¿Lector ideal? ¿Es que no es cualquier lector ideal? Todo el mundo puede leer tu libro y disfrutarlo. Pero cuando eres escritor independiente y te encargas de tus campañas de lanzamiento, de tu blog y de tus redes sociales, debes saber que no todos los lectores son tus lectores.

En términos de marketing, los escritores tenemos reader personas. Aunque en el fondo, son lo mismo que las buyer persona del marketing. En ambos casos hablamos de compradores. Si eres escritor necesitas saber cómo es la persona que te leerá y, si el hecho de cambiar la palabra «comprador ideal» por «lector ideal» te hace sentir mejor, adelante.

Por mucho que nos esforcemos en negar la evidencia, tenemos clientes y ellos son la base de nuestra carrera como escritores. Por eso, es necesario invertir tiempo en crear un perfil de lector ideal, para lo que tendrás que aprender a usar ciertas herramientas que te ayudarán a entender mejor qué buscan las personas que llegan hasta tus libros (tus lectores).

Si tienes un blog seguro que entiendes el valor de entender al público para el que escribes. Un lector ideal te permite crear un estilo que atrapa, hablar sobre temas que enganchan y conectar con la audiencia. Si desconoces quién es tu público objeto, estarás siempre desconectado, perdiendo lectores y seguidores por el camino.

¿Qué es un lector ideal?

Un lector ideal o un público objetivo es un arquetipo que representa los rasgos del tipo de persona que compra tus libros y que lee todo lo que publicas. Este arquetipo se crea en base al información que el escritor recolecta de su público real.

El lector ideal es algo más que una idea. En marketing se crean perfiles, fichas con fotografías e información detallada, que te ayuda a comprender mejor a esas personas. Una ficha de lector ideal te ofrece información importante como los problemas a los que se enfrenta tu lector, el enfoque que mejor te funcionará para vender un libro o por qué funcionan mejor los libros de tu competencia (que muchas veces compartirá lectores contigo).

¿Por qué es importante crear un lector ideal?

En mi caso, que soy redactor freelance, crear un lector ideal me permite profundizar en los textos que escribo. Gracias a estas fichas, cada vez que creo un contenido sé para quién lo estoy haciendo y, por tanto, sé qué lenguaje emplear, qué palabras funcionan mejor y qué CTAs generarán mejores resultados.

Crear una ficha de lector ideal para vender tus libros te ayudará en:

  1. Entenderás mejor las necesidades de tus lectores (¿quieren portadas sencillas o espectaculares?, ¿se fijan mucho en las erratas o te pasarán una corrección casera?).
  2. Comprenderás qué tipo de promoción funcionará mejor para vender tu libro (¿Quieren ver un booktrailer? ¿Se fían más de las reseñas? ¿Quieren comprarte el libro directamente en una presentación?).
  3. Te ayudarán a crear contenidos para tu blog de escritor o, mejor todavía, a generar nuevas ideas para tus libros.
  4. Conocer a tu lector ideal te permitirá hablar su mismo idioma y comunicarte directamente con él.

Aunque es un estudio de marketing puro, os dejo este enlace a Marketing Sherpa en el que habla de cifras. Por ejemplo, las compañías que han usado las fichas de lector ideal han aumentado un 100% el número de páginas vistas en sus webs o han llegado a mejorar un 110% la tasa de apertura de sus correos.

Una ficha para dominarlas a todas

Lo mejor de todo es que tu ficha de lector ideal no estará escrita en piedra. Puedes crearla una vez y, a medida que tu contenido, tus libros o tú mismo vayáis cambiando, podrás ir actualizando la ficha. Aunque parezca mentira, tú público objetivo irá cambiando con el tiempo. Incluso aunque sigas haciendo lo mismo de siempre.

El proceso es sencillo, aunque requiere tiempo y algo de esfuerzo. Tienes que sentarte y entender de verdad lo que tus lectores esperan de ti y de tus libros.

