El mes de noviembre es especial para muchos escritores ya que es el mes en el que se celebra el famoso Nanowrimo, aunque no pasa de ser una moda más, son muchos los escritores que se apuntan al reto de escribir 50.000 palabras en un mes.

El Nanowrimo se puede enfocar desde muchos puntos de vista, uno de ellos es el de plantearnos un simple reto: escribir X palabras en un mes. Puede ser un desafío: escribir una novela en un mes. Otro modo de enfocarlo es el de ejercitar nuestra escritura, crear un hábito de escritura diario, dejando de un lado el llegar a “ganar” o no.

Te guste o no (a mí personalmente no me gusta) este reto es una buena forma de ejercitarnos como escritores, puede ser también una buena forma de romper el bloqueo del escritor o una manera de crearte un hábito de escritura.

Hoy te traigo un artículo con algunos trucos y con mucha información que te ayudará a salir victorioso de la batalla contra la hoja en blanco. ¿Estás preparado?

Kit de supervivencia Nanowrimo

Lo primero es lo primero, si queremos superar este reto necesitamos estar preparados. El Nanowrimo es como un ataque zombi, lo principal es tener las herramientas necesarias para sobrevivir.

Hay algunos elementos básicos que no voy a nombrar como el ordenador, un procesador de texto y una silla. Otros, como la historia los detallaré más adelante, así que vamos con lo principal.

1. Martillo

Mete tu teléfono en una caja, luego coge el martillo y golpea la caja hasta que notes el brazo entumecido. Supongo que habrá buenas razones para mantener el móvil encendido mientras escribes, pero, si pretendes terminar esto, vas a tener que reducirlo a trozos muy pequeños… O apagarlo, eso ya es cosa tuya.

2. El Santo Grial

Si quieres afrontar el Nanowrimo con éxito necesitarás mantener la cabeza despejada. Cada escritor tiene su propio elixir, para algunos es el café, para otros las bebidas energéticas, hay quien prefiere la cerveza y algunos son más de té con pastas. NO importa lo que bebas, pero necesitarás un cáliz, un Santo Grial, el mío es mi taza favorita.

Cómo sobrevivir al Nanowrimo

Coffe is coming!

Búscate uno o róbale uno a alguien.

Si te apetece fardar de taza molona puedes enseñarme tu grial en @Excentrya o en la página de Facebook de Excentrya, para que todos vean como mola tu taza.

3. Alimentos para el cerebro

La cafeína está muy bien para mantenerte despierto, pero necesitarás alimentar también tu cuerpo y tu mente. Si te gusta picar seguro que estarás pensando en patatas fritas, galletitas saladas y ese tipo de cosas, si eres amante del riesgo te abastecerás de bacon y carnes rojas procesadas, si eres una persona sana preferirás los batidos de proteínas, las barritas energéticas o la fotosíntesis.

Sea como sea, ten a mano reservas de comida.

4. Chocolate

La comida sana está muy bien y todo eso, pero nuestro cerebro necesita gasolina y no hay nada que le guste más a nuestro cerebro que el azúcar. Espera… Sí, sí que lo hay: el chocolate. Está científicamente probado que el chocolate es un alimento muy sano, aporta antioxidantes y ácidos grasos omega, lo que ayuda a mantener una actitud positiva. Y si piensas escribir una novela en un mes, más te vale tener una actitud la hostia de positiva.

5. Permiso para escribir mal

Esto lo deberías tener claro siempre que escribas un borrador, pero es especialmente importante durante el Nanowrimo. Aquí no se trata de escribir el siguiente premio Planeta, se trata de vomitar 50.000 palabras en un mes.

Escribe rápido así que no te preocupes mucho por lo escribes, piensa que estás guardando arena en una bolsa para luego construir castillos. Guarda toda la que puedas.

6. Temporizador

Escribir 50.000 palabras al mes intimida a cualquiera. Escribir 2000 palabras al día, desmoraliza a cualquiera. Pero escribir todo lo que puedas en 10 minutos es un reto y eso mola.

Puedes competir por Twitter con tus seguidores, con tus compañeros de Nanowrimo o simplemente contigo mismo, uso un temporizador de cocina y vence en las septuagésimo primeras Batallas de palabras.

7. Un uniforme

Cómo sobrevivir al NanowrimoPor desgracia no existe un uniforme universal para escritores (una lástima), pero tener un uniforme para escribir puede ser una ayuda extra, ya que te pondrá en modo escribir. Hay quien escribe en pijama, otros en sudadera, a lo mejor tienes una gorra de escribir, algunos se compran las camisetas del Nanowrimo y otros son nudistas.

