Si quieres tener presencia en Internet, tienes que dominar el copywriting. No hace falta que te conviertas en David Ogilvy o Don Draper, pero necesitas mejorar tus textos para entender qué están buscando tus lectores y ofrecerles solo eso. En el artículo de hoy, quiero darte 7 consejos o trucos para que mejores hoy mismo tu habilidades como copy, ¿te animas o qué?

Aunque muchos se resistan a entenderlo, cualquier estrategia de marketing en Internet se basa en el copywriting. Te pongo el ejemplo de un túnel para vender tu curso de autoedición. Imagina que has creado un curso excelente, con el que cualquier escritor será capaz de coger su manuscrito, revisarlo y ponerlo como los chorros del oro. Tiene un buen producto, tienes una estrategia genial con autoresponders y una masterclass gratis para atraer nuevos lectores.

Envías tu primer correo y solo lo han abierto cuatro personas. A partir de ahí, es realmente difícil que tu servicio salga a flote, ¿por qué? Porque has fallado en el lanzamiento. Te ha fallado el mensaje, así de claro. Sin un buen mensaje, no venderás nada; ni cursos ni libros.

Y lo mismo pasa con tu blog. ¿Cuántas visitas tienes? ¿1000 al mes? ¿2000? ¿Y te conformas con eso? Algo estás haciendo mal. Un blog de escritor debería estar por encima de las 10000 visitas mensuales. Y si el tuyo no llega, puede que tengas un problema con tus textos o con tu planificación de contenidos.

En el fondo, todo se reduce a que tu contenido no atrae la atención del lector y eso, tiene una solución sencilla: mejora hoy tu copywriting.

Aprender copywriting es caro y los mejores cursos están en inglés.

Cierto y cierto. Pero eso no significa que no puedas aprender a escribir textos que atraigan. Yo mismo te puedo enseñar, en este blog encontrarás varias entradas sobre el tema, en las que suelo explicar todo lo que necesitas y otras en las que doy consejos simples, que puedes poner en práctica para ir mejorando.

Por eso, quiero regalarte hoy algunos trucos del oficio que he ido aprendiendo a lo largo de los años de darle a la tecla y de escribir páginas y páginas de contenidos para empresas, escritores y particulares.

No te lío más, que el tiempo es oro.

7 trucos para mejorar hoy tu copywriting

1. No se trata de ti, se trata de tus lectores

Un error común es escribir para uno mismo. El contenido de un blog no es para ti, no es para regalarte, ni para demostrar que eres el más listo a esta orilla del Mississippi. El contenido es para atraer lectores, para responder una duda que tengan, demostrar que puedes ayudarles y generar confianza.

¿Cómo sabes qué quiere tu audiencia? Aunque parezca la pregunta del millón, la respuesta es bien sencilla. La mayoría quiere aprender. Pongamos que eres un escritor de género histórico y quieres saber sobre qué escribir en tu blog, pues no tienes más que ir a Google y realizar una pregunta sobre histórica. Los resultados te arrojarán un montón de nuevas preguntas y dudas que tienen los lectores.

También puedes visitar los principales blogs de tu género, buscar los artículos más leídos y comentados y bucear en los comentarios. Los comentarios son una enciclopedia de dudas. Utiliza tu experiencia, ¿qué dudas tenías cuando comenzaste?

Utiliza todas esas preguntas para escribir contenidos que gusten a tus lectores y que atraigan a otros lectores con dudas.

2. No eres Calderón de la Barca

Ni eres Calderón de la Barca, ni tus lectores son profesores de lenguas muertas. Cuando escribes para Internet, lo haces para todo tipo de personas: algunas con muchos estudios y otras sin estudios. Sé amable con el lenguaje, no recargues, no utilices figuras literarias intrincadas y no escribas cada artículo como si fuera un manual técnico.

Utiliza un lengua simple, con ritmo y fácil de comprender. No utilices términos técnicos a menos que sea completamente necesario. Y corta al máximo la extensión de cada frase.

  • Di: Crea tu cuenta
  • No digas: Haz clic aquí para crear una nueva cuenta.
  • Di: …porque…
  • No digas: …debido al hecho que…

Sé específico con tu lenguaje. A las personas que leen en Internet les gusta que se lo des todo lo más masticado posible. En este caso, puedes romper la regla de la extensión; utiliza tantas palabras como necesites para explicar algo de forma clara a un lector.

