novelas, clásicos, leer, escritor, escribir

20 novelas que te puedes leer en una tarde

Ya sabes lo que dicen: para escribir bien hay que leer mucho. Sobre todo, tienes que leer los clásicos. El problema, como siempre, es que no tenemos tiempo para esos clásicos. ¿O sí? ¿Y si te dijera que hay clásicos que te puedes leer de una sentada?

Entonces ya cambia la cosa. Puede que no tengas tiempo (o ganas) de tirarte dos semanas para la leer la Ilíada, pero seguro que sí tienes una tarde aburrida para dedicarle a El Gran Gatsby. Por eso mismo, hoy quiero mostrarte 20 novelas clásicas que te puedes leer en una tarde, la mayoría de ellas no llegan a las 200 páginas. Ya no tienes excusa para no culturizarte.

20 novelas que te puedes leer en una tarde

#20. Cumbres Borrascosas, Emily Brontë

Aunque en este caso, tal vez, sea un poco arriesgado hablar de una tarde, seguro que puedes leerla en un par de sentadas. Este complejo melodrama gótico tiene de todo, amor apasionado (casi infantil), berrinches varios, muertes, pasión e incluso un fantasma.

#19. El extranjero, Albert Camus

Un complejo drama existencial, que describe el sentimiento de abandono que sufría Camus, quien creía que nuestra existencia era una tontería. Una historia nihilista en la que un hombre abandona lentamente su humanidad.

#18. Las desventuras del joven Werther, Goethe

El libro que dio a luz a todo el movimiento de literatura romántica de la época y que Goethe despreciaría más tarde. El joven Werther, se lamenta de su existencia a lo largo de varias cartas. Con un punto autobiográfico es uno de los “clásicos imprescindibles”.

#17. El emblema rojo al valor, Stephen Crane

El retrato de un joven soldado que durante la Guerra Civil estadounidense, consigue vencer su cobardía y realizar actos heroicos. Un retrato de la guerra como pocos se hayan escrito.

#16. El retrato de Dorian Gray, Oscar Wilde

Todos conocemos a Dorian Gray, un hedonista que vende su alma a cambio de juventud eterna, mientras el retrato que pintó de él un admirador, refleja la vejez y toda la depravación de Gray. Un clásico que bebe del Fausto de Goethe.

#15. La noche, Elie Wiesel

La perturbadora historia de su adolescencia en un campo de concentración nazi, durante la cual su padre, con quien es encarcelado, pierde la esperanza, mientras que  él va perdiendo la fe en la humanidad y en Dios.

#14. El corazón de las tinieblas, Joseph Conrad

Una de las críticas más duras al colonialismo europeo. Aunque ha sido devorada por la versión de Coppola, El Corazón de las Tinieblas es digno de ser leído con la memoria limpia. Una novela con una profundidad psicológica increíble.

#13. El gran Gatsby, F. Scott Fitzgerald

Fitzgerald murió creyendo que era un fracasado… El pobre no tenía ni idea de hasta que punto se equivocaba. El Gran Gatsby resurgió tras la Segunda Guerra Mundial y es considerada una de las grandes novelas americanas. Nos habla de lo falso que resulta el “gran sueño americano”, pues detrás de todas esas luces y brillos se esconden unas pasiones tan banales como las de cualquiera.

#12. Frankenstein, Mary Shelley

Uno de los grandes clásicos del terror. Shelley, hija de un filósofo, comenzó a escribir siendo una adolescente, pero no sería tras la reunión del Lago Ginebra (de donde saldría Frankenstein y El Vampiro de Pollidori, entre otros) que Shelley terminaría la historia. El contenido es de sobre conocido, nos habla de la responsabilidad y de la vida, que termina por abrirse paso.

#11. Fahrenheit 451, Ray Bradbury

Una distopía de esas que tanto nos gustan. Aquí los bomberos se encargan de quemar libros, ya que leer hace a la gente infeliz. El gobierno que vela por la igualdad de todos, trata de eliminar todos los libros. El libro habla de la censura, aunque Bradbury lo negara en un principio.

#10. Ethan Frome, Edith Wharton

Un triangulo amoroso que no termina bien. No fue muy bien acogida por la crítica en un principio, aunque, al final, muchos tuvieron que rendirse ante su fondo de crítica moral.

