Un escritor siempre está buscando nuevas técnicas y herramientas para seguir mejorando en su trabajo. Y si no lo hace, debería. Como escritores tenemos muchísimas herramientas a mano, muchas técnicas que llevan años —siglos— siendo usadas por otros plumillas como nosotros… ¿Por qué no vamos a aprovecharnos de ellas? Hoy quiero explicar una: la técnica del 3.

La regla del 3 es una de las técnicas de escritura más viejas que existe. La puedes encontrar en todas las buenas historias; desde la Biblia hasta los cuentos clásicos, pasando por los artículo de Gabriella como este de los tres cubos. La regla en sí es de lo más sencillo: los eventos de una narración deben suceder de tres en tres.

Es muy simple. Los eventos tienen un patrón marcado que hace fácil que los reconozcamos en el texto: plantea un conflicto, aumenta el conflicto, resuelve el conflicto.

Lo bueno de esta técnica es que te sirve para todo. No se limita a la literatura o la ficción, la puedes usar para tus copy —más adelante profundizaré en esto—, para tus artículos… Simplemente cambias el patrón. En lugar de conflicto, usas similitudes: algo similar, algo similar, algo diferente.

Si quieres una ejemplo de genial del uso de esta técnica, mírate algunos capítulos de Los Simpson, son los mejores usando estas repeticiones en sus gags.

Los 3 cerditos

El ejemplo más fácil de reconocer —y también el más fácil de explicar— es el de Los Tres Cerditos. El primer idiota se construye la casa de paja, llega el lobo y se la tumba —menuda sorpresa, ¿eh?—: establecemos el conflicto. El segundo lumbrera se la construye de leña —estos cerdos eran unos especuladores de cuidado—, el lobo la tumba también: crece el conflicto. El tercer cerdito —que debió sacar todos los genes buenos de la familia— tenía la casa de ladrillo; el lobo no puede destrozarla: se resuelve el conflicto.

No hace falta que te diga que los cuentos infantiles suelen abusar de esta técnica, otro buen ejemplo de esto sería Ricitos de Oro y los tres osos.

La regla del 3 en la estructura de tu historia

Lo bueno de esta regla es que la puedes usar a gran escala: dentro de la estructura de tu novela, o a pequeña escala: en frases sueltas, que dan formas a los arcos de cada personaje.

La mayoría de las historia usan esta regla a gran escala dentro de sus estructuras. Cuando se hace esto conviertes tu estructura en una novela en tres actos. Hollywood, es el gran ejemplo de este tipo de estructuras. Casi todas las películas usan una narración en tres actos.

La puedes usar dentro de las subtramas también. En La Carne y La Sangre usé esta estructura. El sacerdote se encuentra al borde de la miseria y necesita dinero para continuar con su misión —conflicto—, en la siguiente parte el sacerdote descubre que se ha metido él solo en un gran peligro y que, quien debería ayudarlo, representa su mayor amenaza —conflicto—, sin embargo, tras un enfrentamiento, consigue salvar la vida y conservar su fe —resolución—.

Usé esta misma técnica de: similiar, similar, diferente, en otros relatos como Caído del Cielo o Viejas Huellas.

Si algún lector te dice que cierto evento o esa situación en tu novela parece gratuita —vamos, que te la has sacado de la manga—, una buena solución es añadir un par de escenas más. Si alguien se queja de que en tu novela aparecen eventos aleatorios, sin base alguna, quizá deberías volver atrás y añadir un par de escenas a ese arco argumental. De esta forma crearás ese patrón reconocible que ayudará a tu lector a entender y cerrar el evento.

Usar la regla del 3 en tu novela

Usar bien la regla del 3 puede intensificar los conflictos que has sembrado en tu novela y te ayudará a enganchar a los lectores.

Imagina El Resplandor. Jack Torrance se queda sin trabajo, su familia no puede vivir de la nada. Si el autor se hubiese quedado ahí… la novela hubiese sido bastante corta: la familia acaba en la calle y Danny Torrance en los servicios sociales. No hubiésemos conocido el hotel Overlook, ni los poderes del pequeño…

Por suerte, sabes que el autor no va a quedarse en ahí, sabes que Jack va a encontrar un trabajo y que existirá una amenaza.

