motivos para escribir

30 motivos por los que escribo

Esta semana, en el blog de MOLPE, he escrito un artículo sobre la cara pública del escritor. En este artículo intento hablar de las cosas buenas y de las cosas malas de ser escritor. Sí, me voy a salir un poco de mi calendario editorial, pero he pensado que igual os gustaría saber porqué hago lo que hago.

Escribir no es un trabajo como otro cualquiera. Un abogado no tiene que responder preguntas como: ¿No te da miedo ser abogado? ¿De dónde sacas las ideas para esa reclamación? ¿Cuándo te vas a buscar un trabajo de verdad? Sobre el que decide escribir existen una serie de prejuicios, algo que los que nos dedicamos a esto conocemos y a lo que nos enfrentamos a diario.

Por suerte hemos desarrollado defensas naturales ante este tipo de situaciones. En algunos casos, sonríes y te cagas en sus muertos en silencio. En otros casos, respondes muy educadamente y en algunos, simplemente, te das la vuelta y cambias de tema.

Escribir es un trabajo maravilloso. Yo vivo de lo que escribo. Vivo de escribir en blogs, de escribir reseñas y de escribir literatura. Para mí, no hay otra forma de vida y me cuesta mucho imaginar mi vida sin pasarme varias horas al día delante de un teclado.

Por todo eso, hoy quiero contarte las razones por las que escribo, ¿quieres saberlas?

30 motivos por los que escribo

1. Me gusta crear. Desde que era pequeño y montaba luchas entre los Caballeros del Zodiaco y los GiJoe, siempre me ha gustado imaginar historias. Me encanta crear situaciones, personajes y diálogos. Disfruto asociando ideas que, de entrada no tendrían nada que ver.

2. Me gusta escribir. Siempre me ha gustado la sensación de escribir, más allá de crear o no. Me gusta escribir, me encanta tomar apuntes, me encanta ver mi letra escrita… Me gusta, sin más. Es mi fetiche.

3. Escribir es una forma de limpiar mi cabeza. A lo largo de la vida nos vamos ensuciando emocionalmente, hay muchas partículas de mierda flotando a nuestro alrededor y, queramos o no, alguna se nos acaba por pegar. Hay mucha gente que nos hiere o que nos trata mal, hay personas que nos disgustan y situaciones que nos estresan. Escribir es mi forma de eliminar todas las impurezas que se me van pegando en el día a día. Sí, escribir es como mi hígado.

4. Estuve mucho tiempo sin trabajo. En plena crisis, tras cerrar un local de copas que había montado con mi esfuerzo, me vi sin nada y cada entrevista de trabajo era una frustración. Una de las cosas que más me dolían era que me preguntasen a qué me dedicaba. La simple pregunta: ¿De qué trabajas? Era como una patada en los huevos. Sin embargo, ahora me encanta decir que soy escritor.

5. Escribir me ha dado la posibilidad de ser una persona funcional de nuevo. Gracias a lo que escribo puedo pagar facturas y tener una vida adulta otra vez… para que digan que el dinero no hace la felicidad… ¡Já!

6. Todos tenemos una historia que contar. Todos necesitamos trasladar a los demás emociones y pensamientos. Para mí, escribir es la mejor forma de hacerlo.

7. Escribir te cambia la vida. Hay lecturas que te cambian la vida. Y hay vidas que necesitan ese cambio. Una de las mejores cosas que me pueden pasar es recibir un correo o un comentario de una persona a la que he ayudado de alguna forma.

8. Si no escribo, me oxidaría. Si no me reto, me atrofiaré.

9. Escribir me ha ayudado a desarrollarme como persona. Escribir en este blog me ha ayudado a entender la vida de forma distinta. Me ha cambiado en muchos sentidos, me ha dado paciencia, me ha enseñado a escuchar y a entender otros puntos de vista. También me ha ayudado a defender mi punto de vista y a saber cuando decir no y cuando decir basta.