#9. El guardián entre el centeno, J. D Sallinger

Un verdadero himno adolescente y uno de los libros más censurados y prohibidos de la historia (aunque parezca increíble). El guardián entre el centeno tiene la habilidad de aparecer siempre en los lugares menos oportunos; Chapman, el hombre que asesinó a John Lennon, compró un ejemplar unas horas antes y lo escribió en él: “Esta es mi declaración”, firmando como Holden Caulfield. Charles Manson y Lee Harvey Oswald, también fueron relacionados con este libro, la leyenda negra cuenta que contiene mensajes secretos que son utilizados por los servicios secretos estadounidenses para “activar” a sus agentes durmientes… ¿Será verdad?

#8. Cannery Row, John Steinbeck

Una novela que tiene algo de autobiográfica, muestra la realidad que se vivía en la triste época de la Depresión. Steinbeck pinta un retrato colorido y vívido de los desahuciados de aquella época.

#7. El Cándido, Voltaire

La satírica historia de un hombre, aislado del mundo y educado bajo una total inocencia. Cuando debe enfrentarse a la realidad del mundo, se encuentra con una total falta de conocimiento, burlado y tirado una y otra vez.

#6. Un mundo feliz, Aldous Huxley

Otra distopía, en esta no es la censura, sino el hedonismo desatado el principal problema de la sociedad. Tras presentarnos un horrendo retrato de la sociedad genética de castas, conocemos a John un salvaje que pronto deberá conocer lo que es la civilización. Por supuesto, no le gustará.

#5. La vuelta al mundo en 80 días, Julio Verne

El cansino Phileas Fogg apuesta con los ricachones de su club que dará la vuelta al mundo en 80 días. Perseguido por un agente de Scotland Yard que lo confunde con una fugitivo, Fogg deberá luchar por su libertad y su honor. Un clásico que ha hechizado a niños de todo el mundo durante generaciones.

#4. Rebelión en la granja, George Orwell

Una fábula moderna del autor de 1984. Si en 1984 nos alerta de los peligros de los totalitarismos fascistas, en Rebelión en la granja nos cuenta lo que le sucede a una granja cuando el comunismo se apodera de ella: todos los animales son creados iguales, pero algunos son más iguales que otros. 

#3. Las aventuras de Alicia en el País de las maravillas, Lewis Carroll.

Una obra de arte llena de curiosos enigmas matemáticos, un mundo absurdo y agrias caricaturas de personajes de la época. El matemático de Oxford, Charles Lutwidge Dodgson supo como crear una delicia satírica. Si te gusta, no te puedes perder su secuela: A través del espejo.

#2. Las aventuras de Huckleberry Finn, Mark Twain

La historia de un joven intrépido y algo salvaje, pero de gran corazón que se evade de la cruel civilización, con la compañía de un esclavo liberado. Es una verdadero retrato de la condición humana. Vale la pena leerlo y si te sobra tiempo, dale una oportunidad a su secuela: Las aventuras de Tom Sawyer.

#1. Un cuento de navidad, Charles Dickens

Mega conocido, mega adaptado (tal vez la obra literaria con más adaptaciones que existe). Todas las navidades nos encontramos con algún especial de navidad basado en aquella fatal noche en la que tres fantasmas visitan al rico Ebenezer Scrooge. Un cuento de fantasmas victoriano adaptado como una historia de navidad.

Dar un repaso a los grandes clásicos es para el escritor una necesidad, más que un placer (que también lo es). Si quieres escribir bien, tienes que saber qué hay escrito, cómo está escrito y de qué manera te puede ayudar a seguir escribiendo. Si tu problema es que no tienes tiempo, ya ves que tampoco lo necesitas, sólo tienes que sentarte y leer.

Ahora te toca a ti, ¿Falta algún clásico corto en la lista? ¿Qué libros de la lista has leído? ¿Qué libros de esta lista recomiendas a los lectores?

 

Escritor y redactor. Me encanta escribir y los blogs. Me gusta compartir lo poco que sé con los demás. Soy geek y orgulloso. Autor de Blackwood: Piel y Huesos. ¿Quieres saber más? Lee lo que escribo, no tardarás en conocerme.