Elegir un buen tema es necesario si quieres que tu próximo artículo atraiga lectores al blog. Si escoges el tema «a la tremenda«, sin pensarlo demasiado y sin darle la importancia necesaria, sólo conseguirás perder tu tiempo y el de tus lectores.

Muchas veces la idea nos llega como un flash y necesita poca «cocina» para convertirse en un artículo de calidad. Normalmente llega como una idea repentina y se transforma en un artículo bastante diferente, pero mucho más rico en términos e información.

Cómo elijo un buen tema

  • Mientras estoy haciendo algo, me llega una gran idea. Abro un documento y la escribo.
  • Una vez al día (o cada dos días) releo esos archivos de ideas y escojo una que me motive. Me gusta trabajar con cosas que me dan energía y buen rollo.
  • Con el archivo abierto, comienzo a lanzar ideas. Una especie de «brainstorm» con ideas sobre puntos, título, qué necesitan los lectores… Puedes hacer una especie de mapa mental, si quieres.
  • Al lanzar todas estas ideas, el artículo comienza a tomar forma y, lo más importante de todo, el tema comienza a resaltar. El objetivo de esa tormenta de ideas es sacar un tema, y cualquier otra cosa que salga de ahí no es más que un «extra» que me ayudará con la escritura del artículo.
  • Muchas veces me encuentro con más de una idea. Lo que hago es, escoger la que tenía en mente desde un principio y guardar las otras (las apunto) para futuros artículos. De esta manera, me aseguro tener siempre algo «a mano» por si me falla la inspiración.

Otros truquillos

  • Identifica una necesidad. Directo del salón de los Inventores bajo la montaña. Identifica una necesidad y trabaja para solucionarla. Si eres capaz de trabajar con esa solución en mente, el artículo fluirá con rapidez y, además, resultará interesante para tus lectores. Así que, mientras buscas un buen tema, piensa en lo que necesitan tus lectores.
  • Piensa en un lector. Imagínate a uno de tus lectores. Ponle cara, siéntalo a tu lado mientras escribes, escucha lo que tenga que decirte. Piensa en qué quiere leer, qué necesita, qué le gusta. Si tienes suerte y tus lectores son activos en los comentarios, no deberás imaginarte lo que quieren, ellos mismos te lo dirán.
  • Acalla los ecos. Uno de los grandes errores es dedicarse a masticar de nuevo lo que otros ya han digerido. Cuando escribo algo que ya han escrito otros, siempre intento buscar un ángulo nuevo; ampliar la información, cambiar algunos puntos, enfocarlo desde mi propio punto de vista…
  • Escribe sobre algo que te interesa. Cada vez que escribo algo importante para mí, me encuentro con una respuesta brutal por parte de mis lectores. Esta clase de artículo conecta a otros niveles con tus lectores y eso es importante. Otra forma de decir esto sería: deja que el tema te escoja a ti.
  • Un sólo tema por artículo. Este punto puede variar dependiendo del tipo de blog que lleves o de tu estilo al escribir, pero, por lo general, los artículos que profundizan en un sólo tema funcionan muy bien. No tiene nada de malo escribir largos monólogos en los que toques varios temas a la vez, sin embargo, recuerda siempre que la gente tiende a escanear los blogs, y no suelen profundizar demasiado en una sola página. Si tienes una idea buenísima que implique diversificar el tema de un post, trata de hacer una serie o, simplemente, apúntalas en tu «diario de ideas».
  • Utiliza tópicos. Hacer uso de temas «trending topic» es una buena forma de sacar adelante tu blog. Puedes utilizar Google Trends, para saber de qué se está hablando ahora mismo. Las redes sociales también son un buen termómetro para saber cómo está el mundo y qué les interesa.
  • Necesitamos un plan. Una de las mejores cosas que puedes hacer como bloguero es tener un plan editorial a largo plazo (mes a mes, por ejemplo). Yo uso el calendario de Google para planear los artículos de mis blogs, de las revistas en las que colaboro y, también, los posts para los sitios en los que trabajo. No hace falta usarlo a diario, pero conviene tener una idea de qué publicar.

Ten en cuenta que esto no son más que ideas, pequeños truquillos que he ido aprendiendo con el tiempo, ni todos estos consejos serán aplicables para todos tus artículos, ni sirven para todo tipo de blogs.

Según el nicho en el que trabajes, a veces, deberás escribir sobre cosas que no te interesan, o incluso que no te gustan. Pero elegir el tema seguirá siendo un punto muy importante. Pues, aunque no tengas interés en esos temas, tus lectores sí los tendrán y tienes que pensar en ellos.

No tengas prisa

Las prisas nunca son buenas, en el blogging, todavía menos. No caigas en la trampa de escribir sobre lo primero que te venga a la cabeza. En lugar de eso, toma esas ideas y moldéalas, trabaja con ellas y dales forma hasta convertirlas en algo especial que atraiga y atrape al lector.

Un último consejo

Si crees que estás bloqueado, siempre puedes escoger uno de tus viejos artículos y repasarlo, puede que su lectura despierte nuevas ideas, repasa tu lista de artículos y escoge tres o cuatro que te gusten, trata de encontrar un tema a partir de ellos.

Ahora te toca a ti, ¿Cómo escoges el tema para tus artículos? ¿Tienes un calendario editorial? En ese caso, ¿lo sigues?