A estas alturas de la vida, creo que habré escrito más de 10.000 artículos para blogs, revistas y otras publicaciones. En todo este tiempo también he realizado auditorías en blogs de amigos y clientes, he revisado sus contenidos, prestando especial atención a ciertos elementos que son esenciales para cualquier artículo de un blog que quiera atraer la atención de los lectores y posicionarse en el buscador, ¿te gustaría saber cuáles son?

A la hora de escribir un post, debes tener presente que Internet funciona con sus propias reglas. Muchas ya las sabes de memoria: utiliza las palabras clave, no escribas párrafos muy largos y aprende las reglas básicas del SEO, para facilitar la vida a los lectores. Pero otras tal vez se te escapen.

Me refiero a ciertos elementos que muchos escritores y blogueros se olvidan de revisar y que, a pesar de no ser factores SEO mega importantes, sí que sirven para atrapar la atención del lector y guiarlo a través de tu artículo, evitando que se largue a medias.

Si tienes prisa y quieres saber ya cuáles son esos elementos, se trata de:

  • Encabezados
  • Transiciones
  • Enlaces
  • Gancho
  • Conclusión

¿Crees que todos tus artículos tienen estos cinco elementos indispensables? ¿Has revisado bien todo lo que has publicado para asegurarte de que los tenga? No te preocupes, siempre tendrás tiempo para revisar tu contenido antiguo y actualizarlo, pero ahora vamos a ver cada uno de estos elementos en profundidad.

Encabezados y subencabezados en artículos de blog

Los encabezados y subencabezados cumplen con varios objetivos en un artículo de blog. El primero de ellos es reforzar el SEO del artículo. Mencionar la palabra clave no solo en el texto, sino en los encabezados y subencabezados, ayuda a las arañas de Google a clasificar la información. Cuantos más niveles de encabezados tenga un artículo (H2, H3, H4…), más completo le resultará a Google y, por tanto, mejor te posicionará.

Si tus artículos son de 400 o 500 palabras, no necesitas utilizar este elemento. Pero cualquier texto por encima de esas cifras, debe tener, al menos un subencabezado.

Aquí entra en juego la segunda función de los encabezados: aliviar la lectura y estructurar el artículo. Los lectores en Internet escanean y, si una parte del texto no les interesa, pasan a la siguiente. Los encabezados son una excelente herramienta para decirles dónde empieza y termina cada tema de tu artículo, lo que les permite saltar de un parte a otra y leer solo lo que les interesa.

Lo que nos lleva al siguiente elemento…

Las transiciones

¿Te has fijado en la última frase del encabezado anterior? ¡Exacto! Las transiciones son como puentes que le tiendes a tus lectores para que no se queden atrás. Si enlazas una idea con la siguiente, el lector continuará leyendo tu texto. Sin embargo, si pasas de un tema a otro sin más, puede que se sienta perdido o que simplemente, deje de leer porque ya ha encontrado lo que buscaba.

Cualquiera de las dos situaciones anteriores es mala para ti, ya que un lector que abandona el texto a medias no regresará a tu blog y, casi seguro, que cuenta como un rebote.

Los rebotes no son lo peor del mundo, pero no te conviene que tu tasa aumente demasiado. Si al repasar tu artículo te da la sensación de que está desordenado o de que hay cortes abruptos, trabaja en las transiciones y lleva al lector de la mano de un punto a otro, a poder ser mostrándole todo el contenido que tienes en tu blog con enlaces internos.

Enlaces

Una buena forma de reducir la tasa de rebote y de aumentar el tiempo de estancia de tus lectores, así como de fidelizar las nuevas visitas, son los enlaces. A pesar de lo que hayas podido escuchar o leer por ahí, es preciso que tus artículos contengan al menos un enlace interno.

Los enlaces internos permiten a tus lectores encontrar nuevas piezas de contenido dentro de tu blog y saltar de una idea a otra. Además, te ayudan a librarte de las peligrosas páginas huérfanas, que son todas aquellas que no contienen ningún enlaces y por las que pierdes muchos lectores.

Lo bueno de los contenidos en Internet es que te permiten tejer una red que atrape al lector. Utiliza los enlaces para llevar de la mano al lector por tus principales entradas o para mostrarle tus mejores productos y servicios, úsalos para acompañar a tus lectores a otros contenidos que hayas escrito o creado y que se encuentren fuera de tu blog, por ejemplo artículos de invitado, contenido en YouTube o artículos que escribas en publicaciones de género…

Algunos artículos, como una guía o un tutorial completo, no se llevan bien con los enlaces internos. En estos artículos, lo que quieres es que lector lea todo el contenido y aprenda algo. En estos casos, puedes añadir un párrafo al final con una llamada a la acción, algo como: «¿Y ahora qué?» o «¿Por dónde sigo?», donde puedes mostrarle algunos artículos interesantes de tu blog.

Gancho

Y hablando de llamadas a la acción, ¿sabes cómo enganchar al lector desde el principio? Cualquier artículo de un blog tiene una introducción, el problema es que veo muchos con introducciones aburridas. Las primeras frases de cualquier artículo deben motivar al lector a seguir leyendo.

Aunque parezca un mundo, en realidad no es tan complicado. Solo tienes que mostrar los beneficios que tu lector obtendrá al leer tu artículo y haces un pacto con él de que al final de la lectura obtendrá lo que busca.

En pocas palabras, te tienes que convertir en un vendedor de aceite de serpiente. Escribe lo que quieras para hacer atractivo tu artículo —pero ten mucho cuidado de no mentir jamás a tu lector—, convence a todo el que pasa por allí de que tiene que leer tu artículo.

Conclusión

De todos los elementos que suelen fallar en los blogs que reviso, este es el más común. ¿Por qué será? Supongo que los call-to-action causan un poco de alergia, sobre todo entre escritores, ya que no nos gusta vendernos y pedir a los lectores que hagan esto y lo otro. La mayoría de los artículos terminan abruptamente… Algunos ni se despiden.

Hay muchas formas de cerrar bien un artículo, no tienes que pedirles que se suscriban o que visiten tu página de autor en Amazon si no quieres. Un simple resumen de todo lo expuesto, en una frase o dos, funciona igual de bien y te ofrece un espacio para despedirte como una persona de tus lectores.

De todas formas, mi consejo, tras muchos años de no saber qué hacer con las conclusiones, es que utilices este espacio para insertar un call-to-action. No hace falta que vendas nada, simplemente puedes invitar al lector a seguir leyendo o que te siga en redes sociales, porque estás preparando una masterclass chulísima sobre la puntuación en los diálogos.

Es muy importante que utilices el espacio de la conclusión, porque solo los lectores más fieles llegan hasta esta parte del texto. Estos lectores confían en tu contenido, les gustas y quieren hacer cosas contigo —sin malpensar, ¿eh?—. Aprovecha.

Cuando estás escribiendo un artículo de un blog, es muy complicado fijarte en todos estos elementos, ya que tu cabeza va a mil por hora, tratando de organizar todas las ideas y la información. Sin embargo, cuando corrijas y edites, debes tener presente cada uno de ellos y revisar que estén presentes en tu artículo.

Si es necesario, hazte un lista con ellos y asegúrate de que no fallas. Ahora dime, ¿hay alguno de estos elementos que siempre te falte en tus artículos? ¿Sabes cómo incluirlos en tu siguiente artículo? Cuéntame lo que opinas en los comentarios.