Usa el que prefieras, pero mantén una continuidad, de esa forma cada vez que te calces el “uniforme” te pondrás en «modo escribir».

8. Recordatorios

Es una buena idea tener recordatorios cuando llega noviembre, de esta forma sabrás que comienza el Nanowrimo y poco a poco irás entrando en modo escribir.

Puedes usar tótems visuales como en Origen o puedes usar a Desmond Hume de constante como hace Daniel Faraday en Lost. Sea como sea, es una buena forma de saber que en noviembre tienes que escribir.

9. Cliffhangers

No estoy hablando de los cliffhangers tradicionales, aunque también está muy bien que los uses en tu novela. Lo que quiero decir es que no deberías terminar una sesión de escritura sin saber exactamente dónde vas a empezar al día siguiente.

Una forma de conseguir esto, es dejar la sesión en mitad de un párrafo o, mejor todavía, en mitad de una frase. Tu cerebro sentirá la necesidad de seguir escribiendo y te mantendrás en «modo escribir».

10. Un juego

Un poco más adelante encontrarás algunas estrategias para mantenerte motivado durante el Nanowrimo, sin embargo, enfrentarte al reto de escribir 50.000 palabras en un mes puede acabar con tu creatividad, tu moral, tu vida social…

Siempre va bien tener un plan o una estrategia para cuando la mente se nos espesa. Hay muchos juegos interesantes para desbloquearnos cuando nos atascamos, en Literautas podemos encontrar algunas actividades, incluso un libro entero dedicado a “juegos de escritura” y formas de encontrar inspiración.

Yo uso los Story Cubes de Rory, unos dados con dibujos que se usan para jugar a contar historias, además de ser una forma excelente de pasar una tarde con los amigos, son geniales para mantener la creatividad en los peores momentos.

Cómo sobrevivir al Nanowrimo

El Señor de los Anillos contado con los Story Cubes

7 pasos para mantenerte movitado durante el Nanowrimo

Participar en el Nanowrimo está muy bien, a todos nos gusta ponernos a prueba como escritores y tratar de escribir la gran novela en un mes. Millones de escritores se apuntan al reto, pero, ¿cuántos son capaces de terminar?

Si ya lo tienes claro y has decidido que vas a participar este año, lo mejor que puedes hacer es mantener la motivación y no perder de vista tus metas, por eso te dejo aquí algunas cosas que deberás tener siempre en cuenta.

1. Crea un calendario realista

Si pretendes escribir una novela en un mes, vas a necesitar tener un plan. Si quieres que terminar el Nanowrimo no suponga un fracaso absoluto tienes que tener un esquema realista.

Decide cuál va a ser tu límite de palabras diario.

Para tener una idea clara de las palabras que necesitas escribir al día, tendrás que saber cómo son los libros de tu género. Por ejemplo, las novelas de ciencia ficción suelen tener unas 100.000 palabras, mientras que la Young adult tienen unas 55.000 palabras como mucho.

Una vez te hayas hecho una idea de lo que quieres escribir tendrás que dividirlo en 30 días de trabajo. Recuerda que tienes que ser realista, si te has embarcado en una Space Opera de 100.000 palabras deberías escribir 3333 palabras al día. Si todavía no has empezado, el número de palabras al día que vas a tener que escribir asciende hasta 4000, si además tienes trabajo y familia será imposible escribir tanto.

Márcate un objetivo más realista, escribe algo de entre 50 y 60.000 palabras. Esto te dejará sobre las 2000 palabras al día, un número aceptable. Piensa que el Nanowrimo no es el fin de la escritura (al menos no debería serlo), siempre podrás ampliar el borrador tras el Nanowrimo.

Divide tu esquema diario en partes más pequeñas.

2000 palabras al día sigue siendo un montón de trabajo, puede que no llegues siempre a la meta y eso podría desmotivarte. Para que no te pase eso, divide tus sesiones de escritura:

  • Tómate un descanso cada 900 palabras. Levántate de la silla, tómate algo o da un paseo.
  • Si eres capaz de escribir 30 palabras por minuto, alcanzarás las 900 palabras en 30 minutos. Dividir el tiempo de escritura de esta forma puede ayudarte a cumplir con tus objetivos.

Dividir y gestionar la escritura te ayudará a mantenerte escribiendo y motivado, sin embargo, ¿qué pasa si te bloqueas? El tiempo corre y al Nanowrimo no le importan tus bloqueos si no la cantidad de palabras que escribas.