  • No digas: ¡Error! La suscripción ha fallado.
  • Di: Una dirección de email válida para la suscripción debe contener una sola @

3. Abrir con una pregunta

Tus lectores quieren saber que detrás de cada texto hay una persona de verdad. Quieren saber que empatizas con ellos y que eres capaz de entender sus problemas y la necesidad que les ha llevado a visitar tu página.

Una buena forma de mostrar empatía es abrir un artículo o una página de ventas apelando directamente a ellos y haciéndoles una pregunta, que les invite a seguir leyendo. Al hacer una pregunta:

  • Metes al lector en el texto. De repente, le has interpelado y siente que se artículo responde sus preguntas, no las preguntas de cualquiera que pase por allí.
  • Muestras que estás dispuesto a ayudarle. No estás pidiendo que confíe en ti, te estás ganado su confianza.

4. Siempre positiva’, nunca negativa’

Igual los más jóvenes de Van Gaal y su comentario cuando era entrenador del F.C. Barcelona, pero bueno… El buen contenido no hurga en la herida, sino que ofrece respuestas. Evita, siempre que puedas, utilizar lenguaje negativo.

Si en lugar de ofrecerte «XX consejos para mejorar hoy tu copywriting», hubiese titulado: «XX motivos por los que tus textos dan asco», no hubiera funcionado igual de bien. O quizá sí, porque un título de estas características estimula mucho la curiosidad del lector. Pero, por lo general, no suele ser buena idea crear artículos negativos.

No te cortes en escribir artículos que muestren los errores más comunes, suelen gustar y funcionan bien, pero por cada error, tienes que ofrecer una solución. Por ejemplo, si la gente busca trucos para mejorar hoy su copy, tienes que ofrecerle consejos que puedan poner en práctica hoy mismo. Como irse corriendo a su blog y revisar los artículos negativos que han escrito…

Los comentarios positivos estimulan a los lectores, conectan con ellos y les motivan para hacer algo.

5. Estimula la imaginación del lector

Empieza cada artículo con frases que conecten con tu lector. Utiliza palabras como «imagina» o «recuerdas…», que estimulan a los lectores y les invitan a participar de tu texto.

También puedes utilizar anécdotas y vivencias personales para meterles en la narración, crear una imagen en sus cabezas de lo que estás contando.

6. La psicología de la influencia

No hace falta que seas psicólogo, cuando compras en Amazon, ¿qué producto escoges? Seguramente el que tenga más comentarios positivos. La influencia funciona así, somos animales sociales y confiamos en la opinión de los demás.

Según Robert Cialdini, la psicología de la persuasión funciona de la siguiente manera;

  • Reciprocidad: Las personas se sienten obligadas a devolver los favores.
  • Escasez: Las personas quieren más una cosa cuando se vuelve escasa.
  • Autoridad: Las personas tienden a obedecer a aquellas personas que muestran autoridad.
  • Consistencia: La gente aprecia la consistencia y quieren ser consistentes con sus decisión.
  • Prueba Social: Al tomar una decisión, las personas se suelen fijar en lo que hacen otras personas afines.
  • Simpatía: Del mismo modo que el anterior, la gente estará más dispuesta a comprar algo si la persona que lo vende es de su agrado.

Estos principios se pueden aplicar a cualquier texto, para hacerlo más atractivo a los lectores y «manejar» su toma de decisiones en momentos puntuales, por ejemplo, cuando quieres vender un libro o una serie de servicios.

7. Párrafos y frases cortas

Aquí es donde te puedo poner como mal ejemplo mis textos. Yo tiendo a escribir frases largas, con muchas subordinadas. Mira que lo intento, pero al final, me puede la soberbia. No hagas como yo, escribe frases cortas. No te líes con intrincadas creaciones literarias: sujeto, verbo y complemento directo.

Usa frases y párrafos cortos. Si un párrafo se ha hecho muy extenso, busca por dónde puedes dividir la información y hazlo. Recuerda que, en Internet, el tiempo es oro. Los lectores no leen, sino que escanean. Haz que tu texto sea escaneable.

Conclusión

Las palabras importan, por eso espero que estos sencillos trucos te resulten útiles y que los pongas en práctica hoy mismo. Verás como mejorarán mucho y también lo harán tus habilidades como copy.

Y si eres de los que siguen con dudas, puedes preguntarme lo que quieras o dejar los textos de tu blog en mis manos.