Has terminado de escribir tu libro. Se acabó. Has puesto el punto final a tu historia y crees que puedes relajarte. Has bajado la guardia, quizá hayas descorchado una botella de cava para celebrarlo con los tuyos. Entonces recibes una llamada de tu editor diciéndote que tienes que escribir una sinopsis de tu libro.

Una sinopsis, repites con la mirada perdida más allá de la ventana.

¿Cómo se escribe una sinopsis? ¿Cómo resumes en unas pocas líneas tu novela? No puede ser cualquier resumen sin más. Debe ser divertida, ágil e invitar al lector a leer tu obra. ¿Cómo se hace eso?

Por las preguntas que recibo en el blog y en mis redes sociales, sé que las sinopsis son un desafío para los escritores. Es normal, cuando escribes te implicas a muchos niveles, pasas muchas horas dentro de tu historia, compartes muchos momentos con tus personajes y no resulta sencillo resumir para el lector. Si a este proceso, ya de por sí doloroso, le añades el tener que hacerlo de forma atrayente, la cosa se complica todavía más, ¿verdad?

Bueno, hoy estoy aquí para tratar de ayudarte a escribir la sinopsis de tu obra y atraer a más clientes lectores.

¿Qué es una sinopsis?

Vamos a empezar por lo básico: ¿qué son las sinopsis? La sinopsis no es más que un resumen general de una obra. El término viene del griego synopsis que significa algo así como visión de conjunto.

La sinopsis es un resumen de la obra que otorga al lector un visión amplia de los aspectos más importante de tu obra e invita a seguir leyendo. La sinopsis no debe incluir jamás visión crítica o reseña, sino que tiene como único objetivo informar.

Las sinopsis han sido utilizadas desde hace mucho tiempo en el mundo del cine. Normalmente, se incluye una sinopsis de la obra en el reverso de las carátulas que invita al espectador a ver la cinta. Las productoras también convirtieron estas piezas a formato visual en lo que hoy conocemos como avances o tráilers. El fin siempre ha sido el mismo, mostrar fragmentos de la obra y atraer al espectador.

En el caso de las sinopsis literarias, las de tu libro, se trata de un resumen argumental y comercial. Un texto que resume la historia que cuentas en tu obra. Puedes informar sobre tu protagonista, personajes y algunos hechos narrados, así como de dónde y cuándo suceden. En literatura, cuando hablamos de una sinopsis, casi siempre nos referimos a una sinopsis comercial que está enfocada en atraer lectores y captar su interés.

¿Para qué sirve una sinopsis?

Bueno, tal y como hemos dicho en el apartado anterior, la sinopsis sirve para atraer lectores. Se ofrece un atisbo de la obra, lo que en el lenguaje moderno de las series de Netflix podríamos llamar un sneak peak que dejará al lector con ganas de más.

Por otra parte, podemos encontrar sinopsis argumentales. Estas permiten al autor dar forma a la historia que quiere contar. Se trata básicamente, de una escaleta narrada, en la que se cuenta la historia a sí mismo con el mínimo nivel de detalle. Esta sinopsis servirá para repasar la estructura de la novela y encontrar fallos.

Regresando a las sinopsis comerciales, estas pueden utilizarse para diversos cometidos:

  • Contraportada de tu libro.
  • Promoción de tu libro en redes sociales.
  • La sinopsis se suele incluir en las notas de prensa.
  • Puedes (y deberías) usar la sinopsis de tu libro en tu blog.
  • Para la descripción de tu libro en Amazon y otras plataformas de publicación online.
  • Para presentar tu libro a editoriales.

¿Qué elementos debe contener una sinopsis?

Una sinopsis comercial de tu libro no puede parecerse a un resumen escolar de tu novela.

Es como el amor a primera vista, si no logras captar la atención de tus lectores al primer vistazo, no servirá de nada.

No me cansaré de repetir lo importante que es, ya que solo tienes una oportunidad y tienes que aprovecharla. Debes tener muy claro que no puede ser un resumen sin más de tu obra. Aunque los escritores lo detestamos, una vez más se trata de ponernos en la piel de un vendedor.

La sinopsis deberá identificar los aspectos más relevantes de tu historia. Es decir, el lector debe formarse una idea clara de lo que se encontrará en las páginas de tu novela a través de ese resumen. Para captar su atención, deberás incluir algún gancho que provoque curiosidad o que apele a sus sentimientos para que siga leyendo.