Para evitar esto haz un pequeño esquema en cada escena o en cada sesión de escritura, por ejemplo:

Objetivo: 900 palabras

Escena: El vampiro está atrapado en el sótano.

Fin: Cambiar los papeles, mostrar a la mujer como agresiva y al vampiro como “víctima”.

Puede que prefieras no tener una escaleta y dejar que la historia y los personajes fluyan solos. Pero incluso con estos esquemas hay mucho espacio para la libertad creativa y además te resultarán de gran ayuda para mantenerte motiva y escribiendo.

2. Elimina las distracciones

Uno de los principales enemigos de los escritores son las distracciones, yo me distraigo con mucha facilidad y cuando tengo que parar a pensar en la siguiente frase, mis dedos trabajan solos y acabo revisando Facebook o el correo, con esto pierdo muchísimo tiempo, lo sé, pero me cuesta mucho evitarlo.

Si te has embarcado en el Nanowrimo no te puedes permitir distracciones mientras escribes.

Podemos dividir estas distracciones en dos clases: Negocios y Placer. Negocios son todas aquellas cosas que tienes que hacer por obligación. Si tienes hijos, intenta programar tus sesiones de escritura cuando se hayan acostado, si tienes trabajo hazlo para después del trabajo.

Aquí tienes algunas cosas que debes y no debes hacer para mantener las distracciones a raya:

Hacer

  • Haz una lista con tus mayores distracciones y soluciones para reducirlas.
  • Sigue esa lista.
  • Usa extensiones que bloqueen temporalmente las páginas que más te distraen.

No hacer

  • No elimines todas las demás actividades de tu día a día. Necesitas salir y hacer otras cosas para no agobiarte.
  • No dejes que el proceso de reducir las distracciones se convierta en una fuente de distracción.

3. Premios y recompensas

Una de las principales fuentes de desmotivación para los escritores noveles puede ser lo difícil que resulta terminar un libro, o más allá, verlo publicado. Si nos frustramos antes de comenzar será complicado terminarlo.

Una buena forma de evitar desmoralizarnos y seguir adelante es sentar algunas metas más fáciles y premiarnos al alcanzarlas. ¿Hace tiempo que has estado esperando para comprarte ese capricho? Pues cómpratelo cuando alcances las 25.000 palabras o cuando hayas pasado una semana entera cumpliendo con tu horario de escritura.

Los premios no tienen que ser materiales, puedes programar una cena con los amigos, puedes ver esa película que hace tanto tiempo que quieres ver. Cualquier cosa que te haga sentir bien sirve como recompensa.

Una de las cosas buenas del Nanowrimo es que tiene su propio sistema de recompensas, de esta forma por cada meta que consigas tendrás una insignia que podrás lucir orgullosamente en tu perfil y que te ayudará a seguir motivado.

4. Los grupos de escritura

Una de las mejores formas de mantenerte motivado es la de unirte a grupos de escritores, o crear un grupo para compartir con otros escritores que también se encuentren participando en el Nanowrimo.

Una de las cosas buenas que tiene el Nanowrimo Camp de julio es que te ofrece la posibilidad de compartir “cabañas” con otros escritores, es una gran opción para darse ánimos entre todos y mantener la motivación hasta el final.

5. Motívate

No hay mejor motivador que tú mismo. Una buena forma de motivarte es llenar tu espacio de escritura con frases e imágenes que te motiven a seguir escribiendo. Rebeka Oktober es una de las personas que mejor hacen esto, muchas veces comparte con los demás sus fotos con imágenes, libretas y frases que la inspiran en sus escritos, sigue su ejemplo y verás como funciona.

Si, como yo, no soportas las frases de motivación a lo Coelho y te encantan las listas, puedes hacer una lista con los 5 principales beneficios que tiene escribir un libro. Cosas como publicar, ganar un Nobel de literatura o tener un ejército de groupies desnudas pueden ayudarte a terminar tu novela en un mes…

6. Tener un coach

Ahora están de modo los coaches, los hay para todo: música, canto, baile, estilismo… Incluso hay gente que se dedica a cobrar por decirte como tienes que vivir para ser feliz.

Tener un coach en la escritura no es mala idea, no hace falta que te busques un gurú como toda esa retahíla de personajillos siniestros que salen en el DVD de El Secreto, te sobra con tener un amigo escritor que te apoye y te aconseje.

