La semana pasada, en mi última newsltter, os hablé de lo complicado que fue sostener este blog en cierto momento de mi vida. La falta de tiempo, las pocas ganas y lo gilipollas que pueden llegar a ser algunas personas —a las que les importa una mierda que te pases horas aquí para ofrecerles algo de forma totalmente gratuita—, hacen que tarde o temprano te replantees todo. Yo por suerte tuve a mi maestra Jedi que se mantuvo a mi lado cuando no me aguantaba ni yo mismo.

Esta travesía por el desierto, no es algo aislado, antes o después todos lo que estamos aquí pringamos y pasamos por eso. Muchas veces, caemos en las tentaciones y, al final, cerramos o tiramos la toalla. Es normal, en el fondo este es un trabajo desagradecido.

Yo tuve la suerte de contar con alguien muy especial que me sostuvo en esos momentos y gracias a ella —y mis lectores que nunca me han fallado— pude tirar pa’lante. De esto he aprendido algunas cosas que ya iréis viendo. Pero, de momento, quiero compartir con vosotros algunas ideas para esos momentos de bloqueo o de hastío que antes o después te van a llegar.

¿Para qué blogueamos?

Lo siento, no puedo evitar pensar en Chen Cerveza de Trueno al decir esas palabras.

Ideas para un blog de escritor

Los escritores sabemos de sobra que necesitamos construir una plataforma de lectores si queremos hacer algo en este mundillo. Lo que pasa es que, ahora mismo somos tantos que no sabemos muy bien dónde colocarnos. La mayoría nunca acaban de encontrar un nicho y van dando tumbos, publicando lo que les parece —ahí estaba yo—, hasta que se cansan y lo dejan.

Hombre… si escribes sobre robótica, sobre viajes o sobre coches lo tienes más fácil… No te liarás a escribir sobre la pava parda del Bósforo y la repercusión de La Carga de la Caballería Ligera sobre su ciclo reproductor. Seguramente escribirás sobre viajes, sobre coches o sobre los últimos avances en robótica.

Este artículo es para el escritor de ficción. Colega, comparto tu dolor. Yo también me he leído todos los libros de Marketing Digital que hay por ahí, me he suscrito a muchas páginas de gurús y me he descargado otros tantos de esos manuales gratuitos… Pero el problema sigue siendo el mismo… ¿Qué hago con mi blog para conseguir lectores? ¿Cómo cojones haces crecer a tu audiencia?

El problema es que casi siempre este tipo de páginas se centran en otros campos —SEO, Blog, Redes Sociales…—, pocas veces encontrarás consejos para montar un blog sobre tus obras de ficción. En fin, como mucho, de vez en cuando te encontrarás con alguna frase estilo: «Bueno y esto también funciona para ficción»… Si. además, hablas y escribes en español… La cosa se complica todavía más.

Lo normal, cuando eres escritor de ficción y te montas un blog es que termines escribiendo sobre escribir… ¿Es esa la solución? ¿Vas a conseguir lectores con eso?

Pues mira, te voy a ser sincero: NO. Lo normal es que atraigas a otros escritores —no tengo nada en contra de ellos, he hecho grandísimos amigos con este blog y no los cambiaría por nada—, el problema es que esos escritores quieren lo mismo que tú, vender, y la mayoría tiene cero intención de comprar tu libro.

¿Entonces qué se supone que tengo que hacer? A menos que nuestra audiencia sean otros escritores, el mayor error que podemos cometer como escritores de ficción es escribir sobre escritura… ¿Pero tú eres escritor de ficción y escribes sobre escritura? ¿Entonces nos estás engañando? Sí… Digo, no… Bueno, no lo sé…

En fin, es complicado. Ese es el problema.

A lo que voy, te voy a dejar algunas ideas para publicar en tu blog de escritor. No tiene nada de malo escribir sobre escritura, de hecho puede ganar una buena base de lectores haciendo esto. Es solo que, no es la mejor opción, aunque es verdad que es la que mejor se gestiona.

Puede que con estas ideas no te consigas más lectores o que no aumente tu audiencia, pero seguro que te pueden sacar de un apuro o que te ayuden en un momento complicado.

