Puede que pienses que la carga de la caballería ligera prusiana es un tema muy interesante. Pero deja que te de un consejo, no lo es. Puede que te interese a ti y al kaiser Guillermo, pero no creo que encuentres una verdadera audiencia.

Después de leer todos los pecados anteriores te puedes hacer una idea: necesitas un tema que aporte algo, que ayude, que enseñe, algo que la gente quiera leer.

Puedes escribir sobre la caballería prusiana si quieres, eres libre, pero lo harás como hobby. Nadie pagará nada por un tema como ese. A menos que tengas un blog dedicado por completo a la historia, en cuyo caso, sí sería una buena idea hablar de la caballería prusiana, de la austro-húngara y de la mameluca.

Sin embargo, si no te interesa profesionalizar tu pasión, si tu blog se enfoca en la caballería prusiana y en ninguna otra más, tendrás otras experiencias diferentes: conocerás gente, aprenderás cosas sobre la caballería que no sabías, pero NO generarás ingresos.


 

[yellowbox] Bonus: Descarga la infografía 7_pecados_del_blogger_novato con toda la información del artículo, para tenerla siempre a mano.[/yellowbox]

Estos son los 7 pecados capitales que cometí como blogger ¿Cuáles han sido tus grandes pecados? ¿Los has superado? ¿Has pagado una penitencia por ellos? ¿Cuál ha sido el peor error que has cometido como blogger y qué te ha enseñado?

 

Entrada anterior
15 formas de joder la vida a tus personajes
Entrada siguiente
3 libros que empecé a leer y nunca terminé

Entradas relacionadas

No results found

7 Comentarios. Dejar nuevo

Te había dejado un comentario tan largo como tu entrada… y lo he borrado por manazas, ¡jo! :-/

Si eso…, ya otro día vuelvo a escribirlo… :-/ :-/ :-/

Responder

Estoy de acuerdo con todos, menos en lo de “adapta tu estilo a tus lectores” del primer punto. “Observa quién comenta y qué te dice, cambia lo que sea necesario en función a eso.” Con la de comentaristas descerebrados que venimos a soltar nuestras neuras por estos lares (menos Ana, claro), ni se te ocurra cambiar nada en función de nuestros gustos, intereses, apreciaciones y demás… ¿no ves acaso que a la menor oportunidad y sin criterio alguno te íbamos a esclavizar? …que si esta sección me mola más que aquella, que esta imagen no es apropiada… ¿Aquí a qué hemos venido sino a leerte a ti y tus obsesiones? Que alguien sugiera algo, está bien, pero a ver qué cosas… Gracias. Un saludo.

Responder

[Segundo intento] Estoy de acuerdo con todo. Menos con lo de “adapta tu estilo a tus lectores.” Con la de descerebrados que venimos a soltar nuestras neuras (menos Ana, claro), por estos lares… “Observa quién comenta y qué te dice, cambia lo que sea necesario en función a eso.” ¿Acaso no ves que te tendríamos esclavizado? Que a nosotros (hablo en nombre de todos los comentaristas sin criterio, que somos muchos) nos pides una pequeña sugerencia y te ponemos a trabajar para nosotros de gratis en cuestión de minutos? ¿Aquí a qué venimos si no a leerte a ti y tus inquietudes, obsesiones y demás? Que no, hazme caso, tú escribe lo que consideres oportuno, que para sugerir ya habrá tiempo… Gracias. Un saludo

Responder

    Te publico los dos, porque soy así de malo. (jeje)
    En ese punto tienes toda la razón del mundo. Creo que no he sabido expresar correctamente lo que trataba de explicar en ese punto. NO quiero decir que tengas que cambiar nada en función de los deseos de los lectores, porque como bien señalas tú, podría acabar volviéndome loco. Lo que yo quería decir con esto, es que conozcas a tu audiencia, que sepas para quien escribes y que escribas para ellos. Por ejemplo, si yo en este blog escribiese como un cani, mañana mismo perdería todas las visitas. Lo mismo podría pasarle a un blog de belleza si escribiera como lo hago yo… Es un tema de “saber para quién escribes”, no de plegarte a los deseos de nadie… Eso nunca que estáis todos muy pa’llá.
    Un saludo, Rachael y gracias por leer y comentar!

    Responder

tienes más razón que un santo. lo que pasa es que yo siempre he sido de la mentalidad del artista: hago lo que quiero, cuando quiero y como quiero, y si no te gusta, rasca aquí. pero ahora me voy dando cuenta que también es la posición del vago, del llorica y del capullo. ahora estoy en fase de progresa adecuadamente. ójala hubiera tenido tu blog hace 10 años. o 20.

Responder

    Bueno, a mí me costó muchísimo cambiar ese chip, que lo tuve durante mucho tiempo y, de vez en cuando, me sigue saliendo ese artistilla llorón que todos llevamos dentro. Cuesta quitar los malos hábitos 😉

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú