«Es el verano de 1973 en Carolina del Norte. Devin Jones es un joven universitario, solitario y con el corazón roto que entrará a trabajar en Joyland, un excéntrico y misterioso parque de atracciones situado junto a la playa. La leyenda de un terrible asesinato cometido hace años en la Casa Embrujada flota sobre el parque.

Durante ese verano, Devin Jones se enfrentará a la pérdida, al amor, la pérdida de la virginidad, el misterio y los fantasmas. Uno meses plagados de aventura y grandes descubrimientos que cambiarán su vida para siempre».

Joyland tiene todos los elementos que han convertido a Stephen King en el gran escritor que es. Una novela que mezcla personajes normales en situaciones cotidianas, con el misterio, crímenes sin resolver y un lugar encantado. Se trata de un thriller muy divertido, una novela corta y accesible, incluso si no eres muy fan del Rey del Terror.

Joyland recuerda a otras obras de King como La chica que amaba a Tom Gordon, Dolores Clairborne o Colorado Kid, pues resulta una mezcla deliciosa de realismo mágico, terror y novela negra.

Es el propio Devin Jones quien narra la novela, recordando sus años de juventud, en concreto el verano que pasó trabajando en Joyland, un parque de atracciones en la playa de Carolina del Norte. Para Jones, ese es el verano que abrazó la soledad, «…pasaba la mayoría de las tardes en mi habitación leyendo El Señor de los Anillos«. Devin Jones sufre por un abandono, un grave caso de veintiún años.

Durante el verano, Devin Jones conocerá a Madame Fortuna, una adivinadora que según Jones podría tener poderes de verdad y Lane Hardy, quién maneja la noria del parque, un tipo extraño que siempre viste de vaquero y quién le cuenta que La Casa Embrujada está realmente embrujada y que en ella hay un fantasma de verdad. También conocerá al dueño del parque, Bradley Easterbrook quien le mostrará que Joyland es un mundo diferente, con sus reglas de etiqueta y hasta su propio lenguaje.

El fantasma de la Casa Embrujada es el de Linda Gray, quién fue a pasar una noche a la feria con su novio. Se cuenta que este le cortó el cuello durante un viaje en la Casa Embrujada, abandonando allí su cadáver, una camisa y un par de guantes ensangrentados. El cuerpo de la chica no fue encontrado hasta el día siguiente. Desde entonces, muchos de los trabajadores de Joyland dicen haber visto a una chica en la Casa Embrujada, vestida como Linda Gray aquella noche.

El Asesino de la Casa Embrujada jamás fue encontrado. Cuatro años después de los sucesos, Devin Jones queda fascinado por la historia. Tenemos un asesinato misterioso, sangre y posiblemente un fantasma. Pero también tenemos esos elementos tan personales de King como la noria que maneja Hardy, las Chicas Hollywood, el Habla de los trabajadores del parque y los personajes, de los que te acabas enamorando aunque no quieras.

Mientras lees, no te importa tanto quién asesinó a la pobre Linda Gray como si Devin será capaz de sobrevivir al disfraz de Howie El Perro Feliz o de si le saldrá bien la danza de Hound Dog. Por supuesto, hay momentos para todo y ciertos pasajes son dignos de King.

Joyland tuvo la mala suerte de aparecer el mismo tiempo que Doctor Sueño la muy esperada secuela de El Resplandor. Además, al contrario que sus novelas más conocidas, Joyland fue un experimento, la primera de muchas dime novels. Sea como sea, se convirtió en uno de mis libros favoritos del maestro y creo que merece la pena que le dediques un par de tardes.

Joyland es un libro mucho más profundo de lo que parece por su historia o sus personajes. Es una especie de novela de tránsito, una historia sobre el final de la infancia y la llegada de la madurez. Se parece mucho en tono y tema a El CuerpoCuenta conmigo en el cine—. Así que, si te gustan ese tipo de novelas, no dudes en darle una oportunidad.