Amigo Imaginario es la historia de Christopher Reese un niño con problemas de aprendizaje huye junto a su madre del novio maltratador de esta. Se refugian en un pequeño pueblo de Pensilvania. Un buen día, Christopher desaparece en el bosque siguiendo una nube con forma de rostro. Tras siete días desaparecido, el niño regresa. Sus problemas de aprendizaje han desaparecido, se convierte en un lector voraz y, gracias a las respuestas de su último examen, ganan la lotería.

Christopher tiene un nuevo amigo, «el hombre amable», que le ayudó a escapar del bosque. Además, tienen un objetivo: construir una casa en un árbol antes de Navidad. ¿Qué pasará el día de Navidad? ¿Quién es ese misterioso hombre amable y por qué Christopher tiene esos extraños poderes?

Stephen Chbosky llevaba veinte años sin escribir un libro, desde que publicó Las ventajas de ser un marginado. También dirigió la película del mismo nombre y era el guionista y creador de una las series más injustamente tratadas de la historia reciente Jericho. En Amigo Imaginario Chbosky nos presenta una obra enorme, llena de personajes, al más puro estilo Stephen King.

Amigo imaginario: La influencia imparable del rey del terror

En los agradecimientos de Amigo Imaginario, Stephen Chbosky nombra a Emma Watson (a quien agradece el final de Las Ventajas de ser un marginado) y a Stephen King, a quien agradece todo lo demás. Y no es para menos, ya que este libro bien podría estar firmado por el rey del terror.

Amigo Imaginario está escrito bajo una influencia absoluta. Chbosky debe ser uno de esos lectores constantes a los que nombra King en cada libro. Su sombra es alargada y hay pocos escritores de terror que se libren de su influencia. Sin embargo, en Amigo Imaginario queda más que patente. El estilo, el lenguaje, las constante referencias a la cultura popular, los personajes y muchas de las situaciones… Todo tiene ese estilo tan personal que nos encanta.

Además, como las mejores obras de King, se trata de una novela muy extensa. Por encima de las 800 páginas. En algunos momentos parece que estamos leyendo IT y en otros, se parece mucho a El Resplandor. Christopher Reese es la versión moderna de Danny Torrance, los dos niños tienen problemas por culpa de sus padres, los dos vienen de una familia pobre y los dos tienen un poder que va más allá de lo que podrías imaginar.

¿Quién es tu amigo imaginario?

Amigo Imaginario, de la misma forma que El Talismán, Casa Negra o La Torre Oscura, nos habla de dos mundos. Dos realidades superpuestas: el mundo físico y el mundo imaginario. Christopher, gracias al hombre amable, es capaz de atravesar el velo que separa los dos mundos.

En el mundo imaginario, Christopher es muy poderoso, aunque se poder tiene consecuencias en el mundo físico, como la fiebre o las hemorragias nasales. Además, en el mundo imaginario Christopher tiene una enemiga implacable, la mujer siseante.

La mujer siseante, como Pennywise en IT, es capaz de tomar cualquier forma y de perseguir a nuestro protagonista. Por suerte, en el mundo imaginario, Christopher tiene un refugio: la calle. Siempre que se mantenga en la calle estará a salvo de la mujer siseante. Por desgracia, la mujer siseante tiene sus propios medios para alcanzarlo, los ciervos, la gente buzón y personas siniestras como el hombre vestido de girl-scout.

Christopher debe enfrentarse a la mujer siseante que pretende matar a todos en el día de Navidad. Para ello, solo dispondrá de sus propios poderes, de la ayuda del hombre amable y de la David Olson, un niño como Christopher que quedó atrapado en el mundo imaginario en los años 50.

Una fórmula que funciona

Amigo Imaginario tiene esa fórmula mágica que tan bien le funciona a King. Por una parte, de la misma forma que en IT, El Talismán, El Cuerpo, El Cazador de Sueño o Stranger Things, los encargados de enfrentarse al mal son un grupo de niños. Al igual que sucede en IT, también los principales antagonistas en el mundo real son dos niños, compañeros del colegio de Christopher.

Amigo Imaginario también tiene referencias directas a la cultura popular. La más llamativa es a Los Vengadores y sus últimas películas, sobre todo a Infinty War.

Casi punto por punto nos encontramos con una novela que podría estar firmada por Stephen King. Y no te equivoques, no estoy diciendo que esto tenga nada de malo. Al contrario. Este estilo se hace familiar y engancha al lector.

¿Merece la pena?

Una gran pregunta. La respuesta es sí, claro que merece la pena. Si te gusta Stephen King te encantará esta novela y, si no te gusta King, también te gustará.

Es una grandísima historia de fantasía, con ciertos toques siniestros y oscuros, pero no los suficientes como para considerarla de terror —al menos, no desde mi punto de vista—. Es una buena historia de aventuras, de amistad y sobre todo de amor. No amor romántico —que también—, sino ese amor especial que solo existen entre los miembros de una familia.

Las mejores historias son las de Ambrose y su hermano David, junto con la de Kate y su hijo Christopher. Chbosky pinta un retrato increíblemente realista del amor de una madre a pesar de todo. Del amor incondicional que supera las dudas, los retos y el dolor.

¿Te recomiendo leer Amigo Imaginario? Sí. Por supuesto que sí. Es una novela impresionante… Con un giro final que te dejará con la boca abierta.