Cómo reimaginé mi primer cliente ideal

Mi primer cliente ideal no fueron lectores. Mi primer trabajo fue en el colegio, cuando tenía unos siete u ocho años. Yo tenía una gran colección de comics de Dragon Ball y, como no se me daba mal dibujar, vendía dibujos a mis compañeros de clase por cinco pesetas (un duro de la época).

En ese momento, hacía los dibujos a mano, ya que mi público objetivo eran sobre todo los chicos de mi clase. Las chicas no estaban interesadas en mis dibujos, ni en Dragon Ball. Como era un público reducido podía hacer los dibujos a mano en los recreos, en casa después de hacer los deberes o en la hora del comedor escolar.

Sin embargo, pronto empezaron los pedidos externos. Compañeros de otras clases, algunos más mayores y otros menores, empezaron a pedirme dibujos. Además, se agregó un nuevo público; las chicas también parecían interesadas en los dibujos de Dragon Ball.

De repente, mi negocio había cambiado.

Aunque parezca extraño, no fueron los compañeros de fuera de clase los que cambiaron el negocio. Fueron las compañeras. Ellas querían que los dibujos fueran en blanco y negro, porque si había algunas amantes de Dragon Ball, la mayoría los quería para pintarlos.

En ese momento, tuve que reinventar mi negocio. Ya no tenía tiempo (ni ganas) para dibujar a mano. Así que pasé del lápiz a las fotocopias y, por la ley de la oferta y demanda, los dibujos pasaron de costar cinco pesetas a quince.

No me forré, pero fui el chaval que mejor merendaba de mi colegio.

Pasos para crear a tu lector ideal

Lo primero que quiero que tengas claro es que una ficha de lector ideal no es un montón de datos recogidos en Analytics. Eres escritor, así que tienes que verlos como personajes de un libro, con sus propias ideas, sueños y esperanzas.

La información que recopilas te ayuda a entender mejor cada aspecto de su vida, pero son algo más que simples datos. Tu investigación te llevará a descubrir información que deberás clasificar por categorías.

Comprende por qué hace lo que hace

¿Qué le lleva a leer un libro sobre un vampiro quinceañero? En este punto trata de entender cuáles son sus objetivos y cómo ha llegado hasta ti. Tienes que comprender sus «puntos de dolor» y por qué quieren comprar tus libros.

Haz un mapa de los obstáculos

Lo segundo que tienes que hacer es hacer un mapa de los obstáculos que tu lector ideal se encuentra en el camino. ¿Qué es lo que le impide comprar tu libro? Para esto tienes que ponerte en la piel de tu lector y entender cómo ven tus libros. Muchos lectores no encontrarán tus libros porque no has hecho suficiente promoción, otros no se fiarán hasta que lean varias reseñas… Sea lo que sea, tienes que entenderlo y ponerle remedio.

Piensa como tus lectores

De nuevo, ponte los zapatos de tus lectores. Para vender libros tienes que hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué valor dan a mis libros? (Esto lo puedes saber por las reseñas y por los votos y comentarios en Amazon o Goodreads).
  • ¿Tus lectores esperan de ti una experiencia de venta profesional?
  • ¿Comprarán más tu libro si es caro? ¿Prefieren relatos sueltos o novelas cortas baratas?

En este punto, deberías hacerte otras preguntas para entender qué contenido apreciarán tus lectores:

  • ¿Qué tipo de lecturas prefieren?

Muchos lectores prefieren las novelas a los relatos. Los hay que disfrutan de antologías de relatos, otros de novelas cortas y algunos aman las novelas cortas por entregas. También encontrarás lectores que perciban un libro barato como algo de baja calidad, mientras que otros preferirán comprar cualquier cosa por debajo de un euro (aunque no es lo ideal).

¿Cómo encuentras la información para crear una ficha de lector ideal?

