Seguro que más de uno habrá arrugado la nariz al leer el título de este artículo… Más de una hostia me va a llegar desde Twitter. No pasa nada, estoy preparado para lo que sea, ¡que vengan!

Pero vamos por partes: ¿sabes lo que es un Creepypasta? Seguramente a estas alturas lo sabrás ya. Son cuentos de terror con la particularidad de haber nacido en Internet. Para explicártelo como si estuviéramos en el bar: son la versión moderna de las leyendas urbanas y de las historias de terror de campamento. Son como la historia del tío del garfio que todos contábamos en el colegio o la de la gota.

En este artículo no voy a juzgar la calidad literaria de estas historias —la mayoría no la tienen—, solo me quiero plantear si se han convertido en la nueva literatura de terror o no. ¿Han logrado desplazar a las viejas novelas?

Aunque nacieron en una especie de subterráneo de la red, se han ganado su puesto a codazo limpio y hoy en día —gracias a Youtube, sobre todo— son bastante conocidas. Algunas editoriales están apostando por empezar a publicarlas como novelas… y ya no te cuento el filón que han encontrado los vagos de Hollywood que dejaron de tener ideas originales en 2001.

La mayoría de estas historias están mal escritas y son, casi todas, versiones de historias de VHS de los años 90 o reediciones de viejas leyendas urbanas. Algo común en estos Creepypastas, es que siempre nos suenan de algo. Si fueras capaz de bucear en el fondo de armario de los videoclubs cutres, encontraría un telefilm de cada una de estas historias.

En nuestro país todavía no han llegado a pegar tan fuerte, pero en otros mercados como el americano, editores y productores, están comprando y publicando novelas y películas basadas en este tipo de historietas macabras.

Creepypastas la nueva literatura de terror

El lugar de las pesadillas

Pero, nos guste o no, los Creepypasta son un fenómeno a tener en cuenta. Se han ganado un lugar en el mundo de la literatura de género.

Como te he dicho antes, en nuestro país no han tenido un gran impacto —porque despreciamos por inercia el terror y la ciencia ficción—, pero en Estados Unidos, se han convertido en un género literario a tener en cuenta. Sin ir más lejos, los Creepypasta, aparecieron en la sección de estilo del New York Times.

Allí se los define como un relato de terror en la web. Es algo curioso, porque es un fenómeno basado en Internet. Nace en Internet y se esparce por Internet. Forman parte de la nueva cultura de la web. Incluso el nombre, tiene una raíz compleja y retorcida.

El sótano de Internet

Apareció por primera vez en los foros de 4chan —como no, ¿verdad?— allá por 2007. Y su supone que viene del término paste, pegar. Alude a la afición de los internautas y blogueros de copiar y pegar el contenido de los blogs sin conocer el origen del mismo.

Por lo tanto podemos situar el origen del nombre en esos pequeños textos que se copiaban y pegan en los foros y los blogs: «copypaste».

Qué curioso, ¿no? Este es un fenómeno que he observado mucho en las redes sociales. La gente comparte noticias sin más, sin pararse a leer, sin preocuparse de saber si es verdad lo que están compartiendo o si es una grandisíma gilipollez. Un ejemplo actual, sería el supuesto reality ruso en el que se puede matar y violar… ¿En serio crees que eso es posible? ¿Sabes que existen ciertas leyes internacionales?

Anatomía de un Creepypasta

En fin, no voy a repetir la definición de Creepypasta. Son simplemente la evolución de las leyendas urbanas y los cuentos de campamento. Es la adaptación natural de la historia del tipo del garfio a la era de Internet. Son historias con mucha moralina, que están escritas para que parezcan creíbles, pero que no son más que reediciones de leyendas urbanas o copias baratas y mal empaquetadas de viejos cuentos de terror.

Por norma general están escritas en primera persona. Suelen ser testimonios en primera persona, escritos así para que parezcan más reales. Es algo como: «esto le pasó a mi primo Steve y juro por Dios que es verdad…». El formato de los Creepypasta suele ser el de un correo electrónico o el de un mensaje para un foro.

A pesar de lo que he dicho de su calidad literaria, la verdad es que la primera persona nos acerca a la acción y nos sumerge en la tensión de la historia. Nos mete de lleno y da la suficiente credibilidad a la situación para que sigas leyendo.

Los primeros Creepypasta eran simples textos; historias escritas. En realidad eran relatos muy básicos, poco más que historias de conspiraciones y leyendas urbanas. El ejemplo más conocido de estas primeras historias es «Come Follow Me», la conocida historia sobre la banda sonora de Lavender Town en el Pokemon original. Más tarde, las historias fueron evolucionando, volviéndose más complicadas y aportaban imágenes y archivos de sonido.

Una historia con imágenes —puede que la primera— es la de Smile Dog. No está muy claro qué fue primero, el huevo o la gallina… ¿Apareció primero la imagen y luego las historias? ¿O fue al revés?

