Te habrás preguntado en más de una ocasión, ¿es buena idea comenzar un blog de escritor? ¿Merece la pena dedicarle tiempo y esfuerzo con todos los blogs que hay ahí fuera? La respuesta, como te puedes imaginar es que sí. Por supuesto que merece la pena.

Claro que hay ciertos «peros», ¿o qué te esperabas?

En primer lugar, nadie puede decidir esto por ti. Seguramente si me preguntas a mí o a Ana Gonzalez Duque, te diremos que sí. Que deberías tener uno… Y seguro que muchos otros escritores te dirán que no. Que no te hace falta.

Es verdad que hoy en día, como sucede con todo lo que tocamos los marketeros, el blog no funciona tan bien. Muchos blogueros americanos ya están anunciando que nos hemos cargado los blogs, el email marketing y que ya estamos cargándonos poco a poco las redes sociales… Es lo que hay, las cosas cuando las usas mucho se acaban rompiendo.

Eso no significa que no puedas seguir usándolas o que no sean tan efectivas. Las tasas de apertura de los correos han caído mucho, pero el email marketing sigue siendo una forma MUY efectiva de vender tus productos. El alcance en Facebook se ha reducido con los nuevos algoritmos, sin embargo, sigue siendo una de las mejores redes sociales para escritores.

Los blogs, ya no tienen la frescura de hace cinco años… Pero aún son tu mejor plataforma como escritor.

No quiero un blog de escritor, no tengo tiempo para llevarlo, ¿qué opciones tengo?

Si el problema es que no tienes tiempo para llevar un blog de escritor, las opciones que tienes son pocas. Prácticamente ninguna, pues todas las alternativas al blog requieren tiempo. Si el problema es que no quieres o no te gusta llevar un blog, entonces la cosa cambia.

En primer lugar tienes la opción de las redes sociales que nunca está de más. Son una plataforma casi inmediata de atención. De hecho, para que un blog funcione necesitas trabajar con las redes sociales también, pues sin promoción, tus artículos se quedarán en nada.

Las redes sociales, sin embargo, también requieren tiempo. No puedes abrir una cuenta en cada red social y olvidarte. Tampoco te vale con programar un porrón de artículos y pasar de todo. Las redes sociales, si pretendes tener visibilidad, necesitan una estrategia de contenidos. Igual que un blog.

Otra opción es crear una lista de correo dirigiendo todo el tráfico de tus redes sociales hasta ella. Como apuntó Gabriella Campbell en un hilo de El Escritor Emprendedor, tienes muchas opciones buenas, siempre que estés dispuesto a invertir tiempo.

Al final, si no tienes tiempo, hagas lo que hagas, lo harás mal. Lo mejor es hacerte a la idea de que todo lo que merece la pena, necesita una inversión de tiempo por tu parte.

Dicho esto, y siguiendo el hilo de Gabriella, hay muchas opciones. Todas dependerán de dónde esté tu público y de cuáles son sus gustos. Según tu público objetivo, puede que merezca la pena que abras un podcast, un canal de Youtube o que te centres en el SEO de Amazon.

¿Sobre qué escribo en un blog de escitor?

No hay una respuesta sencilla. Aunque sí hay una respuesta sencilla sobre qué NO debes escribir: no escribas sobre escritura. Tus lectores no son escritores, son lectores.

En un blog de escritor puedes escribir sobre muchos temas. Puedes informar a tus lectores, profundizando en tu género, haciendo listas de autores y de libros que no deberían perderse. También podrías escribir sobre las novedades de tu género.

O puedes entretener si lo prefieres. Cuenta cosas sobre tu día a día como escritor. Habla sobre tu experiencia escribiendo, sobre tus personajes o sobre ese último párrafo que te ha dado la brasa durante toda la semana.

Si quieres puedes incluso compartir tus textos. No es que sea la mejor idea, pues la ficción en los blogs no suele funcionar muy bien… Pero si quieres entretener, tampoco es que sea lo peor del mundo.

Al final, los temas para los posts de tu blog los decidirán tus lectores. ¿Qué les gusta más, que hables de tus aplicaciones favoritas para escribir o que compartas un poema? ¿Qué comparten más, tus paranoias sobre la estructura del tercer capítulo o un artículo sobre cómo se te ocurrió la escena final de tu novela? Aprovecha todo el feedback que te dan los lectores y úsalo para generar contenido.