10. Escribir me ha permitido conocer a personas maravillosas que de otra forma jamás hubiese conocido.

11. Escribir y compartir lo que escribimos es la base de Internet. Escribir ha supuesto la base de la mayor inteligencia colectiva que la humanidad ha sido capaz de crear. Me gusta pensar que yo aporto mi grano de arena a esa inteligencia.

Ojo, hay que compartir lo que se puede compartir. La piratería es un delito.

12. Soy un fetichista de la letra. Me encanta ver una página de procesador de texto llena de letras, me encanta ver las páginas de un relato salir de mi impresora, me encanta hojear mis cuadernos de ideas —adoro el sonido crujiente de las hojas llenas de palabras—.

13. Escribir es el único trabajo en el que me he sentido cómodo en toda mi vida. Solo me siento realizado cuando escribo.

14. Los lectores de mi blog son artistas; son escritores, son blogueros y son personas que crean arte y cosas maravillosas. Si soy capaz de inspirar a uno solo de ellos, me siento increíblemente bien.

15. Mis mejores amigos escriben. Escribir me conecta a ellos.

16. Escribir me permite hacer una gran labor de introspección. Escribir me permite descubrir cosas sobre mí mismo.

17. Estamos en mitad de un cambio tremendo del mundo editorial. La publicación y la edición están atravesando una época de transición y yo tengo la increíble oportunidad de aportar mi grano de arena a este cambio. Es como estar en uno de los barcos de Colón en su viaje a las Indias Occidentales.

18. Escribir es una forma de innovación, me permite experimentar.

19. La escritura fue uno de los grandes hitos de la humanidad. Es un paso más en esa evolución que nos ha distinguido como especie. Participar de eso es emocionante.

20. Mi pareja es pianista y le encanta que yo sea escritor. Somos los más cools de todas las fiestas… Lástima que no vayamos a muchas fiestas…

21. Escribir es mucho más que poner palabras sobre la página. Escribir necesita dedicación y esfuerzo, algo que para mí, que me distraigo con facilidad y que me cuesta mucho concentrarme en un solo objetivo, me ha supuesto un reto, una forma de superarme.

22. Escribir bien es una habilidad deseada en muchos ámbitos empresariales. Los copywriters y redactores son perfiles muy demandados en la actualidad.

23. Escribir me permite relajarme y alejarme del estrés del día a día.

24. Hoy en día todo el mundo navega buscando contenido. Todos quieren leer un artículo que les cambie la vida o con el que aprendan algo. Me gusta retarme para escribir ese tipo de artículos —otra cosa es que lo consiga o no—.

25. Lo bueno de ser escritor es que no importará lo mayor que me haga. Siempre podré seguir escribiendo. Vi como mi abuelo, que se había pasado la vida trabajando el campo, se marchitaba cuando se hizo muy mayor para ir todos los días a ver su campo. No quiero pensar que eso me pueda pasar a mí.

26. Me permite tener la mente activa y me salva de la podredumbre de la televisión.

27. Porque existen palabras chulísimas que mola mucho escribir como: Hipopotomonstrosesquipedaliofobia, que es el miedo a pronunciar palabras largas.

28. La semana pasada me uní a Escribir es mi trabajo. Muchos blogueros y escritores nos unimos, denunciamos la piratería y, aunque todos hablamos de lo mismo, cada uno lo expresó de forma distinta. Esa es una de las maravillas de escribir, mis pensamientos son míos y eso hace que cada cosa que escribamos resulte única.

29. Me permite distraerme mientras mi novia quiere ver la tele.

30. Quiero que algún día mis lectores piensen en mí de la misma forma en que pienso en mis escritores favoritos. Sí, quiero que me idolatren. Sí, es un pensamiento egoísta, pero me la suda. Es lo que hay.

Bueno, pues esos son mis motivos para escribir. Seguro que tú tienes otros motivos por los que te encanta escribir. Puedes contarme alguno en los comentarios o en las redes. Estaré encantado de leerte.

Escritor y redactor. Me encanta escribir y los blogs. Me gusta compartir lo poco que sé con los demás. Soy geek y orgulloso. Autor de Blackwood: Piel y Huesos. ¿Quieres saber más? Lee lo que escribo, no tardarás en conocerme.