Un buen coach incluso te dará buenos consejos para eliminar distracciones y mantenerte concentrado.

7. Anticípate a los problemas

Dejemos las cosas bien claras, vas a fallar. Inevitablemente llegará un momento en esta contrarreloj en el que lo dejaremos. Muchas veces la familia o el trabajo requieren nuestra atención y este reto puede pesarnos demasiado.

Es por eso que tienes que seguir con tu plan y tener muy presente todo lo que has leído en este artículo:

  • Parte tu novela en trozos pequeños y manejables.
  • Haz un grupo con otros escritores que también estén participando en el Nanowrimo.
  • Haz una lista con todas las recompensas que obtendrás al terminar tu novela.
  • Haz un calendario de escritura y señala las recompensas que piensas otorgarte al alcanzar las metas marcadas.

Ten en cuenta que habrá muchos días en que la escritura se te hará tediosa y pesada, planea cómo piensas afrontar esos momentos de antemano, busca algo divertido para hacer.

Por ejemplo, si en algún momento tu personaje comienza a parecerte aburrido, introduce un personaje secundario que cree conflicto. Cuando creas que lo vas a dejar, cambia de escena, escribe otra escena divertida.

Ideas: Búscate problemas

Nada de todo esto te servirá si no tienes una buena idea para tu novela. Si no sabes qué vas a escribir o por dónde empezar la cosa no pinta bien para ti.

El Nanowrimo ya lleva 5 días en marcha, puede que hayas empezado, puede que no te hayas decidido todavía y puede que no lo hayas hecho porque no tienes una buena idea para comenzar. Yo te doy un consejo: búscate problemas.

Todas las historias empiezan con una problema o con un conflicto, es la base de toda narración. Pueden ser muchos problemas, un par de ellos o uno solo, pero tiene que haber un conflicto.

El conflicto básico puede ser desarrollado de infinitas formas, puede ser complicado al principio, pero una vez has empezado a desarrollar tu habilidad para hilar historias, verás lo sencillo que resulta.

Un ejemplo de esto es la vieja premisa de: viejos rivales que deben aprender a trabajar juntos. Existen miles de ejemplos de distintas historias desarrolladas a partir de esta premisa básica, desde Toy Story hasta Guardianes de la Galaxia.

Otro ejemplo sería el de un amor imposible, aquí tenemos millones de ejemplos, Aladdin, Romeo y Julieta o La Princesa Prometida, todos son grandes ejemplos de este tipo de premisa.

Aunque la base es la misma cada historia es distintas, existen millones de problemas que puedes buscarte: bandas, drogas, paro, distopías, utopías, asesinatos, hambre…

Si todavía no tienes muy claro el tema para tu novela, puedes escoger entre millones de disparadores de ideas en Internet, seguro que tú solo te bastas para encontrar buenas ideas que desarrollar de formas novedosas y complejas.

Cómo sobrevivir al Nanowrimo

A lo mejor necesitas mantenerte despierto.

6 cosas sobre las que no deberías escribir jamás en el Nanowrimo

Bueno ya tienes algunas buenas ideas para escribir, puede que decidas usarlas o puede que no. Eso ya depende de ti, sin embargo yo te voy a dar un consejo más, algunos temas que no deberías tocar en el Nanowrimo.

¿Por qué? Pues porque son aburridos, faltos de ritmo y dudo que le vayan a interesar a nadie. No es un mal consejo. Como ya te he dicho ahí arriba vas a encontrar millones de disparadores de ideas y cosas por el estilo, pero muy pocos te aconsejarán sobre lo que NO tienes que escribir.

Para superar el Nanowrimo vas a necesitar algo más que litros de café y mis consejos para motivarte, lo principal es tener una buena idea. Gracias a mis consejos puede que ya la tengas, no sé… Una versión erótica de El Quijote en la que el hidalgo enseña a Dulcinea su pasión “privada”. O tal vez una revisión de la muerte de Hitler y Eva Braun en la que se disparan en la cabeza porque… ¡Están infectados con un virus zombi! ¡Bam! (¡me la pido!).

Las ideas van y vienen, el problema viene cuando te das cuenta de que esa historia tan buena que tenías se va viniendo abajo lentamente. Entonces, lo que parecía una carrera divertida se convierte poco a poco en una tortura, como correr una maratón en un cenagal con una tropa de orcos persiguiéndote con látigos.

No todas las ideas son iguales, algunas tienen piernas y otras no. Si tienes la mala suerte de dar con una de esas que no tienen piernas te va a tocar arrastrarla durante todo el trayecto hasta el final del Nanowrimo, así que, deberías tener mucho cuidado a la hora de escoger.

