Nos convertimos en escritores porque, en primer lugar, nos encanta leer. Por eso, si aprendemos a leer como escritores, podremos usar aquello que leamos para fortalecer nuestra escritura.

Muchas veces, nos quejamos de que no tenemos tiempo para leer, sin embargo, leer es importante para escribir. Los escritores que no se paran a leer, se arriesgan a perder el contacto con su género, con la audiencia y con la ficción en general. Un escritor que no lee, no es muy diferente de cualquier otro profesional que se niega a mejorar y seguir estudiando.

La lectura, además, representa una oportunidad única de observar y aprender sobre la técnica de los demás, los temas que usan, la forma en la que afrontan sus historias…

Lee mucho

Los buenos lectores leen mucho, dentro y fuera de sus géneros, además de mezclar obras modernas con la lectura de los clásicos. Cuánto más amplias sean tus lecturas, mayor será la base sobre la que cimentarás tu escritura.

Si no sabes por donde empezar te recomiendo que busques listas de libros, hay millones (en este blog sin ir más lejos, hay unas cuantas). Puede que quieras leer ciertos títulos escogidos e ir marcándolos, o, tal vez, prefieras coger un poco de aquí y de allá y leer a tu ritmo. No importa, lo importante es variar, la mezcla de culturas, estilos y épocas te dará una riqueza cultural que se reflejará en tu escritura.

Puede que te vaya bien llevar un diario con tus lecturas, en él puedes ir anotando tus impresiones sobre cada libro. Esto te puede ser de gran ayuda como escritor. Por ejemplo, puede que leas un libro con unos personajes irreales, y un argumento mal construido, pero que te engancha como lector. Sería un buen ejercicio saber como consigue el escritor enganchar, al tiempo que descuida aspectos tan importantes de su obra.

Puedes hacerte preguntas mientras lees, por ejemplo:

  • Si estás leyendo un libro que no es de tu género, ¿Qué lo hace diferente? ¿Puedes aprender algo y aplicarlo a tu género?
  • Si es un clásico ¿A qué estilo pertenece? ¿Te ha gustado? ¿Crees que merece un lugar en el cánon?
  • Diferencia sus puntos fuertes y débiles. Analiza aspectos como la trama, el argumento, los personajes, el uso del lenguaje. ¿Se podría mejorar algo?

Conviértete en un experto de tu género

Si quieres escribir novela negra, terror o romántica necesitas convertirte en un experto del género. Seguramente has elegido un género porque te encanta leerlo, pero ahora necesitas leer con la mente del escritor.

Estas son algunas preguntas que debes hacerte

  • ¿Cómo encaja este libro en mi género? ¿Se basa en los clichés del género o los rompe y se convierte en algo nuevo?
  • ¿Descubriste algo nuevo leyendo? Por ejemplo, si eres escritor de novela histórica, ¿has descubierto, gracias al libro, que algunas épocas funcionan mejor que otras? ¿Queda lugar para más historias en esa época o ya está demasiado sobada?
  • ¿Cómo está considerado el libro dentro del género? ¿Estás de acuerdo sobre lo que se opina de él?

Estructura

Leer a otros escritores puede ser una excelente forma de aprender sobre la estructura de la narración. Mientras lees anota y recuerda en qué puntos el autor crea suspense o conflicto. Piensa si consigue lo que busca o no, y porque esa estructura le da resultado.

Puedes realizar una especie de ejercicio más formal. Puedes hacerlo con cualquier libro que leas, aunque te recomiendo que lo hagas con uno de tu mismo género, con el fin de sentirte cómodo. Además, sería recomendable que lo hicieras con un libro que ya hayas leído, así no correrás el riesgo de perderte con la historia.

Tendrás que tomar notas para este ejercicio. Lo mejor será que dividas tus notas por capítulos. Tampoco estaría de más contar las palabras. Una forma de hacerlo sería contar las palabras en tres páginas separadas y hacer una estimación de palabras por página. De esta forma puedes saber la extensión de cada capítulo.

Para comenzar escribe un breve resumen de lo que pasa en cada capítulo, además de su extensión en palabras. Puede que te interese señalar otros aspectos de la estructura. Por ejemplo, para una novela con múltiples puntos de vista, puede que quieras anotar en qué capítulo (o parte del capítulo), se salta de uno a otro.

Una vez hayas terminado, tendrás una visión muy clara de cuándo y dónde se producen los mayores conflictos y puntos de inflexión dentro del libro, y la forma en que el autor los introduce. Si haces esto con dos o tres libros, podrás comparar la forma en que diferentes autores introducen el conflicto. Usa esas notas para trabajar en la estructura y la trama de tu propia novela.

Aprende a construir personajes

Tal y como has hecho con la estructura, puedes leer el libro fijándote en los personajes, ¿son creíbles o son simples esterotipos? ¿Están bien construidos? Si no lo están, ¿Cómo se podrían desarrollar?

Igual que con la estructura, escoge un par de libros cuyos personajes te hayan resultado particularmente profundos. Lee los libros de nuevo, al tiempo que prestas especial atención a los personajes. Aquí te dejo algunas preguntas que puedes hacerte:

  • ¿Cómo habla cada uno de ellos? ¿Los diálogos son creíbles? ¿Hablan de acuerdo a su edad, posición social, inteligencia o circunstancias?
  • ¿Describe a los personajes físicamente? ¿Está bien hecho? ¿Funciona?
  • ¿Los personajes tienen un pasado? ¿Ese pasado es efectivo?
  • ¿Qué otras técnicas usa el autor para presentar a los personajes?

Aprende del lenguaje

Puedes aprender mucho si te fijas en cómo utilizan el lenguaje los distintos autores que vayas leyendo. El estilo puede varias mucho, desde uno poético a uno directo y duro, desde párrafos enrevesado y complejos, a otros cortos y efectivos.

Observa la estructura de las frases ¿El autor cambia la estructura y la extensión? ¿Cómo afecta esto a la experiencia lectora? Por ejemplo, una de las técnicas que usan algunos autores, es la de acortar las frases durante las fases de acción, para imitar los movimientos rápidos de los personajes.

Aquí tienes algunas preguntas que puedes hacerte mientras lees:

  • ¿Cómo describirías el estilo?
  • ¿El estilo es adecuado a la novela? ¿Es más o menos efectivo que otros estilos? ¿Por qué?
  • ¿El vocabulario y las frases son complejas o sencillas? ¿Tiene esto algún efecto en el lector?

Leer como un escritor

Muchos escritores se quejan de que no pueden leer una novela, como lectores, les resulta imposible apagar esa bombilla y no pueden sumergirse en la lectura de una gran novela. Sin embargo, tarde o temprano se topan con ese libro que les apaga todos los interruptores y los devuelve de golpe y porrazo a su antigua vida como simples lectores. Esta es una experiencia que convendría analizar ¿Qué tiene esa novela que consigue hacerte olvidar que eres escritor?

Por más que pienses que no tienes tiempo, por mucho que creas que no vas a disfrutar leyendo, tienes que aceptar que la lectura es una parte importantísima de ser escritor. La lectura te mantendrá en contacto con el género, seguirás aprendiendo, seguirás creciendo como escritor. Un escritor puede aprender mucho sobre estructura, personajes, diálogos y temáticas de otros escritores.

Ahora te toca a ti ¿Qué has aprendido de la escritura leyendo? ¿Lees para aprender? ¿Aprendes mientras lees? ¿Crees que es necesario leer para ser escritor?