La sinopsis debe contener:

  • Un párrafo que mencione el nombre de tu protagonista y su situación al inicio de la historia.
  • Un segundo párrafo que desarrolle el conflicto principal y hable sobre el universo en el que se desarrolla la acción.
  • Un gancho.
  • Información sobre el protagonista.
  • Información sobre el conflicto que vivirá nuestro protagonista.
  • Un vistazo rápido a los obstáculos a los que se enfrentará.
  • Información sobre lo que pasará si no es capaz de superarlos.

Puedes añadir algunos detalles. Ciertos detalles aumentan la tensión, por ejemplo, puedes contar que solo tiene siete días para salvar al mundo.

Otro detalle que enganchará a ciertos lectores será apelar a los sentimientos: ¿qué motiva a tus personajes a seguir adelante? Por ejemplo, imagina una tribu perdida en el desierto africano azotada por una epidemia y cuya única esperanza son dos niños que deberán atravesar las ardientes arenas para salvar… ¿a quién? ¿Salvará a todos? ¿A sus padres? ¿Qué les llevará a emprender un camino tan peligroso?

Sea como sea, ve al grano. Incluye lo esencial para que el lector entienda la historia y se sitúe.

¿Qué extensión debe tener una sinopsis?

La que sea necesaria. Seguro que no te esperabas esta respuesta, pero es la mejor que te puedo ofrecer. Hay sinopsis muy buenas que tienen una sola frase y otras que pueden tener hasta veinte líneas.

La mayoría de los expertos recomiendan escribir sinopsis que tengan alrededor de 250 palabras. Recuerda lo que te he dicho del amor a primera vista, tu texto debe provocar un flechazo al lector. Si te enrollas, los lectores creerán que eres un pesado y no comprarán tu libro (para qué, si te vas a pasar 300 páginas divagando).

Lo mismo sucederá si no eres capaz de captar la esencia de tu obra en unas pocas líneas. Si no logras alcanzar el corazón de tu lector, todos huirán de tu novela.

¿Cómo puedes ser directo? Adapta el método de Marie Kondo, pregúntate qué es necesario y qué no. Elimina todo lo que no sea necesario. Deja solo los elementos sin los que el libro no tiene sentido. Olvídate de la alta prosa, sé directo, utiliza un lenguaje claro y limpio. No distraigas al lector con trucos de manos.

¿Y las sinopsis para las editoriales?

¡Ojo! Que aquí tenemos la excepción que confirma la regla. Si vas a enviar tu sinopsis a una editorial, puedes permitirte ofrecer más información. De hecho, deberías hacerlo, ya que esta sinopsis será tu carta de presentación.

Para este caso, cualquier cosa por debajo de las 800 palabras debería estar bien. Si pueden ser 500, mejor. Profundiza en la trama, los personajes y habla de ese personaje secundario que es tu ojito derecho.

Eso sí, cuando escribas una sinopsis para una editorial fíjate en qué pide esa editorial. Muchas editoriales exigen un formato concreto y que contenga cierta información. Lee bien los formularios de las editoriales antes de enviar nada.

Enviar una sinopsis a editoriales

Algunas editoriales no quieren que les envíes todo tu manuscrito de golpe y porrazo. Las hay que piden una carta de presentación y un resumen o sinopsis del libro, junto con los primeros capítulos.

Aprender a escribir una sinopsis que enganche a tus lectores, puede abrirte las puertas de una editorial. Una simple sinopsis bien escrita puede ser la diferencia entre acabar en la estantería de una librería o en la papelera de un editor. Es jodido, pero a veces la vida es jodida.

Si quieres saber qué editoriales españolas están recibiendo manuscritos, aquí tienes este artículo de David Generoso en el que recopila 70 editoriales españolas que sí aceptan manuscritos.

¿En la sinopsis debo hablar sobre la trama?

Por supuesto que sí. De hecho, la sinopsis debe hablar sobre la trama principal y olvidarse de todo lo demás.

Como te he dicho antes, tienes que eliminar todo lo sobrante, dejar solo los elementos principales de la trama sin los cuales el lector no puede entender de qué va tu libro.