Por si te interesa yo te doy algunas ideas sobre lo que no deberías escribir para el Nanowrimo.

Cosas seguras

Si quieres que la historia avance necesitas peligro. Montones de peligros.

A mí me encanta el peligro físico, aunque puede que no encaje si tu historia trata sobre dos amantes que trabajan en una fábrica de cupcakes… A menos que uno de los dos vaya a caer dentro de la máquina de la pasta. Aunque dudo que tus lectores reaccionen bien a un romance en el que alguien encuentra un dedo dentro de su cupcake.

El peligro tiene muchas formas, puede ser perder un dedo dentro de la máquina de la pasta, pero también puede ser, simplemente, perder tu reputación, al amor de tu vida, quedarte sin blanca, que cierren tu fábrica de cupcakes por culpa de un desgraciado incidente con una máquina…

Las historias seguras son esas en las que no se arriesga nada, al menos nada que importe al lector. El peligro significa encontrar qué es lo que más le importa a tu personaje y pasar todo el tiempo intentando quitárselo.

No escribas cosas seguras, hazlo sobre personas colgando de balcones y precipicios, a punto de perder todo lo que tienen. Pon a tus personajes al límite.

Cosas aburridas

Mi trabajo no tiene mucho riesgo, me siento cada día delante del teclado y escribo. Eso no significa que no me guste lo que hago (me encanta), pero sí que es verdad que es más fácil crear peligro en ciertas situaciones.

Está claro que las profundas fosas submarinas y los pies de un volcán son lugares mucho más dados a los peligros que la oficina de Hacienda o un trabajo como administrativo. Sin embargo, siempre es posible crear situaciones de riesgo que vayan más allá de los puñeteros cortes con papel.

Imagina que el tipo has que los de Hacienda están haciendo una auditoría es un capo de la mafia o que los tipos que trabajan en tu oficina son en realidad lagartos espaciales o miembros de un culto satánico.

Escribe sobre lo que conoces, si tu trabajo es aburrido hazlo divertido. Nanowrimo solo dura un mes y no quieres perder la mitad metido en largas investigaciones, así que haz tuyo el dicho y «escribe sobre lo que conoces».

Cosas muy vistas

Amazon está lleno de Greys, Bellas, demonios sexualmente activos, ángeles sexualmente activos, elfos sexualmente activos, dinosaurios sexualmente activos y toda esa clase de porquerías, por favor, no trates de imitar la última moda.

Esto es Nanowrimo, tienes un mes para escribir una novela, diviértete, escribe algo nuevo y distinto, haz algo diferente. Se supone que es un reto, ponte al límite, salta de la zona de confort a ese foso lleno de cobras y a ver qué pasa…

Tus cosas

Escribir es una forma de cumplir algunos de nuestros sueños ocultos, es muy fácil hacer historias sobre volar a lomos de un dragón o tomar té con la reina Victoria. Sin embargo tienes que tener cuidado, no escribas para ti, los lectores se aburrirán pronto si se dan cuenta de que estás escribiendo para vengarte de aquel tío que te robó la novia en el instituto.

Los lectores quieren ver sus sueños hechos realidad, no los tuyos.

La literatura erótica es la que más fácilmente cae en este error. Al disfraz se le suele ver la cremallera bastante pronto y casi todos caen pronto en el esquema: tipo guarro arrastra a la inocente jovencita a hacer cosas que ella jamás habría imaginado. Para mí esto suele ser un NO en toda regla. No, no me interesan tus parafilias.

Escribe más allá de tus experiencias personales, abre la puerta y deja un hueco para que el lector se sienta cómodo en ella. A mayor protagonismo del autor, menos espacio para el lector, deja al menos un sofá ancho y mullido para que tus lectores se puedan quedar.

Cosas predecibles

Los buenos dramas funcionan porque juegan con lo impredecible. Lost es un gran ejemplo de esto, cada capítulo te dejaba fuera de lugar, necesitabas ver el siguiente.

Eso no significa que no puedas terminar tu novela romántica con un beso al ocaso, lo clásico siempre gusta. Además tienes que seguir ciertos esquemas, tus lectores se sentirán traicionados si el argumento principal de tu novela romántica gira en torno a la guerra civil de una raza de insectos carnívoros en el planeta Frigopedo.

