Blog

Entender el copywriting te ayudará a entender a tu lector, te permitirá desarrollar un estilo personal y tejer historias a medida para tus lectores.

Entender el copywriting te puede hacer mejor escritor

Escribir

Me encanta el copywriting y, aunque últimamente no estoy hablando tanto de este tema como me gustaría, es algo que siempre tengo muy presente. El copywriting es, en pocas palabras, el arte de seducir con las palabras… De lo que se trata, en este caso, es de vender. El copy, tradicionalmente, es la pieza de texto que hay en los anuncios, al que creaba y redactaba estas piezas se lo llamaba copywriter y el arte de crear estos mensajes atrayentes es el copywriting. Aunque tradicionalmente el copywriting está enfocado a la venta y a la publicididad, ¿te haces una idea del poder que el copywriting te otorga como escritor?

Los escritores trabajamos con las palabras y, como sucede en los anuncios, disponemos de muy poco tiempo para atrapar al lector. Aunque hay lectores que se arrastran hasta el final por un libro, por muy malo que este sea, la gran mayoría lo cerrará y lo devolverá  la estantería si no logra engancharse. Si esto te sucede como escritor, estás jodido, que un lector devuelva tu libro a la estantería, es como si te enterrase vivo. Hagas lo que hagas desde ese momento estás muerto para él… Muy buenos tendrían que ser tus siguientes trabajos, mucha fama tendrías que granjearte, para que te levante esa damnatio memoriae.

Aquí es donde el copywriting se convierte en un súperpoder para los escritores. El copywriting trata sobre la seducción, la atracción (sí, como el puñetero El Secreto, solo que esto funciona de verdad, no como la chorrada New Age esa)… Y nosotros lo que queremos es atraer a los lectores y seducirlos para que sigan leyendo más allá de las primeras páginas de nuestro libro, por eso hoy veremos cómo el copywriting te puede hacer mejor escritor.

Entender el copywriting te puede hacer mejor escritor

Lo más importante que puedes aprender del copywriting es que, escribas lo que escribas, nunca estás escribiendo para ti.

Sí, sí, ya sé que te han dicho en todas las escuelas de escritura creativa que tienes que escribir a puerta cerrada y que tienes que escribir la historia que te gustaría leer y que tienes que escribir para ti… Pero también tendrías que tener en cuenta que no todos los consejos de escritura son buenos… Vamos a ver, ¿quién va a leer tu libro? ¿Tú o tus lectores? Supongo que tu respuesta es: tus lectores. Entonces… ¿cómo es que vas a escribir la historia que quisieras leer tú? ¿No deberías escribir una que les guste a ellos? Me parece que sería lo suyo, ¿verdad?

El copywriting nos enseña a hablar en el mismo idioma que nuestros lectores. Nos enseña a meternos en su piel y nos obliga a andar con sus zapatos, esto te permitirá entenderlos y saber qué es lo que les gusta y lo que quieren leer. Esto es muy útil para el escritor de ficción.

Stephen King dice que entre el escritor y el lector se produce una especie de conexión mental, él la llama telepatía, pero… ¿te imaginas que tú pudieras leer su mente? ¿Te imaginas poder escribir la historia que tu lector QUIERE leer? ¿No te ahorraría eso un montón de trabajo y de disgustos? ¡Ya lo creo que sí!

Lo sentimos pero no estamos interesados

Es una de las muchas variantes con las que las editoriales te devuelven los manuscritos. Otra podría ser: «su historia no se adapta a nuestro catálogo» o «en estos momentos su historia no encaja en nuestra línea editorial». Si nunca te has encontrado con una de estas frases, es que aún te faltan un par de hervores como escritor, vamos… que aún tienes mucho camino por recorrer. Todavía no has sacado callo.

Muchos escritores nos encontramos con estas frases —y con otras 100 variantes políticamente correctas— cuando enviamos nuestros manuscritos a las editoriales. Y nos pasa incluso cuando hemos escrito una novela buenísima. Una de esas que nacen de una idea genial. La envías, te la rechazas y te preguntas: «¿Cómo puede ser? ¿Cómo es posible que me rechacen si la historia es genial?».