Evita escribir sobre personajes secundarios y subtramas, a menos que sea estrictamente necesario para que tu lector entienda tu novela. Recuerda que escribir una sinopsis tiene un solo objetivo: hacer que tu lector quiera comprar y leer tu novela.

¿Cómo puedes saber que has elegido bien los detalles que debes dejar? Si al leer tu sinopsis eres capaz de entender todo, sin desvelar nada importante y sin perderte, lo has hecho bien.

La sinopsis debe ser compacta, es decir, tienes que ir del punto A al B sin perderte por el camino.

Por supuesto, no todo está escrito en piedra. Algunas sinopsis, como la de Mr. Mercedes, de Stephen King, son muy concisas; una sucesión de nombres y frases:

BILL HODGES, policía jubilado.

BRADY HARTSFIELD, asesino múltiple cuya culpabilidad Hodges nunca logró demostrar. (Esta frase es un spoiler, pero King suele jugar con los spoilers en sus textos, es un rasgo de su estilo).

Ahora vuelven a encontrarse y cientos de vidas están en jugo.

Un thriller sin par del gran maestro Stephen King.

Aquí vemos que la sinopsis se centra en los personajes principales. Se olvida del resto, no habla sobre Holly o Jerome, sino que se centra en el policía y el asesino. Es una buena sinopsis, aunque para mi gusta, algo falta de desarrollo.

Una buena idea sería incluir algún párrafo sobre cómo los personajes se desarrollarán a lo largo de la historia. Será sencillo llegar al lector mediante los sentimientos (esto es una regla básica del storytelling). Demuestra a tu lector que se encontrará con unos personajes vivos y tridimensionales.

Os pongo otro ejemplo, esta vez es la sinopsis de El Club de la Buena Estrella de Amy Tan. Aquí veremos cómo la sinopsis se centra en el conflicto y el desarrollo de los personajes:

A la muerte de su madre, June Woo ha de ocupar su lugar en las reuniones que mantenía con otras mujeres chinas. En torno al juego de mah-jong y la comida de su antigua patria, el pasado, la tradición y los sentimientos brotan en esos encuentros bajo la forma de las más sorprendentes historias.

Pero June solo desea conseguir su independencia, y adaptarse a la moderna vida norteamericana. Lentamente, la curiosidad y el dolor acabarán por traerla al mundo ancestral de su madre […]

El Club de la Buena Estrella

La sinopsis del libro sigue hablando sobre la transformación que veremos en June.

Como ves, son dos ejemplos de sinopsis muy diferentes, pero ambos válidos. Cada uno, llega al lector por una vía diferente. El primero, lo hace mediante el misterio y el segundo la empatía.

¿Qué sobra en una sinopsis?

Al escribir una sinopsis pueden sobrar muchas cosas. Por ejemplo, no deberías hablar sobre lo que desayuna tu personaje o en qué súper hace la compra. Tampoco deberías profundizar en detalles de la trama o del universo en el que se basa tu novela.

Como ya te he explicado, básicamente sobra todo lo que no sea estrictamente necesario para que el lector entienda de qué va tu novela.

Para que te hagas una idea:

  • Evita los adornos estilísticos. Esto también cuenta para las preguntas retóricas y los interrogantes tipo «qué pasará». Evita descontextualizar a tu lector, tienes que enganchar y tienes muy poco tiempo para hacerlo.
  • De la misma forma, no compliques las cosas. Utiliza un lenguaje simple, sencillo, claro y limpio. Ve al grano. Al pan, pan y al vino, vino.
  • No parafrasees fragmentos de diálogos. El lector no conoce a tus personajes aún, por lo que no hay nada que puedan decir que les interese.
  • ¡Cuidado con los spoilers! Habla de la trama, del conflicto, de cómo crecerán y cambiarán tus personajes, pero no desveles las partes importantes.
  • No hagas una lista de personajes, lugares y situaciones.
  • No te pierdas en descripciones. Si tienes un mundo vivo, creado al detalle y repleto de lugares maravillosos, deja que sea el lector el que los descubra durante la lectura.

Cómo escribir una sinopsis paso a paso

Si has leído hasta aquí, ya sabrás qué es una sinopsis, para qué sirve y serás capaz de distinguir los elementos que debe incluir y los que no.

