Blog

escribir, técnicas de escritura, escritor, Hemingway

Escribir: La técnica de la frase verdadera

Escribir

El lunes hablé sobre cómo encontrar un buen argumento para tu novela. Hoy quiero seguir por este camino, y hablaré de cómo comenzar a escribir tu novela. Y para ello, os voy a explicar la técnica de la frase verdadera.

Empezar la historia, al contrario de lo que pueda parecer, resulta ser uno de los momentos más complicados de la escritura. Poner esas primeras palabras sobre el fondo blanco, esas primeras frases…para algunos escritores (sin caer en clichés de bloqueos) puede resultar algo complicado.

Es algo que nos ha pasado a todos en algún momento, enfrentarnos a la primera frase, nunca es fácil. Sin embargo, tiene solución.

Cómo empezar una historia como Hemingway

¿¡Como Hemingway?! ¡Pero si Hemingway era un genio! ¡Tío, que ganó un Nobel de literatura! Sí, tenéis razón. Pero incluso él se encontró muchas veces frente al papel en blanco, sin saber muy bien qué escribir. Si él fallaba ¿Qué probabilidades tenemos nosotros? Bueno, la verdad es que todavía tenemos algunas, porque nosotros lo tenemos a él como maestro.

Algunas veces, cuando me quedaba sin ideas, cuando no sabía como empezar una nueva historia, me sentaba junto al fuego, y acercaba la piel de las naranjas hasta que prendían, para ver las pequeñas llamas azules. Me levantaba, me acercaba a la ventana para ver París y pensaba: no te preocupes, has escrito antes y lo harás de nuevo. Todo lo que necesitas es escribir una frase sincera, escribe la frase más sincera que puedas.

Ernest Hemingway, París era una fiesta.

Cómo comenzar tu historia con una frase sincera

La idea de comenzar tu historia con una única frase no es de Hemingway, a lo largo de la historia otros autores y estudiosos de la escritura han desarrollado esta técnica:

  • Hemingway, en París era una fiesta, la llama frase sincera.
  • Robert McKee, en Story, la llama idea de control.
  • Lajos Egri, en The Art of dramatic writing, la llama premisa.

Sin embargo, todos se refieren a lo mismo: Lo que intentas contar. Lo puedes llamar como quieras, pero la realidad es que necesitas saber hacia dónde pretendes llevar al lector. Has de saber dónde vas a llegar con tu historia.

Ahí es dónde se esconde la técnica. ¿En qué crees tú? ¿Qué tienes que contar al lector? ¿Qué es lo que quieres explicarle? Esa es tu frase sincera.

Ninguna idea, ni situación es lo bastante potente para atraparte durante todo un libro, si no tiene una premisa potente.

Lajos Egri, The art of dramatic writing.

Tiene que ser tu historia, la que atraiga la atención del lector y le obligue a seguir leyendo hasta el final del libro.

Escribir es la demostración creativa de la verdad. Una historia es la prueba viviente de una idea. Es la transformación de una idea en acción. Es mediante los eventos de esa historia que uno, expresa primero y prueba después, esa misma idea… sin ninguna explicación.

Robert McKee, Story.

Todavía no deberías preocuparte por tus personajes, deja de darle vueltas a la localización, ni siquiera te preocupes todavía por el argumento. Piensa en algo verdadero, en algo en lo que creas sinceramente. Escríbelo. Haz que sea lo más verdadero del mundo.

Un problema, una oportunidad

Ya sé lo que estarás pensando: ¿Atrapar al lector con mi verdad? Lo más seguro es que consigas lo contrario, chillando tu verdad como un predicador de pacotilla.  Si te limitas a escribir una historia con “tu verdad” acabarás haciendo un sermón, puro proselitismo. Y eso no es lo que estamos buscando. Los sermones son aburridos porque en ellos se pierde la esencia de la historia: el conflicto.

Una frase apocalíptica

Ahora que ya tienes tu frase verdadera, no te debería resultar muy complicado escribir la contraria. Adelante, escribe lo más vil que se te ocurra. Escribe algo totalmente falso, una frase apocalíptica.