Sea como sea, ahí van…

Ideas para tu blog de escritor

1. Comparte tus textos; crea una serie

Vamos a empezar por lo más básico… ¿Eres escritor? Pues comparte tus relatos. Si eres buen escritor entonces, la mejor forma de conseguir lectores será compartir lo que escribes. En lugar de enseñar cómo se hace una escaleta o cómo se termina el Nanowrimoyo ya lo hice hace un año, llegáis tarde, ¡jajá!—, muestra lo que escribes.

Demuestra a tus lectores que vale la pena comprar tus libros.

¿Tienes una novela y no has conseguido colocarla en ninguna editorial? Pues no dejes que se muera en tu disco duro. Trínchala y publícala por capítulos. Hace unos años, hacer esto te aseguraba que nadie te publicaría, pero tal y como anda el panorama editorial ahora mismo, importa poco. Fíjate en los «grandes éxitos» de las editoriales: fanfiction sacados de Wattpad.

Si lo prefieres puedes crear algo exclusivo para tu blog. Cualquier cosa entre las 1.500 y las 3.000 palabras servirá. ¿Por qué no pruebas con una novelette al estilo de las Penny Dreadful? Algo entre las 1.500 y las 30.000 palabras estaría muy bien. Escribe, corta y publica, por meses o por semanas… Si la cosa funciona, puedes hasta atreverte a «vender» por suscripción o liarte con un Patreon…

Ideas para un blog de escritor

Tienes que tirarte a la piscina.

No te salgas de tu género. Si eres escritor de terror escribe historias de terror, si eres de ciencia ficción ya sabes… —fiuuuun, fiuuuuuun, piupiupiu ytodosesosrollosdelespacio—.

Puedes centrarte en tu obra literaria, serializa las aventuras de un personaje secundario, hacer una precuela —que están muy de moda—. Y si te da la gana, te sales de tu género y escribes algo completamente diferente.

Mi colega R.R López sabe moverse muy bien en este ámbito. Comparte muchas de sus obras de ficción en sus newsletters, hace un tiempo serializó lo que iba a ser su próxima novela y nos dejó echarle un ojo mientras la iba escribiendo. No solo consiguió que la leyésemos, además tenía un montón de lectores cero que le ayudaron con la edición y la corrección. Ya sabes lo que dicen: un montón de ojos ven más que dos.

2. Microficción

En este punto voy a recurrir a Cris Mandarica. Cris suele compartir microficción en su blog Detrás de la Pistola, ella ha creado su propio Abecedario del Terror, una propuesta muy divertida con la que escribe una obra de ficción corta con cada letra del abecedario.

Es parecido al primer punto, sí. Sin embargo, la microficción tiene su miga. Puedes hacer como Cris y serializar los microrrelatos, lo suyo es que sean autoconcluyentes. Yo mismo solía compartir microrrelatos en este blog hace un tiempo.

Lo microrrelatos deberían tener entre 300 y 1500 palabras. No te pases de la ralla, incluso si quieres hacer una serie, cada uno de los relatos tendrán que ser cortos. Una buena idea para esto sería escribir un microtexto cada semana, al final del año tendrías unas 20 o 30000 palabras, con lo que podrías hacer un eBook y ponerlo a la venta en tu blog… o regalarlo a tus lectores… eso ya es cosa tuya.

Si quieres saber cómo puedes escribir un relato a la semana aquí tienes mi artículo y el que escribió David Olier para mí.

3. Habla sobre tu obra

Esto puede ir de muchas formas, por ejemplo, Elena en Esquinas Dobladas lo hace muy bien cuando nos enseña su documentación extrema. Hablar sobre tu obra es algo más que sentarte y hablar de tu libro, para eso ya estaba Umbral.

David Olier, también lo hace muy bien en su blog, hablando sobre viajes espaciales y alimentación en naves espaciales. Este tipo de cosas son interesantes y atraerán la atención de tus lectores, más que cualquier artículo sobre la organización de las escenas en una novela beat.

Ideas para un blog de escritorImagina que son los comentarios del director. Puedes hablar del día a día de tu escritura, algo que puede ser peliagudo; esto puede llevarte a extender cheques que tu cuerpo no puede pagar… Cuenta las historias detrás de tu historia, ¿de dónde salió el nombre de tu personaje? ¿En qué te has inspirado para crear ese mundo particular? ¿No te cambiaste de ropa interior durante los seis meses que tardaste en escribir el primer borrador?

Cuenta lo que quieras, ¿sabes qué programas son los que triunfan? Los de telerealidad, olvídate de documentales y series, lo que mola es la carnaza. Todos tenemos alma de vecindona y a todos nos encantan los cotilleos. Da detalles de tu proceso de escritura, crea un artículo sobre un personaje en concreto —yo lo hice con Bernard Clarke y algunos pensaron que era un escritor de verdad—.

Puedes hacer una ronda de preguntas. Por ejemplo, invita a tus lectores a que pregunten lo que quieran a tus personajes y que sean ellos los que respondan, para tus lectores será divertido y seguro que tendrán millones de preguntas que hacer a los personajes.

También puedes hacer un repaso a las escenas eliminadas. Si hay escenas que eliminaste de tu manuscrito puedes compartirlas con tus lectores, a ver qué opinan ellos…

4. Hablar sobre ficción en general

Hablar sobre escribir, a pesar de lo que digan algunos de esos que se quejan por vicio, es tan digno como no hacerlo. Seguramente más. Si, por ejemplo, escribes novela romántica puedes hacer listas relacionadas con el género. Inma Cerezo en su blog hace muchas listas con material de romántica, desde rockeros hasta comidas… Si no eres capaz de encontrar algo que colocar en una lista es que te falta imaginación. Es un buen repaso al género y, además, demuestras a tus lectores que sabes de lo que estás hablando, que no eres uno más que pasaba por ahí y se quedó con el nicho —algo que pasa mucho con los zombis (ag, que malo)—.

Ideas para un blog de escritor

Como siempre las entrevistas con autores de tu género y las reseñas son una gran opción. En mi blog he entrevistado a muchos escritores y, hasta hace poco, he reseñado algunos libros. Las reseñas siempre son una buena opción. No hace falta que te quedes en los libros, puedes reseñar cualquier cosa dentro de tu género: series, cine… Incluso merchandising —si alguien está leyendo esto y quiere enviarme cosas gratis para que las reseñe, que no se corte—.

El tema es generar contenido que atraiga a esas personas que más tarde comprarán tu libro. No quieres que te sigan escritores o cantantes de música folk, necesitan que te sigan lectores interesados en tu género.

5. La noficción dentro de la ficción

Si tu novela está ambientada en el Londres victoriano tienes mogollón de chicha que exprimir: habla sobre la literatura de esa época, explica el fenómeno de los Penny Dreadful, habla sobre la reina Victoria —¿era tan fea como dicen?—, explica cómo nació Scotland Yard o investiga sobre los crímenes de Jack El Destripador. ¿Qué tu novela está ambientada en las colonias españolas de África? Mejor todavía, habla sobre el ejército alfonsino, cuenta como era la vida de los españoles en África, sobre los nativos, la esclavitud, investiga cómo afectaban las enfermedades tropicales a los europeos…

En este aspecto Isla Tintero hace un trabajo excelente, respaldando con ciencia —hay que ver lo que le gusta la ciencia a esta chica— sus propias obras literarias. Con ella aprenderás de todo: desde guerra biológica, hasta mutaciones genéticas.

Si eres más egocéntrico siempre puedes centrarte en hablar sobre ti. Puedes hacerte una entrevista a ti mismo. ¿Qué te ha llevado a escribir esa historia? ¿Qué autores te inspiran?

También puedes pararte a pensar en tus lectores… ¿Tienen preguntas que hacerte? Igual quieren saber más cosas sobre ti. A lo mejor quieren saber cómo investigas o les interesa conocer más sobre el trasfondo de tus personajes. Además, abriéndote a preguntas de tus lectores, puede que saques alguna que otra idea genial para nuevos artículos. Tampoco te pases con el proceso o perderás a la audiencia que realmente te interesa.

Pues hasta aquí las ideas… Seguro que, si te paras a pensar, se te ocurrirán muchísimas más. Ser escritor y llevar un blog, a veces, se te convierte en una especie de guerra fratricida entre cabeza y corazón, acabas harto de exprimirte los sesos para ayudar a los demás y recibir poco —o nada a cambio—, pero al final, te gusta tanto que no puedes dejar de hacerlo, cuando lo dejas es como si te arrancasen una parte de ti.

Espero haberte ayudado, tanto si estás en esos momentos de impasse, como si tu relación con el blog va mejor que nunca, nunca viene mal tener un par de ideas frescas a las que echar mano de vez en cuando. En fin, espero haberte ayudado, ¿tienes alguna propuesta más?