Escribir una sinopsis de tu novela puede ser tan complicado como escribir la propia novela.

Algunos escritores noveles, se agobian tanto (o son tan vagos) que se limitan a copiar y pegar un fragmento de la propia obra. Economía del esfuerzo… Yo te recomiendo que no hagas eso, ya que un fragmento de una novela fuera de contexto te hará perder lectores o, al menos, no te hará ganarlos.

Si quieres escribir una buena sinopsis de tu libro, puedes:

1. Lo bueno, si es breve…

Las sinopsis deben ser breves. No se trata de escribir un prólogo, un resumen o un análisis de la obra. Tienes que escribir un texto que resulte atractivo a los lectores. Es como invitarles a un canapé para abrir boca.

Tienes que explicar lo máximo, con el menor número de palabras posible. Recuerda, contesta las principales preguntas que pueden surgir a tu lector sobre tu libro y nada más. Elimina el resto.

2. Utiliza el storytelling y los verbos de acción

Aunque el storytelling te suene a marketing, en realidad es una técnica narrativa. Como escritor ya la estás utilizando, es lo que haces al escribir una historia. Utiliza verbos que muevan a tu lector hacia la acción o hacia la emoción. Tienes que crear el deseo de seguir leyendo.

AIDA

En copywriting y marketing se emplean técnicas de redacción creadas para llamar la atención y llevar al lector de la mano por un proceso de compra. Una de estas técnicas se llama AIDA (Atención, Interés, Deseo y Acción). Se trata básicamente de enfocar tu sinopsis como si fuera un embudo de ventas.

3. Sin spoilers

No te cargues la venta de tu libro desvelando el final del libro en la sinopsis. Ni se te ocurra desvelar la identidad del asesino en la contraportada de tu libro (a menos que sea evidente desde el inicio). No desveles giros argumentales, no hables sobre personajes secundarios o escenas que cambien el rumbo de la narración.

Tienes que dejar que sea el lector quien descubra todas estas partes por sí mismo.

4. Muestra el conflicto

Aunque sin desvelar ningún elemento central de la trama, debes mostrar al lector un par de los principales obstáculos a los que se enfrentará tu protagonista. Piensa que nadie espera un camino de rosas.

Lo que quieren son personajes atrevidos, fuertes y dispuestos a hacer frente a lo que les eches. Tus lectores quieren carnaza y tú tienes que dársela. Ya sabes: panem et circenses.

No te enredes en los detalles. ¿El conflicto de tu personaje será físico, intelectual, espiritual? ¿Se enfrenta a un cambio real o metafórico? Da un par de pinceladas, lo justo para picar la curiosidad y listo.

5. Empieza con una frase impactante

Es de sentido común. De nuevo te remito al storytelling y al método AIDA. Tienes que captar su atención a la primera de cambio. No tienes que darles tiempo a que piensen si han escogido bien o no. Como diría Sheldon Cooper: ¡Zas, en toda la boca!

No pienses en tus lectores fieles, sino en aquellos que no saben que existes. Lectores que jamás han leído nada tuyo. Van por la librería (o por Amazon) y: ¡libro salvaje aparece!

No te conocen, tienes 5 segundos para seducirlos. Si la primera frase es impactante y logras conectar con ellos, te comprarán. Si no, ¡sinopsis es poco efectiva! y tu posible lector volará a praderas más verdes.

6. Revisa

No hace falta que te diga que tienes que revisar tu sinopsis una vez escrita. Es de cajón, ¿verdad? Igual que harías con tu novela al terminarla, debes revisar tu sinopsis. Tampoco estaría de más que la enviaras a un par de personas para que le echen un vistazo y te den su opinión.

Tómate este proceso en serio. Aunque parezca una chorrada, la sinopsis es una parte muy importante y merece tanta atención (si no más) que la propia novela. No la pifies por tener prisa.

7. Utiliza un call to action

Ya estamos otra vez con el marketing, ¿eh? Bueno, es lo que hay. Esto es como las lentejas. Utilizar un CTA al final de una sinopsis ayuda a generar esa sensación de «necesidad» en el lector.

No tienes que decirle: «Y ahora compra mi libro si quieres saber lo que pasa». Simplemente tienes que sembrar dudas. ¿Por qué debería comprar y seguir leyendo tu libro? Esa es la pregunta que debes hacerte y responder.

