Ahora que ya sabes cómo encontrar un buen argumento para tu novela, que eres capaz de arrancar gracias a la frase verdadera, que tienes claro lo que es el conflicto y que sabes cómo terminar tu novela de forma magistral…¿Qué te queda por aprender? Aunque no te lo creas, todavía queda algo.

Encerrado en lo más profundo de la Fortaleza de la Soledad, más allá de los siempre helados Páramos de la Revisión, preso tras las Puertas de la Locura, descansa un superhéroe: El Escritor.

¿Quién es este justiciero enmascarado? Poco sabemos sobre él, lo único que realmente tenemos claro es que lo ha dado todo. Todo. Una solitaria lágrima escapa de su máscara y baja rodando por su mejilla, mientras escribe las últimas palabras de su manuscrito. FIN.

El escritor se para durante un segundo. La habitación entera parece contener el aliento. Su gran obra maestra está completa. Pronto, el mundo entero conocerá su poder.

El Escritor revisa su grimorio arcano de los escritos. Allí, en letras doradas, en mitad de la página, resalta una frase horrible, su sangre se congela y sus ojos se abren de par en par:

Los envíos deben llevar adjunta una sinopsis de una página de la obra.

 Un grito solitario recorrer los pasillos de la Fortaleza de la Soledad, es un grito agónico que nadie más oirá.

La temida sinopsis

¿Por qué los escritores odiamos escribir una sinopsis? Posiblemente, porque como escritores, estamos demasiado apegados a la historia que escribimos. Nos sabemos de memoria cada frase y la forma en la que encaja con el resto.  Y ahora nos piden que nos olvidemos del 99% de nuestro trabajo…

Además, algunas historias no suenan nada bien cuando las reduces a una simple página. La sutileza desaparece, la caracterización se esfuma. Incluso los giros del guión (tan increíbles en el manuscrito), parecen infantiles y tontos.

No hay más, todos odiamos las sinopsis.

¿Estos problemas se pueden evitar? Es complicado. Resulta imposible reducir una obra de 60.000 palabras, a 1000 y no dejarse muchas cosas por el camino. ¿Eso significa, que haga lo que haga, mi sinopsis no será más que un borrón mutilado de mi novela? No, no tiene porque ser así.

Necesitas algo fantástico:

  • Que sea rápido de leer.
  • Tan claro como un diamante pulido.
  • Capaz de explicar varios capítulos en una frase.

 La sinopsis poderosa:

Extensión: de 600 a 700 palabras. Más o menos la superficie de un A4.

Narración: en tercera persona, para el ritmo.

La sinopsis poderosa: el contenido

  • Debes empezar con el escenario: dónde y cuándo está ambientada tu novela.
  • Después presenta a tu protagonista.
  • Explica su primer conflicto y como lo afronta, además presenta al antagonista que está causando esos problemas.
  • Explica cómo y por qué el protagonista se embarca en la aventura.
  • Explica por orden los siguientes hechos importantes.
  • Explica como el conflicto (interno y externo) entorpece los avances del protagonista.
  • Por último explica cómo consigue el premio y en qué consiste el valor del mismo.

Trucos para tu sinopsis

  • Recuerda que tu antagonista no tiene porque ser una persona.
  • No menciones a ningún personaje secundario; sólo protagonista, antagonista y los principales.
  • No introduzcas subtramas en la sinopsis.
  • No incluyas detalles innecesarios, ni demasiadas descripciones.
  • No escribas un «teaser» como los que encontramos en las contraportadas de los libros. Necesitas explicar tu manuscrito, no enganchar al lector.
  • Elimina los adverbios y adjetivos de tu sinopsis. Escribe minimalista.

Cómo escribir una sinopsis para tu libro.

Cómo cocinar tu novela

Una buena forma de escribir una sinopsis, es cocinando tu novela. Puedes tratar de pelar cada capítulo y trocearlo. Si somos capaces de trocearlos y dejarlos en una sola frase, entonces tendremos un buen comienzo para nuestra sinopsis.

Intenta usar esta fórmula:

En un (escenario) el (protagonista) tiene un (problema) (causado por su antagonista) y (se enfrenta al conflicto), mientras trata de (alcanzar su premio).

Si reduces cada capítulo a este tipo de sumario, te resultará mucho más sencillo completar la sinopsis.

Habla con alguien

Otra buena idea es hablar con un amigo, grábate mientras le explicas de qué va tu novela. Escucha las preguntas que te haga. Transcribe la conversación y quédate con lo más interesante. Puede que tu novela fluya mejor durante una conversación.

Haz lo que sea

Investiga. Haz pruebas. Combina cualquiera de los procesos que te he descrito anteriormente hasta que seas capaz de encontrar el que mejor te funciona. Hasta que encuentres el que mejor se adapte a tu novela. Al final, cuando leas la sinopsis a un amigo, su reacción ha de ser: ¡Yo quiero leer eso!

Por último te dejo otro consejo para escribir una buena sinopsis es leer y hacer sinopsis de otros libros (que no sean el tuyo). La práctica hace al maestro. Además, es mucho más sencillo cortar las piezas de los demás.

Sigue trabajando hasta que consigas la sinopsis que tu novela se merece.

Ahora te toca a ti. ¿Te gustan las sinopsis? ¿Las odias? ¿Tienes algún truco para escribir sinopsis y no morir en el intento?