Pues muchas veces lo hacen porque tu historia, simplemente, no les llega como lectores. La idea puede ser muy buena, pero no está enfocada a su público. No has sabido hablar el mismo lenguaje que tus lectores. Tienes que escribir para ellos. Y ya sé que esto va en contra de todos los consejos de escritura que has recibido en tu vida. Pero hoy en día es necesario que hables como tu lector y que respondas a sus necesidades. Si no lo haces, no se tomará la molestia de leer algo con lo que no está conectando.

¿Y qué quieren ahora estos pesados?

Sí, es ficción y es entretenimiento… Pero tu lector entiende el entretenimiento de una forma muy concreta y tienes que saber descifrar eso, necesitas entenderlo. ¿Quieres que alguien te lea? Pues habla su idioma. Si tus lectores usan frases cortas, no van a leer un tocho lleno de subordinadas y párrafos de tres páginas. Aunque a ti te encante leer y escribir a los clásicos… Si no eres capaz de conectar con el que te está leyendo, de nada te servirá ser el próximo Joyce.

Como escritor tienes la obligación moral de dar un paso atrás, tienes que ser capaz de dejar a un lado tus preferencias y estudiar a tus lectores. Necesitas entender qué quieren, cómo leen y, muy importante, qué suelen leer. Que es lo que les hace emocionarse y engancharse. Cuando los entiendas bien, busca sus necesidades, sus puntos de dolor, ¿qué historia les encantaría leer?

Descubre qué es lo que les falta, dáselo y te amarán.

Usar el copywriting para ser mejor escritor

El escritor, igual que el copywriter necesita conocer a su audiencia. Tienes que conocer a tus lectores y entender qué palabras escoger, qué tipo de frases usar y cómo construir la estructura de tu novela. Tienes que seducir al lector para que te lea, arrastrarlo hacia la historia y engancharlo usando la emoción y la intriga.

Ya sabes que a mí me encanta todo esto del storytelling y tal, así que te voy a dejar algunos consejos para que acabes de entender cómo el copywriting te hace mejor escritor.

1. Dale a tu lector lo que quiere

Cuando un copywriter comienza a escribir un artículo, lo primero que hace es pensar cómo sus lectores. Lo primero siempre es entender a nuestra audiencia. En marketing las cosas no salen de la nada, no puedes hacer que una persona quiera algo que va contra sus motivaciones o deseos; no se puede vender algo que no gusta. Primero entendemos qué necesita la audiencia y luego, creamos los textos en base a sus necesidades o sus deseos.

Cuando planificas una novela, deberías tener en mente a tus lectores. ¿Qué quieren? ¿Sabes qué les emociona? ¿Hay algo que lleven tiempo buscando y no encuentran? Si tu historia se ajusta a eso, pues adelante, dale a la tecla. Pero, si no lo hace, igual deberías preguntarte si hay alguna forma de adaptar esa historia o tus personajes a sus necesidades y sus deseos.

Si eres capaz de tejer una historia a medida para tus lectores… Entonces te los meterás en el bolsillo, te adorarán y te seguirán.

2. Busca. Busca más. Hazlo mejor

Uno de los principales trabajos de un copywriter es informarse. Nos pasamos más tiempo investigando sobre los temas que escribiéndolos. Muchas veces es necesario hacerlo, ya que como copywriter tienes que escribir sobre muchos temas diferentes y no vas a ser un experto en todo.

En literatura, si eres capaz de hablar el idioma de tus lectores, si expresas sus ideas y sus deseos, calarás en ellos. Es por eso que deberías pasar algún tiempo investigando sobre lo que estás escribiendo. Aunque escribas ficción, si tu historia es realista y creíble, tus lectores la aceptarán mejor. No hay peor que una crítica que te diga: «este giro es poco realista» o «esta situación es poco creíble». Esto es un fatality en toda regla para cualquier novela.

3. Tener algo que decir

Escribir siempre es más fácil cuando sabes qué vas a decir. Cuando tienes una buena historia que contar. A mí, algunos artículos me resultan mucho más sencillos de escribir que otros, porque tengo una idea muy clara de lo que quiero hacer. Por otra parte, algunos artículos que no me gustan o que no tengo tan claros, son un infierno y se me hacen muy cuesta arriba.