Deja una pregunta, una frase final, una palabra, lo que sea, que provoque en tu lector la necesidad de comprar tu libro y leerlo.

Algunos ejemplos de buenas sinopsis

En el primer puesto os voy a poner la sinopsis de Alien, el octavo pasajero (sí, ya sé que es una película, pero sirve perfectamente para ilustrar el concepto):

Una escalofriante aventura va a tener lugar en la nave Nostromo. Siete astronautas —cinco hombres y dos mujeres— serán los protagonistas. De regreso a la Tierra, después de un vuelo espacial de reconocimiento, el ordenador de a bordo recibe un mensaje de procedencia desconocida que cambiará totalmente el rumbo de regreso.

Al aterrizar forzosamente para reparar la máquina, detectan una extraña forma de vida que logrará introducirse en la nave… Acaba de subir el 8º pasajero.

Es entonces cuando empieza una terrible pesadilla, imposible de imaginar.

Es una sinopsis muy buena. No es demasiado larga, nos habla sobre los personajes, nos muestra el conflicto y nos deja con el CTA de que algo terrible pasará por culpa de ese octavo pasajero.

¿Qué es lo que no tiene esta sinopsis? Alusiones a que es la película de ciencia ficción que lo cambiará todo ni que está dirigida por el nuevo Stanley Kubrik. Es llana y directa.

Ahora sí, vamos con una sinopsis de novela, en este caso El psicoanalista:

El piscoanalista Frederick Starks recibe un anónimo que dice «Feliz aniversario, doctor. Bienvenido al primer día de su muerte». Esta situación estresante lo obliga a emplear toda su astucia y rapidez para, en quince días, averiguar quién es el autor de esa amenazadora nota que promete hacerle la vida imposible. De no conseguir su objetivo, deberá elegir entre suicidarse o ser testigo de cómo uno tras otro, sus familiares y conocidos mueren por obra de un psicópata decidido a llevar hasta el final su sed de venganza.

Otra sinopsis corta y concreta. Se nos presenta al personaje principal, el doctor Frederick Starks y el problema al que se enfrentará. Como CTA nos deja con la decisión a la que se enfrenta el doctor: suicidarse o ver cómo todos sus seres queridos mueren uno a uno.

¿Y qué pasa con las antologías de relatos? Pues que también tienen espacio para una sinopsis, claro que sí:

Stephen King nos presenta en El bazar de los malos sueños una excepcional selección de relatos, algunos nuevos y otros revisados en profundidad. Cada uno viene precedido por su propia introducción, donde se habla sobre sus orígenes y los motivos que llevaron al autor a escribirlo, incluyendo aspectos autobiográficos.

El umbral de la noche nos transporta a un mundo de terrores imposibles que no por ello dejan de estar ahí, a la vuelta de la esquina, en un maizal, en un pueblo abandonado, en una lavandería, debajo de la cama o tras la puerta de ese armario que ni siquiera rechina.

Un libro de relatos escalofriantes, por el indiscutido maestro del terror.

Aquí nos encontramos con dos tipos de sinopsis completamente diferentes.

La primera, pertenece a una de sus últimas antologías de relatos. Aquí el reclamo y el protagonista no son los relatos escalofriantes que conforman el libro, sino el propio autor. Si nos fijamos bien, el CTA son las introducciones con contenido autobiográfico que preceden a los relatos.

La segunda, en cambio, pone el foco en el terror y los relatos. Cuando El umbral de la noche se publicó por primera vez, Stephen King no era el monstruo literario que es hoy en día. Era solo un autor en alza, un tipo que estaba forjando una leyenda. Es por eso que la sinopsis de esta antología se centra en los relatos y no en la figura del autor.

Conclusión

En este artículo hemos repasado cómo escribir una sinopsis para tu libro. Qué pasos hay que dar, qué contenido conviene incluir y qué contenido hay que dejar fuera. He intentado ser lo más concreto posible y no dejarme nada en el tintero, aunque entiendo que esto puede ser complicado.

Como siempre, cada maestrillo tiene su librillo y seguro que tú tienes algunos buenos consejos que ofrecer sobre cómo escribir una buena sinopsis para un libro. Si es así, por favor, no te cortes y compártelos conmigo en los comentarios.

¡Hasta la próxima!