Una novela romántica puede tener toques de ciencia ficción y una novela de ciencia ficción puede tener toques románticos. Pero hay que seguir ciertos esquemas en cada caso. Si presentas tu historia blanco y en botella, no quieras hacerla pasar por bacon. El romance necesita pasión, la novela negra requiere crímenes y la espada y brujería… Pues… ¿Espadas y brujerías?…

Pero como dice Guillermo del Toro: El viaje más triste que hay es el que tiene una ruta marcada, entonces no eres un viajero, eres un puto turista.

Si no eres capaz de plantar un buen par de giros en la historia, tus lectores se aburrirán como ostras. Tus lectores saben que los líderes cucarachos acabarán frotándose las antenas, pero el misterio está en saber cuándo y cómo lo harán… Incluso si de verdad llegarán a hacerlo. Retuerce la historia tanto como puedas, cuánto más complejo sea el giro mayores expectativas crearás.

Ahí es donde reside el verdadero genio creativo. Haz que un asteroide impacte contra el planeta Frigopedo justo cuando la guerra está a punto de terminar. Que tu personaje encuentre un cadáver en su casa el día que lo visita su suegra. Haz que el compañero del villano sea el verdadero malvado. Haz que el perro del compañero del villano sea el cerebro detrás de todo.

Cosas personales

Seguro que te has quejado muchas veces de ese personaje molesto que se cree el centro del mundo. Seguro que tienes uno de esos amigos que están convencidos de que son lo mejor que le ha pasado al universo.

No seas uno de ellos. Ya te lo he dicho antes, tienes que ser generoso con el lector, escribe sobre cosas divertidas, peligrosas, fantásticas. Ya tendrás tiempo de escribir tus memorias cuando seas alguien famoso e interesante.

Hasta aquí este montón de información, si has llegado hasta aquí, te felicito, tienes espíritu, colega. Sin embargo, no todo se queda aquí, en Internet hay millones de páginas con buenas informaciones sobre cómo afrontar el Nanowrimo que también te pueden interesar y, aunque entran dentro de las distracciones, puede que te interese echarle un vistazo.

A mí esto no me convence

A mí, personalmente, no me gusta el Nanowrimo, me parece que es una moda más a la que se está apuntando todo el mundo. Todos llevamos un escritor dentro y supongo que sale mucho más a cuento sacarlo una vez al año que tenerlo en nómina todo el tiempo. Mi amiga y editora, Cris Miguel, también es de las que opina que todo esto del Nanowrimo no es más que postureo, y así lo explica en su artículo Nanowrimo, un reto postureta, en su blog No me gustan los números.

Lo importante de escribir es hacer lo que nos gusta, disfrutar de la historia y de los personajes que creamos, de sus problemas, de sus vivencias. Esto de escribir 50.000 palabras al mes, me suena a concurso de belleza entre secretarias de la época de Mad Men, la que más escribe se lleva un buen pellizco (guiño, guiño).

Cómo sobrevivir al Nanowrimo

Miss DeCara Carísima

Hay que escribir cada día, sea noviembre, agosto o vendimiario. Lo importante es nuestra escritura y eso no se mejora escribiendo un mes al año. Está muy bien que te plantees esto como un reto, una especie de «Iron Man» de la escritura, ver si eres capaz de escribir X palabras en un mes… Pero reducir toda tu producción literaria a un mes, creo que no es el camino.

Pero bueno, para gustos colores, ¿no?

Un poco más…

Por una parte tenemos a Janalyn Voigt con un artículo que se titula Is Nanowrimo a Good Idea? (¿Es una buena idea el Nanowrimo?), si se te da bien la lengua de Shakespeare échale un ojo porque es bastante interesante. Por otra parte en Better Novel Project tienen una infografía muy chula y una buena recopilación de artículos sobre el Nanowrimo por si les quiere echar un vistazo.

Si lo tuyo no es el Nanowrimo o si no te apetece embarcarte en proyectos de 50.000 palabras que te van a minar la moral y las ganas de escribir, desde Megustaescribir nos plantean un reto muy distinto, lo llaman Cuentiembre y se trata de escribir un cuenta cada día durante todo el mes de noviembre. Si eres más de relato corto que de novela, quizá prefieras unirte a este reto.

En fin, hagas lo que hagas, recuerda que escribir y el arte son algo más que un evento anual. Ahora estamos muy contentos y todos nos unimos al Nanowrimo como si fuera una comuna que predica la salvación de nuestras almas, pero recordad que hay vida después de noviembre, que deberás seguir escribiendo cuando esto acabe… si es que de verdad te gusta escribir, claro.