Escribir un cuento tiene sus propias reglas. Por eso te traigo unos pocos consejos para escribir un relato corto. Aunque te servirán para cualquier cosa que te propongas contar, te serán mucho más útiles para enfrentarte a los cuentos y relatos.

En este artículo encontrarás consejos sobre los principales elementos que construyen los relatos: personajes, trama y tema. Estos elementos, cuando te enfrentas a historias condensadas en menos de 10.000 palabras, cobran mucha importancia y deberás aprender a controlarlos.

El relato corto nos presenta el reto de desarrollar los puntos clave de la ficción —estructura, personajes, trama, punto de vista…— en un espacio muy reducido, lo más habitual suelen ser las 5.000 palabras. Para afrontar este desafío, los escritores suelen seguir, muchas veces de forma inconsciente, ciertas reglas estandarizadas.

5 consejos para escribir un relato corto

1. No te pases con los personajes y no cambies de narrador

En 5000 palabras no tienes espacio para más que una pareja de protagonistas. Tampoco tienes páginas y páginas de diálogos y caracterización, lo que te obligará a ser rápido y eficiente. Encuentra formas directas de describir y dar vida a tus personajes mediante sus acciones.

Los personajes secundarios en un relato solo sirven para acelerar la narración y hacer que la historia avance. No les des más importancia. No pierdas tiempo describiéndolos, dales un par de pinceladas y sigue adelante.

Al tener uno o dos personajes protagonistas, tampoco tienes oportunidades para saltar de narrador. Céntrate siempre en uno de ellos y no cambies de perspectiva. Es muy complicado encontrar un equilibrio en tan poco espacio.

2. No viajes en el tiempo

Algunos relatos muestran saltos en el tiempo o flashbacks. El problema es que este recurso, en un espacio tan reducido, resulta peligroso. Un relato corto funcionará mejor si transcurre en un tiempo concreto.

Te pondré como ejemplo Catedral, de Raymond Carver. La historia nos sitúa en casa del protagonista, durante la visita de un amigo de su mujer que es ciego. No salimos del salón en ningún momento.

No hay motivos para volver atrás o para ver el futuro. Mostrar el pasado de un personaje en un relato corto, no tiene mucho sentido, es poco realista. Sin embargo, puede servir para dar una pincela extra de información, algo muy rápido.

Siguiendo en el ejemplo de Catedral, solo abandonamos fugazmente el salón de nuestro matrimonio, para entender un poco mejor al personaje protagonista. Son flashbacks breves, concisos y de un pasado muy reciente.

Limitando el transcurso del relato a la actualidad, refuerzas la historia y permites al lector que se centre en ella. El tiempo transcurre de forma natural para los personajes, pero también para los lectores.

3. No seas amable en la revisión

Los relatos cortos y la poesía necesitan que tengas mano dura a la hora de revisar.

Cada frase, cada párrafo que escribas debe construir algo o debe hacer que avance la historia. Si no hace unas de estas dos cosas, debes eliminarlo.

Aquí es donde brilla ese consejo «kill their darlings» de William Faulkner, pues el relato corto necesita que apliques al máximo la economía del lenguaje.

Si quieres entender qué significa eso de la economía del lenguaje y saber cómo es un relato en el que cada palabra cumple con su función, te recomiendo que leas Un lugar limpio y bien iluminado de Ernest Hemingway.

4. Utiliza una estructura sencilla

Un relato corto se compone de exposición, conflicto, aumento de la acción y clímax. Al lector de relato no le interesa lo que le pasó al protagonista la mañana antes, tampoco lo que pasa la mañana siguiente.

Es cierto que, en cuestión de estructura no hay nada escrito en piedra y que tienes espacio para experimentar. Pero ten en cuenta que algo deben suceder cosas o, por lo menos, el lector debe tener la sensación de que algo ha sucedido.

Los relatos cortos, en la mayoría de los casos, narran sucesos que parecen banales, pero que en el fondo tiene una carga mucho más profunda. Tienes herramientas a tu disposición que te ayudarán en este punto: conflicto y resolución.

Como en cualquier texto narrativo, el inicio y el final son los más importantes. Asegúrate que las primeras y últimas líneas de tu historia son las más fuertes.

5. Aprende a romper las reglas

Las reglas están para romperse. Esta afirmación no es mía, la puedes encontrar en la introducción del Gotham’s Writer’s Workshop. Los relatos cortos, por su brevedad, nos llaman a la improvisación y la experimentación.

Seguramente, este es uno de los mejores consejos para escribir un relato corto que vas a leer en toda tu vida.

Estructuras extrañas que serían imposibles de soportar durante 300 páginas, puede que resulten maravillosas en 15. También los límites de los géneros literarios son más fáciles de traspasar en extensiones cortas.

No olvides que lo único importante es contar tu historia, esa que tienes en mente. Si romper las reglas te ayuda, hazlo. No rompas las reglas solo para ser innovador. En un relato corto, cada elemento debe obedecer a un propósito, incluso la estructura.

Escribir relatos cortos

Yo empecé en la literatura escribiendo relatos cortos. Lo hacía en una libreta, imitando los relatos de Poe, Lovecraft y King. Luego, a medida que empecé a desenvolverme en la lectura y la escritura, empecé a desarrollar historias algo más complejas.

A medida que escribía y escribía, me encontré con que no todas las historias podían ser contadas en este formato. Algunas me pidieron más espacio y tuve que dárselo. Otras, escritas como historia corta, seguían dándome vueltas en la cabeza, pidiéndome más y tuve que convertirlas en novelas.

Uno de los mejores consejos para escribir un relato corto que te puedo dar es que practiques. Utiliza los relatos cuando te atasques. Escribe relatos cortos cuando no tengas de escribir o cuando sientas que te quedas sin ideas. A veces es tan sencillo como sacar cinco palabras al azar y escribir un relato de 1000 palabras en el que aparezcan todas ellas.

Los relatos cortos son uno de mis placeres culpables, me encanta leerlos y me encanta escribirlos. ¿Y tú? ¿Te gustan los relatos o eres más de novelas?