Hoy te voy a contar un secreto.

Es un secreto sobre copywriting que todos los grandes ya conocen: desde Platón (que vendía su sabiduría), hasta Don Draper. Muchos conocen ese secreto, seguramente mejor que yo, pero muy pocos te lo van a contar de forma tan sencilla como yo.

Seguro que ya conoces lo básico del copywriting: Conoce a tu audiencia, conoce en profundidad el producto que estas vendiendo, infórmate, clava el título, construye frases sencillas, usa el lenguaje de tu audiencia, usa las viñetas, inventa una oferta genial, incluye una buena llamada a la acción al final…

Estos punto son básicos por una razón muy sencilla: así es como funciona el copywriting.

El secreto que te quiero contar yo, es el que te hará sobresalir, ¿Preparado?

Cada frase que escribas tiene que conseguir que el lector necesite leer la siguiente frase.

Parece mentira, a lo mejor eres de los que opina que no soy nadie para dar consejos, pero desde mi punto de vista y desde mi experiencia, todo el mundo de las ventas y del copywriting puede resumirse en esta simple frase.

Un buen título conseguirá que el lector quiera leer la primera frase del artículo, una buena apertura, hará que el lector siga leyendo un poco más y así, hasta llegar al final del artículo… Viñetas, una historia de peso y una llamada a la acción. Todo forma parte de lo mismo.

Copywriting frase a frase

Es así de fácil y, al mismo tiempo, es así de complicado. El secreto está en cada frase.

El título de este artículo contiene la palabra «arte» y no es una palabra escogida al azar. El copywriting tiene una parte de arte y otra de ciencia (si podemos considerar las ventas como una ciencia).

Un gran título necesita ir seguido de una gran frase que enganche al lector y lo meta de lleno dentro de la historia. Y después otra y otra…

No te preocupes, no es fácil hacerlo todo bien. Yo todavía no lo he conseguido. Conozco la teoría a la perfección, pero todavía me falta un poco de practica y eso que cada día escribo contenido para varias páginas. Ni siquiera los más grandes son capaces de construir el artículo perfecto.

Pero algunos consiguen acercarse mucho.

Si eres capaz de comprender la fuerza de una simple frase, si puedes usar esa fuerza en tus artículos, conseguirás hacer algo bueno. Y cuando consigas hacer algo bueno, todas esas líneas trabajarán para ti, día y noche, durante mucho tiempo.

Escribe frases únicas, que denoten urgencia, ultra-específicas y con titulares útiles.

Demuestra los beneficios, no sus características.

Haz una oferta que no puedan rechazar.

Y hazlo creando específicamente para que cada frase cuente la historia de tu producto con honestidad y claridad.

¿Complicado? Seguro que sí.

Ahora te toca a ti, así que será mejor que te pongas las pilas.