La regla del 3

Señor Torrance, nos gusta mucho su perfil, pero no tiene experiencia en hoteles encantados… Lo sentimos mucho…

La regla del 3 crea una expectación en el lector que tiene muy claro que tiene que pasar algo más.

Tampoco te estoy diciendo que esto sea la Panacea que solucionará cualquier historia. Hay situaciones en las que no quieres usar esta regla, por ejemplo, cuando quieres que un evento sea una sorpresa para el lector. En las novelas de fantasía, el protagonista, al inicio de su aventura, suele tener un problema mundano que resuelve siempre de forma poco convencional, pero brillante. Nunca más usa esa técnica hasta que… llega el enfrentamiento final y esa forma «poco convencional», resulta ser la única adecuada para derrotar al gran villano.

La regla del 3 en el copywriting

¡Amarra los ponis, tron! ¿Dónde ibas? ¿No irás a cerrar está ventana? Anda, siéntate y calla.

Si eres escritor, por cojones, tienes que ser también bloguero. Así están las cosas ahora mismo en este mundillo, ya sabes: visibilidad online para escritores. El copywriting forma parte de tu nuevo oficio, y aquí también reina la regla del 3, así que será mejor que sepas de qué va esto.

En Internet y en los blogs, la regla del 3 está por todas partes. Agrupar la información en grupos de tres tiene mayor impacto sobre el lector, hace que las listas sean más fáciles de recordar. Sí, puede que para el SEO de tu página sea mejor usar números más grandes, pero para la mente del lector, lo mejor es un buen 3, ahí… Con todas sus curvas.

Y si no me crees, mira: siempre ha estado ahí.

  • Just do it, Nike
  • Sangre, sudor y lágrimas.
  • Vini, vidi, vici, Julio César.
  • Citius, Altius, Fortius, el lema de las Olimpiadas.
  • Stop, look and listen, Elvis Presley.
  • Liberté, egalité, fraternité, lema de la República francesa.

El uso del número 3 en frases históricas, en publicidad y en literatura no es coincidencia. Tiene que ver con la forma en la que los seres humanos procesamos la información. El 3 forma un patrón que nos resulta sencillo de reconocer, identificar y procesar.

Los grandes hombres de la historia han usado el 3 como patrón para alcanzar sus logros. Thomas Jefferson acuñó la que se supone que es la frase más influyente de la historia: «life, liberty and the pursuit of happiness», que más tarde se reduciría a: «Life, liberty and happiness». Como puedes ver es la mejor frase para vender tu país a cualquiera.

Vale, pero, ¿cómo uso esto en mis artículos?

Los números en el copywriting

En Internet los números enamoran. Las listas de lo que sea —desde enfermedades de transmisión sexual, hasta libros de romántica— gustan. Son fáciles de leer y le dan a nuestro cerebro la oportunidad de ordenar cosas. Los números son como golosinas para nuestro cerebro, los disfruta, le resultan agradables.

Últimamente existe mucho revuelo con el tema de las cifras en copywriting y en SEO. Desde siempre, los números extravagantes (27, 371, 769…) han funcionado mejor que los números redondos. Hace un tiempo el número 7 era un número mágico, servía para todo. Hoy en día, sobre todo si tienes un blog bastante grande, necesitas números más altos.

Sin embargo, el número 3 funciona siempre. Con el 3 sabrás que has acertado porque es un número que nos entra y que se queda, porque hay demasiadas cosas geniales que vienen en grupos de tres: Los Tres Mosqueteros, La Trinidad, la trilogía original de Star Wars, Nirvana…

El número 3 siempre ha estado en el centro de la comunicación humana, desde la retórica clásica, hasta los sermones religiosos.

Cómo escribir con la regla del tres

El tres como centro del universo y de la religión.

¿Por qué funciona la regla del 3?

Tres es el número más pequeño que se necesita para formar un patrón reconocible. Esa es la clave de su poder como herramienta de comunicación. En su forma más pura, la regla del 3 utiliza patrones muy simples, para comunicar ideas muy complejas de forma efectiva. Estos patrones funcionan porque son breves, lo que los hace fáciles de recordar.

Más ejemplos de esta regla a lo largo de la historia:

  • En física: Las tres reglas del movimiento de Newton.
  • Religión: el concepto de la triple deidad, para los cristianos es la representación de la Trinidad.
  • En Arte: los principios de la composición.

Aunque, supongo que como copywriters a nosotros lo que nos interesa es conocer los principios de la regla del 3 en la escritura. Bueno, también hay muchos ejemplos:

  • Las tres unidades aristotélicas
  • Los tres conflictos dramáticos (interno, externo y relacional)
  • La estructura de los tres actos.

La base del copywriting efectivo

Esta técnica está en la base del copywriting desde sus inicios. Según los primeros publicistas el objetivo de cualquier texto es atraer al lector, de forma que empiece a leer el texto; hacer que se interese por él, para que siga leyendo y convencerlo, para que mientras lea, crea en lo que estamos contando.

Si un texto contiene estos tres puntos, siempre será efectivo.

Repite, repite, enamora

La forma más sencilla de usar esta técnica en tus artículos es nombrar los beneficios de algo. Seguro que has leído un millón y medio de artículo tipo: Los 3 beneficios de comer carne humana, Los 3 beneficios de la asfixia erótica… En fin, ya sabes a qué me refiero, no hace falta que siga.

escribir con la regla del 3

Estos son los tipos responsables de la regla del 3 en publicidad

Si has hecho algún curso con algún bloguero y te has fijado en sus landing page o en sus páginas de inicio, todos usan esta técnica. Es muy simple y te camela sin que te des cuenta.

  • Un problema/una necesidad
  • Un método comprobado de éxito
  • Clases gratis

Claro, te apuntas a la clase. Te tiras una hora de webinar y, cuando te quieres dar cuenta estás completamente desnudo en su cama, con una copa de vino blanco y ya no hay marcha atrás. Es muy fácil seguir ese camino, es llanito y va cuesta abajo.

Tú también puedes usar esta regla en tu página de inicio o en tu página de servicios —si los ofreces—. Tienes que ser capaz de reducir tu esencia a tres simples frases. Por ejemplo, si yo tuviese que definir a Ana González Duque, diría: aprende/sé visible/vive de escribir.

Esto lo puedes hacer tú mismo, trata de reducirte a tres frases, si eres capaz de hacerlo, serás capaz de definirte a ti y, por lo tanto, tu audiencia te podrá identificar con mayor facilidad, por lo que será más fácil que confíen en ti.

Cuando empecé a escribir en Excentrya —seguramente ya ni te acuerdas de eso—, el lema de mi blog era: «Escribo, luego existo».

Piensa en 3

Cuando escribas tus artículos trata de imaginar siempre grupos de tres.

Piensa en un título para un artículo, por ejemplo: Superar al frustración del contenido, colaborar y compartir. En un artículo así podrías hablar sobre la ansiedad que produce la enorme cantidad de contenido que se crea y la necesidad que tenemos los blogueros de compartir y colaborar entre nosotros.

Goolge, por ejemplo, usó esta técnica de maravilla cuando promocionaba su G-suite. Cuando nació DRIVE, los copys de Google usaron estas tres frases:

  • Crea y colabora.
  • Guarda todo de forma segura.
  • Encuentra todo.

La regla del 3 te sirve para cualquier cosa: una historia de fantasía, un anuncio, un artículo, tu biografía, la página de inicio de tu blog…

Yo he dado un repaso muy por encima de lo que es la regla del 3. Os he querido explicar cómo usarla en las estructuras de las historias, pero sobre todo, en el copywriting. Si queréis saber más sobre la regla del 3 y cómo usarla para escribir mejores historias, no os podéis perder este artículo de Gabriella Campbell, en él profundiza más en la regla del 3 sobre todo en su uso en la ficción.

Desde ahora, cada vez que leas un artículo o un libro, fíjate bien y descubrirás que detrás de la mayoría de los textos que te encuentres por ahí, estará esta técnica. Aprende a usarla —la mejor forma de aprender es leer y leer y fijarse en lo que lees—.