Si tienes un blog de escritor, tendrás gran parte del trabajo hecho. La gente que lea tu blog, serán también los que lean tus libros. Por tanto, para entender a tus lectores, solo tienes que analizar las estadísticas de tu blog. Google Search Console y Google Analytics te ofrecerán toda la información demográfica y de gustos que necesitas, sobre el estilo y el lenguaje, tus posts más leídos y comentados te darán una buena visión de lo que tus lectores esperan de tus libros.

Sin blog, el tema se complica. Pero no preocupes, aún tienes formas de entender a tus lectores. La primera y principal, será Goodreads. ¿Por qué Goodreads y no Amazon? Porque en Goodreads, cuando un lector comenta o puntúa tu libro, puedes acceder a su perfil. En su perfil podrás ver el rango de edad, sus gustos literarios y, con suerte, podrás acceder a sus otras redes sociales y hacerte una idea de lo que hace y cómo lo hace.

Si no tienes ningún libro publicado, investiga los libros de otros autores de tu género. Busca libros que sean lo más parecidos posible al tuyo (esto es algo que deberías hacer siempre) y mira los comentarios y las puntuaciones de los lectores. Fíjate en sus perfiles y coge toda la información posible sobre esas personas.

Sobre todo, tienes que evitar los estereotipos. No todos los lectores de romántica son mujeres de mediana edad ni todos los amantes del terror son psicópatas descerebrados. No presupongas nada.

El lector ni se crea ni se destruye

Ya existen lectores para todo tipo de libros. Escribas lo que escribas, en el mercado habrá un libro muy parecido (o exactamente igual). Utiliza la información de esos libros para crear a tu lector ideal.

Busca esos libros en Amazon, Goodreads, Lektu o cualquier plataforma y fíjate en la información que dejan sus lectores. En este punto encontrarás dos tipos de información útil: la demográfica y la de opinión.

Las opiniones y comentarios te servirán para tomar la temperatura a tu libro. En libros sobre la misma temática podrás ver qué ha gustado, qué ha fallado y qué ha faltado. También podrás ver qué tipo de perfil es el más adecuado para tu lector ideal y afinar al máximo la promoción durante el lanzamiento.

Por otra parte, la información demográfica te permitirá crear una imagen lo más fiel posible de tu lector. Puedes empezar a crear el perfil de lector ideal con la siguiente información:

  1. Edad.
  2. Sexo.
  3. Educación.
  4. Trabajo.
  5. Hábitos de lectura.
  6. Intereses y actividades.

El lector en las redes sociales

Te he hablado de Goodreads y Amazon, pero hay lectores en todas las redes sociales. En Instagram encontrarás cada día más cuentas dedicadas a las lecturas. Incluso puedes encontrar cuentas enfocadas a las portadas de libros, lo que te puede servir para saber si tu portada funcionará o no, por ejemplo.

Fíjate en esas cuentas dedicadas a la lectura y a la escritura. Observa a los seguidores de escritores de tu nicho o en tus propios seguidores si ya tienes algún libro publicado. En las redes sociales encontrarás información de todo tipo, desde filias y fobias, hasta deseos (¿te imaginas algo mejor que escribir el libro que tu lector lleva tanto tiempo esperando?).

Facebook es otra buena red para extraer información. Entra en grupos de literatura de tu género. Observa los comentarios, fíjate en los perfiles de los usuarios más activos.

No tengas prisa y no te agobies. Analiza con detalle toda la información y crea el perfil de lector ideal más completo posible.

Conclusión

Crear un perfil de lector ideal te ayudará a humanizar a tus lectores. Se trata de conectar a nivel humano con la persona que compra tu libro. Si pasas tiempo estudiando sus hábitos, podrás apreciar a esa persona como un amigo, alguien con el que compartes algo.

Además, crear un perfil de lector ideal te ayudará a enfocar mejor tus campañas de marketing y de promoción.