Cuando vayas a escribir una nueva historia, asegúrate de que es esa la que quieres escribir. Tienes que estar muy seguro de que tiene algo importante que transmitir a tus lectores, que la entenderán y que, al final te sentirás satisfecho de haberla escrito.

4. Tener voz propia

Una de las mejores cosas que ha hecho por mí el copywriting es obligarme a escribir cada día. De esta forma me he ido quitando capas de timidez y de basura, al final, debajo de todo ese polvo y cascotes, resulta que había una voz. MI voz y ha sido gracias al copywriting que he sido capaz de desarrollarla y, lo más importante, de hacer que saque músculo.

Al fin y al cabo, no se trata solo de escribir una historia sin más. También se trata de cómo la escribes, de cómo dices eso que llevas tanto tiempo tratando de decir. Si tu voz llega a tus lectores, si eres capaz de conectar con ellos con tu estilo, tendrás mucho terreno ganado.

Te digo lo mismo con tu estilo. Las mejores novelas no tienen por qué ser revolucionarias. Es más, a día de hoy seguramente ya está todo dicho o hecho. Sin embargo, una novela que toca un tema clásico, pero desde una nueva perspectiva puede ser la revolución que esto necesita. No tienes que ser rebuscado, no tienes que irte por las tangentes, coge algo que funciona y escríbelo con tu voz y con tu estilo.

Escribe tu historia.

5. La emoción

El copywriting, casi siempre se basa en tocar las emociones. La gente reacciona bien a las emociones. Hoy en día, que todo es sintético, de plástico, de aluminio o de silicio, la gente está volviendo a las cosas antiguas. Sí, las llamarán vintage, pero lo que quieren decir es que echan de menos aquellas cosas: discos de vinilo, ropa como la que llevaban nuestros padres… La añoranza es una emoción MUY fuerte.

Usa las emociones en tus novelas. Juegas con la avaricia, con el miedo, la alegría, la añoranza, al envidia… De la misma forma que en copywriting el uso de las emociones puede llevar a un cliente desde el reconocimiento a la venta. Serán las emociones las que te harán conectar con tu lector. Un gran ejemplo de esto es Murakami, él usa las emociones en sus novelas y las convierte en adictivas.

6. Edita en bruto

La edición y la corrección de una novela es otro de los puntos fuertes. Realmente, es como hacerla pasar por quirófano. Antes de entrar, nuestra novela es Quasimodo, pero tras pasar por el bisturí de la edición se convierte en una modelo de alta costura.

Edita, corrige, cambia, recorta. Quita cualquier cosa que no aporte nada a la historia o a la estructura. Ya sea en el copywriting o en literatura, cada palabra debe cumplir un propósito en la frase, lo que significa que editar y corregir es esencial para la salud de tu historia. No tengas prisa en esta parte, no dejes que te atosiguen con tiempos y entregas, tómate todo el tiempo que necesites y nunca dejes salir tu historia del quirófano con las costuras a medias.

Ya lo ves. El copywriting te hace mejor escritor y de muchas formas diferentes. Yo reconozco que he crecido mucho escritor gracias a mi trabajo como copywriter. Casi puedo decir sin miedo a meter la pata que me ha ayudado mucho más mi trabajo que cualquier clase o consejos de escritura. La práctica, es la que hace al maestro, no los consejos ni los manuales.

Ahora te toca a ti poner en práctica todo esto que hemos aprendido. ¿Has usado alguna vez el copywriting en tu blog o en tus textos? ¿Lo usarás ahora o prefieres no acercarte al marketing?

Entrada anterior
Compararte con otros escritores y otras putadas que te estás haciendo
Entrada siguiente
Cómo puede un escritor sobrevivir a 2018

Entradas relacionadas

No results found

7 Comentarios. Dejar nuevo

Yo intento usarlo, no sé con qué acierto, pues mis nociones son lo que voy a prendiendo de ti y de los cursos y artículos de MOLPE y algunos otros sitios, pero la verdad pienso que saber seducir con el lenguaje es una potente herramienta que ojalá hubiera conocido en mis años mozos para aplicarla a cuestiones más lúbricas.

