Para el artículo de hoy cuento con Esther Magar, ella es la autora del blog Relatos Magar. Esther es escritora y correctora, así que le pedí que me escribiese un pequeño artículo explicando por qué es necesario que un escritor aprende a corregir sus propios textos. La corrección es una más de esas herramientas que siempre os digo que necesitáis en vuestras cajas de herramientas.

Sin más, os dejo con Esther.

¿Necesita un escritor aprender corrección?

«La segunda versión es igual que la primera versión menos el diez por ciento»

Hoy visito la casa virtual de Jaume Vicent Bernat para contestar una pregunta: ¿necesita un escritor aprender corrección?

Sí. Punto.

Me parece tan obvio, que no voy ni a argumentar mi respuesta. Todos de acuerdo, ¿no? Pues pasemos a las birras, invita el anfitrión…

¡Ah, espera! Veo a uno que niega con la cabeza. Sí, tú, tú. Ahora no te escondas. Sé lo que estás pensando, conozco a muchos como tú: eres un artista, tu creatividad no puede someterse a los yugos de la normativa. Ya se encargará luego un corrector de poner tildes y comas; pero que no toque demasiado, que todo está escrito exactamente cómo lo querías escribir.

Ya.

Corrección de estilo

Si crees que cuando pones punto final a tu historia está todo el trabajo hecho, te equivocas, y mucho. Eso es solo la mitad del camino, quedan por delante varias correcciones, empezando por la de estilo. Solo quitando redundancias, repeticiones y verbos encadenados prescindibles, se eliminan un buen número de páginas de un manuscrito. Porque «la segunda versión es igual que la primera versión menos el diez por ciento». ¿Piensas que exagero? Claro, como soy correctora, me encanta masacrar las novelas de los incautos escritores que se ponen en mis manos. Pero la frase del tanto por ciento no es mía, sino de Stephen King, un invitado asiduo de Excentrya, que sabe un rato del oficio de escritor.

La corrección de estilo no es una tarea que tengas que delegar en un corrector y ya está. Para crecer como escritor es recomendable que sepas analizar tu texto palabra por palabra, para elegir la más concreta y expresiva en cada momento y para tachar todas aquellas frases que no llevan a ningún lado, por muy bonitas que sean. «No se es escritor por haber elegido decir ciertas cosas, sino por la forma en que se digan», ya lo decía Jean Paul Sartre. Ahí está la diferencia entre un juntaletras y un escritor de verdad.

Corrección ortotipográfica

Y después viene la corrección ortotipográfica, imprescindible. Sí, sí, la de las erratas y las faltas ortográficas. Y la de las cursivas, las comillas, las mayúsculas y las minúsculas, las puntuación, las concordancias, las preposiciones… Es decir, una revisión de la ortografía, la gramática y la tipografía del texto; conocimientos básicos para cualquier profesional de las letras. Porque si pasas olímpicamente de las normas que rigen nuestra lengua, no mereces llamarte escritor. Solo «eres un perezoso que no se toma en serio el arte de la escritura, que quiere esquivar las partes menos atractivas y así nunca vas a poder escribir bien». Esta frase tampoco es mía, sino de Isaac Belmar, pero la suscribo de principio a fin.

¿Te fiarías de un médico que no distingue una vena de una arteria? ¿De un cocinero que confunde una patata con un boniato? Pues yo tampoco me fío de ti si no sabes manejar con soltura tu herramienta de trabajo. Un escritor debe saber corrección porque le sirve para perfeccionar sus competencias lingüísticas y porque desarrolla su capacidad de autocrítica. El resultado es un salto cualitativo en su forma de escribir, que será más comprensible y estética, cosa que agradecerán los lectores y la literatura en general. Así que vuelvo a lanzar la pregunta: ¿necesita un escritor aprender corrección? No te hagas de rogar y contesta, que sabes que tengo razón. Venga…

Sí, claro que un escritor debe saber corrección. Pero uf, qué pereza, ¿por dónde empezar? ¿Memorizo el diccionario?

Bueno, no es tan complicado aprender corrección, ya verás. Si quieres saber qué elementos has de revisar en tus escritos, pásate por los cursos de Corrección de Estilo para Escritores y Corrección Ortotipográfica para Escritores de Libros y Literatura. En poco más de un mes te enseñaré el método de corrección y, sobre todo, interiorizarás esa actitud crítica para no conformarte con el primer borrador y sacarle todo el potencial a tus historias. Las inscripciones están abiertas durante el mes de mayo y las plazas son limitadas. Cuando descubras el mundo de la corrección, no volverás a leer tus textos con los mismos ojos.