Incorporar imágenes es una forma de subir la apuesta y de implicar al lector. Tan fácil como lsa gilipolleces de las cadenas de mensajes o de correos; si ves la imagen tú también corres peligro. Es el juego más viejo del mundo.

Creepypasta la nueva literatura de terror

Imagen supuestamente histórica en la que aparece Slenderman

Los Creepypasta tienen algo muy bueno y es que nunca han dejado de evolucionar, eso los distingue radicalmente de las formas de arte tradicionales. De las imágenes pasaron a los vídeos. Hoy en día, te puedes encontrar vídeos verdaderamente jodidos acompañando a algunos de los Creepypasta.

Viralizar

Si en algo nos han ganado la mano los Creepypasta a los escritores es justamente en conseguir ser leídos. Los Creepypasta se viralizan con una facilidad increíble. ¿Por qué sucede esto? Porque ofrecen ese punto de realidad, esa posibilidad de que lo que estás leyendo le haya pasado a alguien en algún lugar del mundo y, lo que es peor, que también te pueda pasar a ti.

Los Creepypasta se viralizan con mucha facilidad gracias al trabajo de los internautas que se dedican a convertirlos en poco más que mitos modernos. Seguro que has visto un montón de fotos «históricas» en las que aparece Slenderman, no son más que retoques fotográficos, pero ahí están aumentando la sensación de veracidad del mito.

El proceso de transformación en mito ha sido tan rápido que ya se han producido algunos crímenes reales basados en estas historias.

Por si fuera poco, los Creepypasta se han convertido en parte de nuestra cultura popular. Hoy en día hay muchos videojuegos basados en estas historias —seguro que conoces el de Slenderman—.

El ego del escritor

Al principio estas historias eran completamente anónimas, como muchas cosas en Internet. Pero con el tiempo los autores, que sudaban lo suyo para escribir esto, decidieron que querían ser famosos y empezaron a firmar sus Creepypasta.

Algunos de estos autores se han hecho famosos en esos círculos y han logrado incluso colocar sus textos en grandes editoriales estadounidenses.

¿Cómo escribo un Creepypasta?

Bueno, ahora que ya sabes qué es un Creepypasta y de dónde salieron, a lo mejor quieres intentarlo y crear el tuyo —aunque hay poco mercado en español para estas cosas—. Bueno, si es la ilusión de tu vida, te cuento cómo puedes crear uno.

  1. Tiene que aparecer por primera vez en la red. Es una especie de regla cardinal; no puede ser un Creepypasta si no ha nacido en Internet.
  2. Tiene que dar miedo. El miedo es personal y cada persona tiene sus propios miedos, pero el fin de la historia tiene que ser el terror.
  3. Tiene que parecer real. Por supuesto, el Creepypasta tiene que ser real. Podría pasarte a ti, quizá le sucedió a tu primo o a tu vecina…
  4. Tiene que viralizarse. Ese es su fin, ¿no?

Creepypastas para leer

Hacer una lista de los Creepypasta me ocuparía un libro entero y, además, tendría que actualizarlo cada día. Hay muchísimos Creepypastas ahí fuera esperándote —y cuando digo muchos, quiero decir muchos—. Te vas a encontrar de todo; buenas historias y historias de mierda —que serán la mayoría—.

Creepypasta la nueva literatura de terror

Yo como no te quiero saturar te voy a dejar una lista con las más clásicas, por si les quieres echar un vistazo.

  • Abandonado por Disney: Cuenta la historia de un parque de atracciones que construyó Disney tras El Libro de la Selva. La historia cuenta cómo alguien se infiltra para descubrir por qué se cerró el parque.
  • El juego de medianoche: Una historia del tipo Bloody Mary, sobre rituales nocturnos.
  • Los niños de los ojos negros: Esta es una de las historias más famosas. También es de las que han tomado un viso de realidad inquietante. Trata sobre niños siniestros con los ojos negros. Es una de las más antiguas, se supone que apareció en los 90 en MySpace.
  • Slenderman: Me ha costado decidirme a poner esta historia en la lista. Pero, en fin, supongo que es el Creepypasta por excelencia… Tan real que se convirtió en una realidad. Apareció por primera vez en los foros de Something Aweful, en una sección destinada a crear imágenes de miedo. Esta oscura figura fue un boom, gracias en gran parte a los juegos que aparecieron sobre el personaje y que, varios youtubers sacaron a la luz en sus canales.

Los Creepypasta ya forman parte de la cultura popular.  Tanto que han llegado a ser usados como móviles para asesinatos. Algo terrible pero que sucede con demasiada facilidad. En fin, yo no estoy aquí para hablar de esto. Lo que quería era mostrar una forma alternativa de terror… un posible nuevo género.

¿Cómo lo ves? ¿Crees que puede ser un nuevo género de terror?