Se me ocurrió la idea de este post a raíz de un artículo que leí en el blog de Gabriella Campbell, ella asegura (con razón) que algunos escritores somos combativos, sobre todo lo somos los unos con los otros. El artículo me pareció controvertido e interesante y me enganchó desde el principio.

Yo no soy nuevo en eso de escribir artículos controvertidos, he hablado sobre algunas editoriales, he hablado también sobre algunos blogs de reseñas, sobre booktubers y sobre otros temas que suelen soliviantar sensibilidades, para eso tengo mi propio ring de boxeo en Malasangre.

Escribir un artículo controvertido te acarreará comentarios de todo tipo, algunos buenos, otros malos, unos pocos muy malos, pasivo-agresivos e insultos, velados y sin velar. Si lo que buscas al escribir un artículo de este tipo es una válvula de escape para alguna frustración personal, no lo hagas porque acabarás mucho más frustrado que al principio, si lo que buscas es desahogarte, olvídate porque la reacción de la gente aumentará tu frustración. Pero si lo que quieres es hablar y dar tu punto de vista, entonces, tienes que hacerlo, porque la gente tendrá motivos para meterse contigo hagas lo que hagas, ya que existe un grupo social bastante grande que solo busca excusas para insultar y meterse con los demás… Supongo que es lo que siempre se ha llamado: «amargaos de la vida».

Recuerda la máxima: la gente en Internet, y gracias al anonimato, ha perdido toda la educación y lo que no se atreven a decir en «la vida real», lo vomitan aquí sin filtro alguno. Si no encajas bien los malos comentarios o, simplemente, no tienes ganas de aguantar insultos y chorradas, evita los artículos controvertidos.

¿Debería escribir un artículo controvertido?

Controvertido no significa combativo, tampoco significa agresivo, aunque al final casi siempre acabe siéndolo.

Los artículos controvertidos no tienen que ser insultantes, ni tienen que buscar la confrontación. Entiendo que hay una gran parte de la población (sobre todo en nuestro país) que entienden el diálogo únicamente como forma de convencer a los demás de sus propias ideas, ni hablar de escuchar y comprender las de los demás. Esto no es así, el diálogo no es (o no debería ser) eso, y el fin de un artículo controvertido debería ser el de discutir aspectos de algún tema en particular.

No se busca convencer a nadie de nada, simplemente se expone un punto de vista para que sea comentado. Se busca suscitar nuevas ideas, cuestionar lo establecido…

El mayor problema al que te enfrentarás si decides escribir un artículo controvertido es que la gente, por norma general, no quiere cuestionarse lo que piensa y el artículo se convertirá en una batalla a dos bandos.

Los artículos controvertidos suelen convertirse rápidamente en virales, siempre que estén bien escritos y que defiendan una idea diferente e innovadora. La gente llegará para leer, buscando descubrir un punto de vista nuevo sobre un tema sobre el que ya tienen una idea formada. Muchos callarán y se mantendrán en sus trece, algunos aprobarán en silencio tus palabras y otros reaccionarán y contestarán.

El problema es que muchos blogueros tienen miedo de escribir este tipo de artículos, no quieren ofender a sus lectores, no quieren que sus suscriptores se larguen. Si no eres capaz de expresar tus ideas por miedo al qué dirán es que vives en una dictadura intelectual (en la que de hecho, ya vivimos), las cosas ya están bastante mal ahí fuera, aquí tú eres el rey y deberías expresarte sin miedos, diciendo lo que piensas y afirmándote en tus creencias: SEAN LAS QUE SEAN. Al final, ese miedo lleva a muchos blogueros a repetir los mismos temas y compartir un punto de vista global que hace de la escritura algo plano y bastante previsible.

Un artículo controvertido

Si hay alguien que escribe artículos controvertidos ese tipo es Pérez-Reverte, retuerce el diccionario y no le tiembla el pulso a la hora de soltar la mano y dar collejas a diestro y siniestro. Puede que no te gusten sus libros y puede que no compartas sus puntos de vista sobre la vida y la sociedad, pero si lees sus artículos no te quedan dudas sobre lo que trata de decirte.

Cuando escribes un artículo controvertido tienes que darle unas piernas sólidas, porque seguramente saldrá por ahí y tiene que valerse solo, sin tu ayuda, sin muletas y sin sillas. No dudes, no le hagas los pies de barro, hazlos de granito, igual que el resto. Si tienes dudas no lo escribas.

No te pases con la verborrea. He observado que cuando alguien quiere tener razón sin tenerla (o sin estar seguro de tenerla) recurre a palabras largas, altisonantes y enrevesadas (también recurren a nombres de personajes ilustres), si quieres mantener una opinión no necesitas ser pedante, a la gente no le gusta que te creas más listo que ellos, con ese tipo de lenguaje no me demuestras ningún conocimiento, yo también sé pulsar el botón derecho del ratón y buscar sinónimos. Yo he sufrido este caso y la esa persona no me convenció de nada, tras el segundo comentario lo único que pensé fue: «este tío es idiota».

No prometas hasta que la metas. Es muy frustrante entrar en un artículo que supone que abrirá una discusión sobre un tema peliagudo y luego encontrarse con dudas, y argumentos poco consistentes. No te quedes en el medio, toma tu posición y defiéndela con argumentos sólidos, si es lo que crees no te debería importar lo que piensen los demás, por eso tampoco deberías recortar los bordes de tu artículo por miedo a que alguien se corte, deja las aristas, planta las lanzas y defiende las Termópilas hasta el final.

Escribe un artículo contundente, demuestra que tienes una opinión propia sobre el tema y hazlo con fuerza, con pasión. Escribe para los lectores que quieren leerte de verdad, no escribas para todos, eso es imposible, no trates de obligar a todos a que te quieran, no trates de atarlos con cinta aislante a tu artículo, el que quiera te leerá y el que no, no. Es así de simple.

No seas idiota

Escribir un artículo controvertido no te da permiso para ser idiota o para insultar a la gente.

Hagas lo que hagas y escribas sobre lo que escribas, te vas a encontrar con mucha gente que es incapaz de soportar a las personas con opiniones diferentes. Muchos no son capaces de procesar que cada uno tiene su opinión y que no tienen porque compartir la suya. Te encontrarás con personas que no soportan a la gente segura, te encontrarás con unos cuantos que sólo quieren demostrar lo listos que son (esos suelen ser lo más idiotas) y te encontrarás con gente cuya única ambición es sacarte de tus casillas.

Escribir un artículo controvertido es muy sencillo, sólo tienes que tomar una postura diferente «a la norma» en un tema que levante ampollas, lo difícil es hacerlo bien: sin insultar, sin parecer manirroto, sin gustarte a ti mismo y sin tratar de ser amable con todos.

Usa un lenguaje fuerte y conciso, evita la pedantería y las palabras huecas, mantén una opinión fuerte y apasionada sobre el tema, dale a tus lectores algo sobre lo que hablar, un artículo que les sorprenda en mitad de un día gris y aburrido.

Regala algo que puedan leer y compartir con los demás.