El lector, el protagonista

Incluso en un blog tan personal como el de un escritor, tú jamás serás el protagonista. Cada pieza de contenido que compartas será para tus lectores.

Tienes que conocerlos muy bien si quieres llevar un blog. Necesitas saber cuales son sus gustos y qué artículos son los que más han disfrutado —los de cualquier blog, no solo los tuyos—. Crea una estrategia de contenidos en base a esos gustos y dales siempre algo que les agrade.

Si centras tu estrategia de contenidos en lo que a ti te gusta, seguramente acabarás publicando semana tras semana para ti. Tus lectores, si no encuentran lo que buscan, rebotarán y se marcharán a otro lugar. Con el tiempo, dejarán de llegar.

Entender a tu lector puede ser un proceso complicado. Hay una gran parte de análisis, creando un perfil de lector ideal, pero también hay una parte de experiencia. Tienes que trabajar lanzando artículos y tanteando a la gente, viendo cómo funcionan.

Cada artículo que compartes es como un termómetro. Es como los viejos juegos de estrategia, en los que el escenario se iba desvelando poco a poco a medida que te movías. Aquí cada artículo te revelará un poco más sobre el perfil de tus lectores objetivos.

Nunca dejes de prestarles atención, porque si te desvías mucho, te resultará más complicado llegar hasta ellos de nuevo.

¿Cómo seré visible si empiezo desde cero?

Partamos desde lo esencial, ¿quieres tener un blog? Si la respuesta es que sí, entonces avanza hasta la siguiente casilla y hazte estas preguntas:

  • ¿He validado mi idea? ¿Mi blog será diferente al resto?
  • ¿El objetivo de mi blog es tan claro que puedo escribirlo en una sola frase?
  • ¿Tengo un dominio fácil de recordar? ¿El nombre de mi dominio es SEO friendly?
  • ¿Tengo claro cómo crearé autoridad?
  • ¿Tengo claro que voy a necesitar invertir dinero, tiempo y mucho esfuerzo?

Si has contestado a todas estas preguntas, entonces sigue adelante.

Todo pasará por crear una estrategia definida. Ahora que ya sabes quién es tu lector ideal y que has respondido a las preguntas, casi puedes definir tu estrategia de contenidos. Recuerda que la estrategia de contenidos tendrá dos pilares básicos: objetivos y público.

Los objetivos deben ser SMART. Si te cuesta encontrar un objetivo SMART, define claramente:

  • Qué quieres.
  • Qué harás para conseguirlo.
  • Cuanto tardarás en hacerlo.
  • Cómo medirás tu éxito.

Desde luego, si nunca has llevado un blog y no tienes ni idea de que va todo el mundo, te recomiendo que busques información en Internet. Hay un montón de blogs que te pueden enseñar. En mi blog encontrarás un montón de información, también en Marketing Online para Escritores y en el grupo de El Escritor Emprendedor de Ana González Duque.

Si quieres algo más especializado, te recomiendo que consultes los programas de formación de Ana González Duque en su plataforma. Es una de las mejores cosas que te pueden pasar en este mundillo.

Comenzar con tu blog de escritor

El primer punto será trabajar en el SEO de tu página. Deberás saber qué palabras clave están buscando tus lectores y trabajarlas. Haz búsquedas de palabras clave usando toda la información que tienes hasta el momento, con ellas crearás tus títulos, las categorías y las temáticas de tu blog.

Nunca arranques con un blog vacío o con una sola entrada. El Hello World está muy visto y no sirve para nada. Lo mismo te digo sobre cualquier artículo de presentación que se te puede ocurrir. Ya están todos hechos, así que, por favor, no lo hagas.

Escribe unas 4 o 5 entradas antes de abrir tu blog de escritor al público. De esta forma la gente llegará y se encontrará con material de lectura. Rebajarás la tasa de rebote y crearás confianza en tu lector, que se encontrará un blog nuevo lleno de contenido.

El siguiente punto serán tus redes sociales. El mejor post del mundo no servirá de nada si no se promociona. Crea una redes sociales de escritor y trabaja en ellas. Si no tienes mucha idea de cómo funcionan, revisa mi guía de redes sociales para escritores.