Ahora sí que estamos avanzando. ¿Por qué? Porque si eres capaz de enfrentar tu “frase verdadera” con su opuesta, entonces tienes un conflicto entre manos. Y con el conflicto nace la historia.

Cómo comenzar una historia: Personificación

Robert Mckee da en el clavo cuando dice: sin ninguna explicación. Es otra forma más de decir: muestra, no cuentes. Ni tu frase verdadera, ni su opuesta deberían aparecer en tu historia. Son sólo nuestras referencias. Lo que necesitamos es personificar su esencia en los personajes.

Eres libre de usar los personajes arquetípicos para personificar tu frase. Seguramente el protagonista estará del lado de la verdad, mientras que su antagonista será la personificación de nuestra frase apocalíptica. Puede que tu historia no sea tan sencilla, puede que sus posiciones se crucen, se difuminen, se cambien. Eso ya depende de ti. Piensa cómo quieres que tus personajes personifiquen ese conflicto.

Cómo comenzar una historia: Trama

Bueno, pues cada vez estamos más cerca; ya tenemos nuestra frase sincera, nuestra frase falsa, y los personajes que las encarnarán. Ahora necesitamos algo que ilustre ese conflicto. Para eso necesitas que pase algo.

El argumento, la trama es la parte central de tu novela, ahí es donde vas a tener que poner toda la carne en el asador. Escribir un buen argumento no es sencillo, pero ya te di algunos consejos sobre cómo encontrar grandes argumentos.

Cómo comenzar una historia: Ejemplos.

Aquí os dejo algunas grandes frases sinceras:

  • No hay moral ni ética en el espionaje. El espía que surgió del frío.
  • ¡Despierta Inglaterra! ¡Vienen los alemanes! Intriga en la playa (The Riddle of the sands)
  • Espiar es ridículo. Nuestro hombre en la Havana.

Dos cosas a tener en cuenta:

  • La frase verdadera nunca aparece en los libros (aunque en Intriga en la playa, casi aparece) Su verdad se muestra, no se cuenta.
  • Puede que no compartas su verdad, no importa. Lo importante es que ellos creían en ella y la compartieron.

Cómo comenzar una historia: Escribe una frase verdadera

La próxima vez que te encuentres en blanco, mirando la pantalla del ordenador, el techo, la calle por la ventana o ese maldito folio en blanco, no te asustes.

  • Piensa en algo verdadero.
  • Escribe tu frase verdadera.
  • Piensa en cómo podrías usar las técnicas creativas para darle forma a esa frase.

escribir, hemingay, quote, frases célebres

Ahora estas pensando con cómo escribir la historia y no en qué escribir. Y eso es mejor que estar mirando una pantalla en blanco, ¿verdad?

Ahora te toca a ti ¿Cuál es tu frase verdadera?

 

 

Entrada anterior
Cómo encontrar un gran argumento
Entrada siguiente
8 libros sobre crímenes reales que tienes que leer

Entradas relacionadas

No results found

4 Comentarios. Dejar nuevo

No conocía esta técnica, es de lo más interesante. Sobre todo me gusta la idea de dar con una frase completamente opuesta para crear el conflicto central de la obra.

Muchas gracias por el artículo, esta tarde lo compartiré en mi página de Facebook 🙂

Responder

    Hola Grabriella!
    Gracias por pasarte a leer, y por tus comentarios!
    La verdad que a mí me está resultando muy útil esta técnica. Yo tampoco la conocía y leí hace poco sobre ella, me informé un poco y creo que es una técnica sencilla y genial para escribir.
    Me alegro de que opines lo mismo!
    Un saludo y buen fin de semana!

    Responder

Me parecen unos consejos muy acertados. Los he puesto en practica mientras leía y ya tengo un conflicto y sus personajes!
Muchas gracias

Responder

    ¡Muchas gracias por leer y comentar!
    Espero que te sigas pasando por aquí a contarme como avanza esa historia, estaré encantado de leer tus avances! Y, en caso de que surjan dudas, de ayudarte en lo que pueda.
    ¡Esperando noticias tuyas!
    ¡Un saludo!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú