¿Quién quiere leer mi libro? Encontrar a tu lector ideal

¿Quién quiere leer mi libro? Encontrar a tu lector ideal

La semana pasada, en el artículo de copywriting para escritores, recibí un comentario que me despertó interés. Un lector me comentaba que, a pesar de haberlo intentado todo, no fue capaz de vender prácticamente ninguno de sus libros. Me comentaba que, recibió muchos comentarios positivos y muchos «likes», pero a la hora de la verdad, nadie parecía interesado en comprar el libro. El problema: lo había intentado entre sus familiares y amigos. Y, claro, ahí no está su lector ideal.

¿Intentarías vender hielo a un esquimal? ¿Un loro a un pirata? No, porque sabes de entrada que no te lo van a comprar. Entonces, ¿por qué estás intentando vender tu libro a personas que no están interesadas en leerte? El que escribe —y lleva un tiempo en esto— sabe que la familia y amigos son los últimos a los que vas a vender. Bueno, está la mamá y la abuelita, que esas pican siempre. Pero el resto… Ese es otro tema. Muchos de mis familiares ni entienden lo que hago… ¿Crees que me van a comprar algo?

Si lo que quieres es vender tu libro, tienes que saber quién está dispuesto a leerte. Tienes que encontrar y conocer a tu lector ideal.

¿Qué es el lector ideal?

Bueno, para ponerlo fácil, el lector ideal es aquel que va a comprar tu libro. O sea, el lector ideal es tu audiencia. En palabras chupiguays de marquetero: es el sector demográfico dispuesto a comprar tu producto. Básicamente, todas las personas que de verdad están interesadas en ti, que quieren leerte y que —más importante— están dispuestas a pagar por leerte.

Cada género tiene unos lectores y tú tienes que ser capaz de identificarlos. ¿Vas a vender poesía a un millenial? Pues podrías, supongo que habrá excepciones, pero tú no estás buscando las excepciones. A un millenial puedes venderle ficción, romántica o cualquier tipo de guía o fanfiction… Pero si pretendes venderle novela histórica lo más seguro es que lo perderás de antemano.

Seguramente estarás pensando que definir tu audiencia es un paso innecesario, incluso ahora mismo estás pensando que soy un gilipollas por definir quién lee qué y que no podemos poner barreras al campo… Error. Si no sabes a quién te diriges, ¿cómo vas a adaptar tu mensaje? Escribir y publicar un libro es un proceso de por sí demasiado largo, si además, le sumas el tiempo que vas a pasar dándote cabezazos contra la pared, te vas a morir del asco antes de lograr nada.

Recuerda que los tiempos de publicar y esperar se han terminado, ahora tienes que salir ahí fuera y venderte.

encontrar el lector ideal
Tu lector ideal está ahí, a ver si eres capaz de encontrarlo.

¿Por qué es tan importante encontrar el lector ideal?

El mensaje que lanzas tiene que estar adaptado a tu audiencia. No puedes hablar igual a lectores de romántica, que a lectores de ciencia ficción. A los lectores de novela histórica les gusta la historia, a mí me gusta el punk y el rock y me encantan las novelas que hablan sobre drogas, vidas rotas y gente al borde de la sociedad. Me encanta Burroughs, Primo Levi, John O’Brien y Jack Kerouac, sabiendo eso no deberías intentar venderme a Grey porque estarías perdido.

El tono de tu mensaje deberá reflejar a la persona que va a comprar tu libro. En mis novelas, por ejemplo, hay muchas referencias a la cultura popular, desde grupos de música hasta series y películas. Lo mismo hago en mis artículos, eso es porque a mi lector ideal le gustan esas referencias, es capaz de apreciar y de reírse con esos chascarrillos.

Si tu lector ideal es un profesor de latín de universidad, pues no vas a poder usar el mismo tono faltón y directo que uso yo en el blog. Vas a tener que adaptar tu tono y tu mensaje al suyo. Tendrás que ser más académico, algo que por otra parte te quitará de encima a toda la gente entre 15 y 99 años que no sea profesora de latín.

¿Ves? No es tan difícil. Una vez que seas capaz de identificar a tu lector ideal, encontrar el tono y crear el mensaje será pan comido. No tendrás que llenar todas las redes sociales con spam, podrás dejar de dar la lata en Twitter, porque si lo has hecho bien, sabrás a qué hora y en qué red encontrarás a tus lectores.

lector ideal
Este serás tú si no eres capaz de encontrar a tu lector ideal

¿Solo tengo un lector ideal?

Esto no son matemáticas, ni grupos cerrados. Puede que tu audiencia sea variada. Puede que un solo perfil lector no sea suficiente. Este blog es un buen ejemplo, aquí vienen lectores de terror, lectores en general y escritores que buscan mejorar y aprender nuevas técnicas. Aunque son diferentes, todos están interesados —de una forma u otra— en lo que escribo.

Quizá una parte de mis lectores no comprarán mi novela de terror, pero sí comprarán un ebook sobre las estructuras. Quizá todos los lectores del blog a la vez estén interesados en comprar una novela de corte más beat sobre la vida y sus cosas.

Recuerda que, si lo haces bien, tu audiencia será un material maleable, irá creciendo y tendrás que saber adaptar tu tono y mensaje.

El lector ideal, los grupos y la gran pregunta

Imagina que voy a lanzar una novela de terror. Puedo hacer una gran campaña de marketing, enfocada a todo el mundo. Puedo pensar que todo el mundo quiere comprar mi novela, entonces saco el bombardero y planeo un bombardeo por saturación como el de Dresde.

Puede que logre buenas ventas, sin embargo, habré invertido muchísimo tiempo, dinero y esfuerzo en una campaña demasiado generalista, por lo que los resultados, aunque buenos serán escuetos. En un fuego a discreción se generan muchas bajas, pero un francotirador, bien situado es el arma más mortífera de cualquier ejército. El tema no está en la cantidad, está en la calidad. Yo prefiero un lector que me compre todos mis libros y productos, que uno que pasaba por aquí y compró la versión digital del eBook por 0,99 y nunca más se supo…

Sí, lo sé, soy un materialista… ¿Y qué? Supéralo.

Por eso, si enfoco mi campaña hacia lectores de terror, lograré con la mitad de esfuerzo alcanzar mejores resultados. Sí, puede que venda menos ejemplares, sin embargo, apuntando con criterio puedo conseguir lectores constantes. Gente dispuesta a comprar todo lo que saque a la venta.

Tienes que ser muy consciente de que matar moscas a cañonazos es una locura. Aprende a escoger estratégicamente dónde y cómo gastar tu dinero y tu tiempo. Escogiendo a tu lector ideal, estarás conectando con ese segmento de lectores de forma mucho más personal.

El lector ideal

Existen básicamente tres tipos de lector ideal

  • La persona que pagará por ti
  • La persona que influirá en los que pagarán por ti
  • El fan incondicional

La primera persona de la lista es tu lector. Es esa persona que sabes que está dispuesta a pagar por tu novela —o por los servicios que ofreces—, es tu objetivo principal. Si has creado una campaña de verkami, esa persona es la que paga para que salga adelante.

Los otros dos lectores ideales, son el mismo, solo que has logrado que avance pro esa pasarela de madera, a punta de sable y que, por voluntad propia, se lance de cabeza al agua infestada de tiburones. En román paladino, le has lavado el cerebro y ahora es tu siervo.

Identifica a tu lector ideal

Vale, ahora viene el triple tirabuzón; tienes que saber identificar a tu lector ideal. Él será el que te permitirá vender más libros, él será el que contratará tus servicios… En fin, básicamente será tu esclavo o tu amante bandido —lo que tú quieras—. Tienes que ser capaz de identificar a esa persona —quién te suele leer, qué tipo de persona tiene esos problemas que tú puedes resolver—.

Aunque a mí no me gusta mucho, lo ideal es crear una descripción completa de tu lector ideal. Los marqueteros suelen usar fichas muy complejas con datos demográfico como sexo, edad, formación, incluso nivel adquisitivo. Está claro que necesitas saber cuánto está dispuesto a pagar tu lector ideal por tus libros… sin embargo, creo que los escritores no necesitamos saber tanto.

Puedes crear un documento y hacer una especie de ficha —como la ficha de un personaje—, algo así:

  • Nombre
  • Edad
  • Nacionalidad
  • Hobbies
  • Trabajo
  • Familia
  • Género favoritos
  • ¿Tiene algún problema que puedas resolver?

Puedes afinar la descripción tanto como te dé la gana. Puedes preguntarte qué hace durante el día tu lector ideal, pregúntate cuántas horas libres tiene, si tiene familia, si gana mucho o poco… Lo que quieras, cualquier cosa que te ayude a crear una imagen en tu cabeza te servirá.

Un truco que uso yo es buscar las personas que suelen compartir mi contenido, las personas que sé que han leído y disfrutado de mis novelas y hacer un perfil basándome en ellas. Busca a las personas que comentan en tu blog, que comparten tu contenido en las redes sociales y haz un perfil, usa su imagen si es necesario.

¿Qué motiva a tu lector ideal?

A medida que creas la imagen de tu lector tienes que ir metiéndote dentro de su cabeza y hacerte una de ideas de sus gustos y sus motivaciones. Este paso es muy importante. Si eres capaz de saber qué los motiva, puedes ayudarles a lograr sus objetivos y ya sabes lo que decían los Rolling Stones: you get what you give.

Lector ideal
Tienes que buscar siempre la satisfaction de tu lector… Espera… Qué malo, ¿no? Voy a pegarme, enseguida vuelvo…

Imagina que ofreces servicios para escritores. Si logras que tu lector venda más libros o termine de escribir esa novela en la que lleva meses estancado, entonces comprará con gusto cualquier cosa que ofrezcas. Identifica sus motivaciones y serás capaz de identificar futuras oportunidades.

Verás que, a medida que tu proyecto vaya creciendo, tus lectores ideales irán cambiando y evolucionando. Puedes seguir estos mismos pasos una y otra vez, adaptando tu mensaje a tu nueva audiencia. Es importante que seas capaz de identificar nuevas oportunidades cuando vayan saliendo.

Tienes que lograr tener la suficiente visión de equipo para ver cuándo cambia tu audiencia —esto es como el Wind of Change de los Scorpions—. Cada vez que tu audiencia cambie, identifica a tus nuevos lectores y adapta tu mensaje a ellos.

No te obceques, olvídate de tu familia y de tus amigos, grábate en la cabezota que tienes que venderte si quieres lectores. Ahora ya sabes cómo encontrar tu lector ideal, así que sal ahí y haz tu propio perfil.

Escritor y redactor. Me encanta escribir y los blogs. Me gusta compartir lo poco que sé con los demás. Soy geek y orgulloso. Autor de Blackwood: Piel y Huesos. ¿Quieres saber más? Lee lo que escribo, no tardarás en conocerme.