Cada vez me doy más cuenta de que el dicho de que “la pluma es más fuerte que la espada” seguramente hace alusión al poder seductor de la palabra.

Otro gallo hubiera cantado XD

Comparto en redes.

Un abrazo.

Responder

    Nunca es tarde, maifrend. Nunca es tarde. A mí también me hubiese venido muy bien conocer todos estos conceptos hace 7 años cuando comencé a escribir por Internet… Claro que también me hubiese venido muy bien tener presente el concepto de «no tires nada»… No sé la cantidad de material que habré perdido en blogs borrados y otras historias de estas… pero bueno, al final, con lo que tenemos que quedarnos es con que nunca es tarde.
    Ahora estás aprendiendo a usar el copywriting, pues bienvenido sea. Hay que ponerlo en práctica poco a poco, para mejorar lo que escribas a partir de ahora. Yo lo he hecho, mejor dicho lo estoy haciendo, pues aún sigo aprendiendo —y no creo que deje nunca de hacerlo—.
    Un abrazo!

    Responder

Tienes mucha razón! Es imprescindible saber enganchar para que te lean. Me atrae mucho el copywriter pero creo que se necesita tener mucha creatividad.No sé si yo tengo ese don .Aun así lo intento día tras.Un saludo

Responder

    La creatividad, como todo en este mundo se puede desarrollar. Solo tendrías que tener tiempo y dedicar unos meses a ir desarrollando esa parte loca que todos tenemos dentro. Si buscas en Google, encontrarás muchísimos artículos, vídeos y cursos que te explican cómo puedes desarrollar tu creatividad o cómo reforzarla en esos momentos en los que nos fallan un poco las piernas —que a todos nos pasa—. 😉

    Responder

¡Hola! Aparte de que creo que en realidad el truco está en hacer una mezcla (si ya lo decía Aristóteles, que en el término medio está la virtud) entre lo que a ti te apasiona (porque se nota cuando escribes por “obligación”) y lo que les interesa a los lectores, estoy 100% de acuerdo en que el copy es muy necesario a la hora de vender, ¡especialmente en la sinopsis! Y me sumo al carro de que a algunos la información nos llega tarde, pero ¡menos mal que termina llegando!

Responder

    ¿Y por qué nos costará tanto a los seres humanos alcanzar ese justo medio? Es verdad que lo idea es que encontrar ese equilibrio, también es verdad que lo natural es escribir sobre lo que nos gusta. Yo mismo escribo mucho terror porque me gusta… Aunque también es verdad que hace mucho tiempo que tengo unas ganas locas de escribir cosas diferentes (tengo ganas de pasarme al thriller y a la fantasía desde hace mucho tiempo) y no lo hago porque mis lectores, al final, buscan lo que buscan… Creo que este año cambiarán muchas cosas, entre ellas el género al que me dedico (¡ojo, que no pienso abandonar el terror!). En fin, a ver si logro camelarme de la misma forma a mis lectores 😉
    Un abrazo, Elena, gracias como siempre por leer y comentar.

    Responder

Ah, interesante.
Yo también trato de conocer a mis lectores, les doy un lugar privilegiado en mi mente al escribir.
Ya sé que están mal vistas, pero en mi caso son las plataformas interactivas las que me retroalimentan, las que me hacen sentir escritora y querer ir más allá. Capítulo a capítulo se crea un intercambio interesante y rico: que si esto no me gustó, que si has sufrir a este personaje, que si hay pobre chica déjala ser.
No hago lo que me dicen pero agarro sus guiños y me inspiro. Me encanta!!
Creo que, para empezar, es perfecto, permite humanizar lo que hay del otro lado de la página, tu lector/a. Bueno, yo es que escribo para que me lean aunque llevo casi nada haciéndolo, será año y algo.

Gracias, me hizo pensar. Lo de editar y corregir, mantener la belleza y profundidad en una frase economizando palabras, me parece muy importante.

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú