Mantener un blog es una de las cosas más complicadas que existen. ¿Sabías que la mayoría de los blogs fracasan durante el primer año de vida? Incluso la mitad de los que sobreviven a ese primer año, mueren en el segundo. Pocos logran alcanzar los 5 años de edad. Es normal, el blog te desgasta, te pide mucho y, casi siempre, te da poco. Para evitar esto, esta semana te quiero hablar sobre cómo conseguir ideas para post.

En realidad no quisiera centrarme solo en cómo vas a conseguir ideas para post, también me gustaría enseñarte un proceso —el que yo uso— con el que tendrás un flujo «infinito de ideas». Así, mientras tengas ganas de trabajar, vas a tener algo que contar.

También quiero hablarte sobre los temas que deberías cubrir y cómo cumplir los objetivos de tu blog.

Si Hércules fuera un héroe moderno, creo que el nuestro sería uno de sus 12 trabajos: consigue que un blog sobreviva durante más de cinco años.

Los objetivos de tu blog

Vamos a empezar por lo más básico: ¿Por qué has creado un blog? Si no lo tienes claro, vuelve sobre tus pasos. No sigas adelante. Si tus seguidores tienen que esperar un par de semanas para tu siguiente artículo, está bien. Pero no te precipites.

¿Te imaginas un equipo de fútbol sin objetivos? Salen al campo y se quedan parados mientras sus rivales jugan a su alrededor… No saben qué tienen que hacer, no saben a quién marcar ni qué hacer con el balón… ¿Quieren ganar el partido? ¿Tienen que perder? ¿Hasta dónde deben esforzarse?

El objetivo es la parte más básica de tu blog. Sin un objetivo claro, te quedarás sin ideas para tus posts y llevar el blog se te hará cuesta arriba. Por eso tienes que centrarte.

El objetivo de tu post es tu principal guíaLos blogs suelen tener objetivos claros, yo te voy comentar 5 objetivos que podrás relacionar más tarde con la creación de contenidos.

  • Atraer cierto tipo de audiencia. Tu blog está creado para llamar la atención de los influenciadores. Eres escritor y quieres que los lectores te conozcan, quieres llamar la atención de los blogs de reseñas y de las cuentas sociales de esos reseñador y expertos en literatura.
  • Posicionarte en buscadores. Eres un experto, ofreces servicios o formación y quieres clientes, quieres que te vean como a un profesional, por lo tanto tu contenido y tu blog, están ahí para engalanarte el camino hasta la primera página de Google.
  • Crear una relación de confianza con tus lectores. Una mezcla de los dos objetivos anteriores. Quieres que te lean o que compren tus productos, por lo tanto, quieres demostrar que sabes lo que haces y que lo haces bien. En este caso, más que la validez de la información, lo importante es cómo influye tu contenido en tu lector.
  • Mostrar tu punto de vista sobre algún tema concreto. Muchos escritores y periodistas tienen este tipo de contenidos. La mayoría no tienen blog propio, pero tienen un espacio reservado para este tipo de contenidos, su objetivo es compartir su punto de vista con los demás.
  • Quieres que tus lectores hagan algo con tu contenido —un call-to-action. Buscas leads, quieres que las visitas a tu blog se conviertan en suscriptores. O, has creado una aplicación y quieres que la descarguen. Tienes un foro o un grupo y quieres que tus lectores se creen una cuenta.

¿Qué se supone que tiene que hacer un artículo?

Cuando escribas un artículo, este deberá alimentarse de todos los objetivos de tu blog. Pero no puedes escribir un post que cumpla con todos ellos, cada artículo debe responder a un solo objetivo. Cada pieza de contenido que crees estará ligada a una parte de tu embudo de ventas.

Por eso necesitas tener buenas ideas para posts que atraigan lectores, como listas de libros. Pero también debes tener buen contenido pilar, como guías paso a paso y estudios. Cada uno de estos artículos cumplirá con uno de tus objetivos, pero jamás podrás escribir un mismo artículo que atraiga y fidelice a tu audiencia. Eso será imposible.

Un buen post podrá hacer cumplir con uno de estos puntos. Con suerte dos o incluso tres.

  1. Ayudar a los lector a conseguir un objetivo. Imagina a Juan —Juan es tu público objetivo, aunque él aún no lo sabe—. Juan está buscando un buen libro para escritores. Harto de no encontrar ESA información entre los blogs que suele leer, Juan busca en Google y aparece tu artículo. Entra y no solo encuentra lo que quiere, además tienes cada libro con un enlace a Amazon y compra el libro sin despeinarse. Juan te descubre y sabe que vales la pena.
  2. Informar y/o entretener. No todos los artículos deben tener un objetivo de marketing, ni todo es venta, ni todo puede venderse… Ni tu público está en tu blog solo para comprar. A veces hay que mirar un poco más allá y buscar entretener a los lectores.
  3. Atraer expertos y conseguir enlaces. Contenido diseñado para atraer tráfico de referencia y tráfico social. Una gran idea para un post sería mejorar una guía ya existente, sobre un tema de actualidad o que genere muchas dudas. Si eres capaz de atraer la atención con esa guía, demostrando que eres capaz de mejorar la información que existe, los influenciadores enlazarán tu contenido.
  4. Artículo de marca. Estos artículos te ayudan a crear marca. Se trata de olvidarte de todo un poco, de pasar del SEO y de todo eso y hablar de ti. Habla directamente de tus experiencias y conecta emocionalmente con tus lectores.

6 formas de encontrar ideas

Ahora viene la parte importante: cómo encontramos ideas para posts. Las ideas son los temas de los que vamos a hablar en nuestros artículos. Uno de los principales problemas que me encuentro entre los blogueros es que se quedan sin ideas.

Es muy molesto quedarse sin ideas. En el fondo, es una forma de bloqueo del escritor. No sabemos qué hacer ni cómo continuar y todo lo que hemos planficado hasta el momento parece una porquería.

Una vez leí sobre un escritor japonés —lo siento pero no recuerdo su nombre— que afirmaba no haber tenido ni una idea nueva en 30 años. Básicamente estaba viviendo de todo lo que había anotado en su juventud en  cuadernos. Supongo que habría mucho marketing y mucho storytelling en esa historia, pero desde luego es de las que se te quedan.

Yo te voy a enseñar 6 formas de encontrar esas ideas. Son unas pautas muy sencillas que cubren casi todo lo que te vas a encontrar en la red sobre escribir posts y sobre tener ideas infinitas. El objetivo es que tengas un marco de trabajo, una chuleta que te permita encontrar «ideas infinitas» y trabajar siempre, sin detenerte ni quedarte en blanco.

¿Vamos?

Oportunidades

Encontrar oportunidades para artículo es bastante sencillo. ¿Existen preguntas sin respuesta? O aún mejor, ¿existen preguntas mal contestadas? Me refiero a dudas que tus lectores ya tienen y para las que tú tienes una respuesta satisfactoria.

El proceso es sencillo. Voy a estudiar a mi audiencia y a encontrar un tema que pueda responder y resolver mejor que los demás. ¿De dónde sacar estas ideas? Más fácil aún: ¡ya las tienes! Las puedes encontrar en comentarios en tu blog, conversaciones en las redes sociales, correos que hayas recibido… Cualquier interacción con tu audiencia. O puedes hacer una encuesta entre tus seguidores. Una buena herramienta para encontrar preguntas que ya se está haciendo tu público es Answer The Public.

Un ejemplo de contenido de oportunidad es mi guía sobre las redes sociales. El proceso fue muy sencillo, busqué en Internet y todo lo que encontré estaba desfasado y le faltaba mucha información. Así que escribí esto ampliando y dándole un poco de aire fresco a la información.

Algo que solo sabes tú

Usa cualquier tipo de información que no tenga nadie más. Si tienes formación en tu temática, si lees blogs americanos y tienes información que nadie más maneja, si conoces autores que nadie más conoce… ya ves por dónde voy, ¿verdad?

El conocimiento es poder y en tu blog, más. Si usas tus conocimientos para encontrar ideas para tus posts, verás que la gente ya está buscando todo eso en Google.

El conocimiento es poder y conocer a tu audiencia te da el poder de tu blog.Esto funciona especialmente bien con temas en los que estés trabajando. Me explico, mostrar tu trabajo, tus estudios recientes, tus investigaciones y experimentos, engancha a los lectores. Si estás aprendiendo algo nuevo, a la gente le encantará ver tu proceso de aprendizaje.

Un ejemplo de utilizar la experiencia para encontrar una idea para un post es el artículo de Google Analytics para escritores que publiqué en MOLPE.

Hablar sobre algo que te apasiona y que resuene con tu audiencia

Todos tenemos experiencias y opiniones personales. Cosas que te encantan de tu trabajo o, simplemente, temas que te cabrean y cosas que quieres soltar.

No será tu mejor post SEO, pero tampoco está mal.

Crear tu historia personal a través de esos artículos. Emociona a tu lector y conecta con él a través de tu narración. Estos artículos son geniales para eso, además te ayudan a crear marca y, si lo haces bien, hasta podrás informar ofreciendo tu punto de vista.

Hay muchas formas de encontrar ideas para este tipo de artículos. Desde conversaciones (en redes, correo, en persona) hasta un diario. Estos posts no requieren mucha investigación, nacen de tu experiencia, de tus pensamientos.

Si eres de los que se hacen selfies a cascoporro, a estos posts les van bien las fotos personales, pues te mostrarás y conectarás más profundamente con tus lectores.

Un ejemplo de esto sería mi artículo sobre las ventajas de ser un escritor anónimo.

Temas de actualidad

Pueden ser temas que estén de tu nicho, temas calientes entre los blogueros —por ejemplo el lío con los tramposos en Amazon—, temas de actualidad general o puedes retorcer la actualidad para adaptarla a tu contenido y viceversa.

También puedes aprovechar que alguien haya publicado un artículo que funcione bien o con información equivocada para escribir tu respuesta —siempre mejor que el anterior, claro—. Esta información puedes encontrarla fácilmente en grupos de Facebook, Twitter, Quora o, en los comentarios de otros blogs.

Si sueles visitar foros de tu temática, encontrarás mucha información de este tipo. Son contenidos que se viralizan, porque se amplifican rápido. Si hablas sobre Star Wars en la semana del estreno, seguro que atraerás un montón de ojos curiosos.

Un ejemplo de esto sería el artículo que escribí sobre Stranger Things y el uso que hacía de los flashbacks.

Trabajo de keyword

Estos son artículos puramente SEO, escritos para posicionar en buscadores. Son artículos fáciles de escribir: ¿Qué están buscando mis lectores en Google —o en Bing, Yandex, Yahoo…—?

Realiza búsquedas con tus palabras clave. Averigua que están buscando, busca toda la información que ya exista, escribe algo mejor y más completo.

¿Qué te encuentras una lista con las 10 mejores novelas negras del 2017? Escribe uno con las 100 mejores del siglo XXI. Fácil, ¿no?

Usar todos los puntos anteriores y cambia el enfoque

Me explico. Se trata de escribir un artículo, pero aplicando un cierto nivel de abstracción. Enfocando a otro público que, seguramente, no será tu público objetivo.

Yo, por ejemplo, escribo sobre SEO y Copywriting para escritores. Antes de eso, escribía sobre terror y escritura en general. En cada uno de estos temas hay dos tipos de lectores; el de nicho y de temática. Cuando escribo sobre SEO para escritores, tengo lectores que son escritores, tengo lectores que tienen un blog de escritor… Pero también tengo muchos lectores a los que no les interesa la escritura, pero sí el SEO.

Tienes que salirte de tu zona de confort y apuntar a otros lectores. Busca la zona en la que se juntan esos dos níveles de lectores.

Conclusión

Ya ves que es un marco de trabajo sencillo. Si lo usas junto a los resultados de tu búsqueda de palabas clave, verás que te encuentras frente a un flujo casi infinito de ideas para posts. Es bastante sencillo y, lo mejor de todo, efectivo.

Pero quiero saber qué opinas tú, ¿alguna vez te has quedado sin ideas para escribir artículos? ¿Te falla la continuidad? ¿Te falta tiempo o ganas —o las dos cosas—?