Suscriptores y residentes en tu lista de correo

El siguiente punto será tu lista de suscriptores. Un blog de escritor debe tener un objetivo, escribir por escribir servirá de poco. Necesitas tener muy claro qué es lo que quieres y, como escritor, tu objetivo debería ser «vender tus libros».

Una lista de correo es tu mejor herramienta de marketing. A tu lista de correo se suscribirán los lectores que quieren saber más sobre ti y lo que haces. Si, como yo, tratas más de un tema, asegúrate de hacer listas separadas, una para cada tema sobre el que escribas.

El email marketing, como todo lo que tocamos los marketeros, anda un poco roto. Es normal, se ha estado abusando mucho de los correos. Ahora mismo, la mayoría de nuestros correos acaba en la pestaña «Promociones» de Gmail o, peor, en spam. Sin embargo, sigue siendo una de tus mejores opciones.

El email marketing es mucho más personal que el blog y que las redes sociales. Aterrizas directamente en la bandeja de correo de alguien. Esto es otro mundo, te abren las puertas de su intimidad y tú deberías pagarles un precio adecuado. No les llenes la bandeja de spam y no les envíes un mensaje programado con la entrada del día.

Ofrece algo más. Tienes que aportar valor en cada correo, porque si tu suscriptor no recibe algo bueno, se borrará de tu lista. No les hagas perder el tiempo. Asegúrate de que cada correo sea una experiencia positiva para ellos y los tendrás para siempre.

Ojo, esto no es un set and forget. La lista de correo, como todo, necesita que le dediques tiempo. No la dejes olvidada. Entra cada mes o cada dos meses, elimina a los usuarios poco activos. Borra a todos los que no abran tus correos o ponlos en una lista a parte. Nunca dejes en tu lista gente que no abre tus correos o acabarás cayendo en la carpeta spam de Gmail.

¿Merece la pena o no merece la pena un blog de escritor?

Un blog de escritor siempre merece la pena. Es nuestra Fortaleza de la Soledad. Desde nuestro blog controlamos una plataforma de promoción. Somos dueños y señores de cada acción, de cada palabra, de cada nuevo lector…

Al mismo tiempo, un blog de escritor es un trabajo. Para llevarlo de forma correcta, tienes que dedicarle muchas horas. Requiere un esfuerzo y un sacrificio que no siempre podrás/querrás hacer.

Al final, la decisión será siempre tuya. Merece la pena, sí. TIENES que tener un blog de escritor, no. No tienes que hacer nada que no quieras hacer. No debes hacer nada que no puedas hacer. Si no tienes tiempo, lo mejor que puedes hacer es no perder el poco que tengas con un blog. Si tienes poco tiempo, lo mejor es emplearlo en escribir. Déjate de historias, si eres escritor, escribe y olvídate de todo lo demás.

Pero si la pregunta que me haces es es, si merece la pena… Mi única respuesta es sí, claro que merece la pena tener un blog de escritor.

Sin embargo, también tengo que decirte que esta no es una decisión que puedas tomar a la ligera. Un blog es un compromiso. No solo contigo, sino con tus lectores que esperarán de ti un contenido de calidad, que aporte valor a sus vidas.

Si no estás seguro, no lo hagas. Tampoco lo hagas porque has leído por ahí que un escritor debe tener un blog. Abre un blog de escritor solo si quieres hacerlo. Hazlo si te quieres comprometer con tu escritura. Hazlo solo si te vas a comprometer con tiempo y esfuerzo en tu blog y en tus contenidos.

Conclusión

Si no quieres un blog, hay otras opciones. Las redes sociales, Amazon… Incluso Medium, que sería como tener un blog sencillo. Pero, si no dispones de tiempo, todas esas opciones desaparecerán también.

El marketing y la promoción requieren tiempo y esfuerzo. Esto es algo que muchos no comprenden. Uno no puede saltar desde la calle a un tercer piso, de la misma forma no puedes publicar tu libro y vender tres ediciones sin dedicar tiempo y esfuerzo a la promoción.

Las soluciones fáciles no existen. Los atajos, suelen acabar en callejones sin salida. El blog es una gran herramienta y, si te comprometes con él, siempre valdrá la pena.

Al final la decisión dependerá siempre de ti, así que… ¿Crees que merece la pena tener un blog de escritor hoy en día? ¿Tienes un blog de escritor? ¿Estás cansado de él o crees que es lo mejor que te ha pasado desde que descubriste diez euros en el bolsillo de una chaqueta?